Tokyo Sex Destruction

Portada

Tokyo Sex Destruction

1. Dope and Love

2. Stories from the Neighbourhood

3. The Sounds from Your Soul

4. It was in 1969

5. It’s Gonna Be Alright

6. Let Me Down

7. Move It

8. They’ve Lost Control

9. Cold Sweat

10. Don’t Let My Hands Fall

11. I think You Lie

 

Hoy en día los catalanes ni se cortan en incluir instrumentos de viento para su música, es más, diría que les pone. Siempre han apuntado ciertas maneras soul enlazadas con un garaje rock furioso, pero en The Neighbourhood, su último disco, la presencia de elementos soul se divisa a kilómetros de distancia. La psicodélia también, pero en menor dosis. Aprietas play y en menos de 20 segundos ya te encuentras con el primer estribillo, melódicamente atractivo y además potente. ¿Qué más puedes pedir a un disco en ese tiempo?

En ningún momento dejan de tocar rock n roll pero van añadiendo capas a la base, como en The Sounds from your soul, que contiene un riff de rock musculoso a lo Stooges para acabar rompiendo moldes con una estrofa y un estribillo de lo más melódicos. Parte de la culpa de este (muy) marcado estilo sesentero lo tiene el nuevo bajísta RM Sinclair (que lleva tocando con el grupo desde hace cuatro años pero debuta en disco ahora), así como el productor Gregg Foremman, quien además de supervisar y retocar el trabajo se suma a los cuatro tipos tocando los teclados.

En The NeighbourhoodTokyo Sex Destructionsuenan especiales en cada uno de los temas, como ese Let me Down con subidas y bajadas que seguro que en directo encandila; con Move It sueltan lastre del bueno y ponen a bailar a más de uno y si hablamos de They´ve Lost Control, bueno, el espíritu de los MC5 se esparce por la sala con gran sabiduría y decisión. Don’t Let My Hands Fall recoje la cosecha negra del grupo: un cruce con pedigrí entre la Velvet Underground y Husker Dü.

Cierran acústicos y algo campestres con la sincera I think You Lie, tema que en un principio no se amueblaba dentro del disco, ni dentro de mi cabeza y que ahora he aprendido a disfrutar. Es un tema pop que puede parecer que a priori no encaja, pero al final se destapa como la clásica balada rolling, quizás aún más imperturbable que otros temas con mas marcha. Hace tiempo que Tokyo Sex Destruction decidieron postergar el éxito masivo o quizás acabar con la idea en sí de hacer su música en base a lo que vende y centrarse más en explorar y expulsar sus emociones en forma de canción. Es curioso, cuando hace algunos años se miraba expectante la evolución del grupo en comparación con The Hives, por ejemplo, había dudas respecto al devenir de ambos. Después ya vimos que los suecos se agotaban en su fórmula y TSD seguían subiendo a lo más alto, incluyendo nuevas gotitas de veneno en cada disco, para su brebaje particular.

Jon Bilbao

En: Críticas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA