Two Gallants “The Bloom and the Blight”

Portada

Personalmente, llevaba varios años enganchado al segundo disco de este dúo de San Francisco, aquel que titularon What The Toll Tells, y que fue publicado en 2006. En ese álbum se fusionaba con descaro y con ejemplares resultados en forma de canción estilos como el folk y el country con la fiereza del punk y del rock alternativo. Después descubrí su primera referencia, igualmente recomendable e interesante, y fue el tercero el que bajó un escalón en vez de subirlo. No era un mal disco (ni mucho menos) pero no era en conjunto una obra tan redonda como sus predecesoras. En esta ocasión sí que han tirado hacia arriba, porque el guitarrista y vocalista Adam Stephens y su colega Tyson Vogel (batería y voces) han parido un disco que está a la altura de aquella joya con la que nos sorprendieron hace seis años.

Two Gallants llevaban los últimos cinco años sin publicar nada, pero tenían un buen motivo: prácticamente desde la publicación de su primer disco habían estado de gira continua, por lo que se tomaron un tiempo para descansar y para componer estos temas tan atractivos. La fórmula (que consiste en no tener fórmula) del dúo nos ha traído esta vez pelotazos instantáneos como My Love Won´t Wait, Ride Away o el tema que abre el álbum: la rabiosa Halycon Days. También tienen cabida canciones más pausadas como la bellísima e irresistible Broken Eyes o la relajante Decay. Uno de los temas clave, Winter´s Youth comienza también en acústico para pasar a distorsionarse a tope en la parte central, mientras que Willie son dos minutos de pop perfecto.

Este es el primer trabajo en el que los de Frisco han pasado de su discográfica (Saddle Creek en los dos anteriores y Alive Records en el primero) y han grabado con ATO Records, que se ha relacionado con, entre otros, Drive By Truckers, Gomez o Primus. Pienso que este es un paso clave en la trayectoria de Two Gallants y que estos temas van a aguantar el paso del tiempo sin ningún problema. Eso sí, ahora toca disfrutarlos en directo el próximo 1 de diciembre en la bilbaína sala Azkena y comprobar cómo sientan esas melodías al básico y rasposo directo. Me parece que queda aún mucho para que el discurso de esta banda, y su energía, se agoten. Informaremos.

En: Críticas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA