TORTOISE @ Sala BBK Bilbao 13/05/2012

Portada

Es un privilegio poder disfrutar de un grupo como Tortoise en la ciudad. Y es una gozada poder ver una banda como esta en un espacio como la sala BBK de la Gran Vía, con un sonido más que aceptable y un público respetuoso e interesado en la música, que escucha y deja escuchar. Una pena que ante un evento de tal interés el aforo del auditorio quedara a medio llenar. Pero claro, ya sabemos que la crisis, el Athletic,  y las ganas de reservarse para cuando llegue el momento de descargar la cartera en las orgías consumistas de los grandes festivales de verano, hacen estragos.

Aún recuerdo el entusiasmo y  la curiosidad que me arrastraron en el año 2001 hasta Madrid a ver la presentación de Standards, ese extraño y magnífico disco con el que Tortoise hibridaban su música instrumental con la electrónica bajo el paraguas del sello londinense Warp. Tal vez no me sorprendieran como esa primera vez en la que te encuentras con una puesta en escena y un sonido extravagantemente sorprendente, pero volvieron a recordarme que la música es mucho más que melodía o virtuosismo instrumental. Escuchando y viendo a Tortoise uno se da cuenta de la necesidad de explorar nuevos caminos y de la emoción que produce el riesgo de romper con los esquemas más cómodos  para salir a buscar nuevos horizontes.

Me gustan estos conciertos sin teloneros en los que no tienes que estar esperando el plato que realmente has ido a degustar. Hay grupos que no los necesitan, se bastan y se sobran. Además te evitas llegar aletargado a la hora de la verdad consumiendo algo que en la mayoría de los casos nadie a pedido. Cuestión de economía y de salud.

Tortoise salen al escenario y seducen desde el principio con su puesta en escena, sobria, pero llena de elementos y matices que avisan de que algo especial está a punto de suceder. Dos baterías en primera línea de  escenario, vibráfonos, marimbas, dos bajos, guitarras, teclados, equipos electrónicos…. Y sucede.

Los miembros del grupo van cambiando de instrumentos creando una formación diferente en cada uno de los temas. Su música instrumental está llena de influencias y es difícil de explicar con palabras. Incorporan y mezclan géneros cercanos al krautrock, al dub, al minimalismo, la música avant-garde, la electrónica experimental, el free-jazz…con estructuras rítmicas retorcidas que se escapan de los estándares métricos. Otro mundo.

Hora y media de concierto evocador y sugerente que nos hizo romper con la monotonía y olvidar esa sensación de  aburrimiento depresivo de una tarde de domingo.

 

@gorka_zaramari

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA