UFO @ RockStar Live Barakaldo 9/3/2013

Portada

Hard rock de alto octanaje y bien interpretado. Eso es lo que, a priori, ibamos buscando al acercarnos a ver el concierto de la banda inglesa Ufo, y es lógico, porque la suya ha sido una música para sibaritas del rock, con algún que otro guiño al progresivo y con mucho riff robusto. Con el enérgico Phil Mogg (vocalista) al frente, y contando con Andy Parker a la batería (el otro miembro original) y Paul Raymond (que entró en el grupo cuando ya subían como la espuma) a los teclados y guitarra rítmica, la vieja base estaba creada. Acompañaban Rob De Luca al bajo y Vinnie Moore a la guitarra, dejando claro éste último que aunque los rasgueos de Michael Schenker (guitarrista que estuvo en la época de esplendor , 1973-1979) fueran de gran importancia en su día, en lo que respecta a hoy día les hacía falta lo que ya tienen, o sea, un efectivísimo guitarrista con feeling, además.

Empezando con Lights Out (1977)  no podían fallar, y ellos lo sabían. Soltaron lastre con un segundo tema esencial en su discografía,  Mother Mary, y a partir de ese momento los hits y el rock bien ejecutado se sucedieron en lo sucesivo del bolo. Let It Roll, la festiva  Only You Can Rock Me, Wonderland (de su ultimo disco, de 2012, y que engancha) y la estupenda y necesaria Cherry fueron satisfaciendo a los fans de toda la vida, además de a aquellos que tenían el “Greatest Hits”. Por supuesto cayeron más cañonazos como Too Hot To Handle, la especial Love To Love y el riff más reconocible del grupo, que lleva por nombre Rock Bottom, y que se usó de cierre con masturbación guitarristica hiper larga incluída.

Aún así el hambriento público rockero silbó, gritó y en cosa de un minuto lograron que salieran a terminar lo empezado. De postre nos lanzaron Doctor Doctor, así como la melódica Shoot Shoot, con la que casi siempre se despiden. El setlist estuvo bien, fue justo, porque se centró en los setenta pero interpretando alguna ochentera, noventera y un par de temas más actuales. Phil Mogg conservaba su voz prácticamente perfecta y la sensación general a mí me parece que fue de satisfacción y diversión, con una vomitona enorme al lado de la barra, como en los verdaderos eventos del rock n roll. (Fotos: Marta Bravo / texto: Jon Bilbao)

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA