Tito & Tarantula + Las Culebras

Portada

Fecha del evento:viernes, 20 de noviembre del 2009

Sala: RockStar Live (Barakaldo)

Redactor: Jon Bilbao

Fotógrafa: Marta Bravo

 

Tito & Tarantula + Las Culebras

Las Culebras son un grupo competente para telonear a un grupo grande. Así lo demostraron el pasado viernes con su rock n roll cargado de logradas melodías y actitudes sexuales propias del glam. Con el claro referente de las Runnaways en el pasado antiguo y The Donnas en la mira del pasado más reciente, las cuatro navarras descargaron su temática de “fiesta del viernes noche” con ganas, aunque sospecho que la promotora las escogió para que sus contoneos nos recordaran a Salma Hayek en la película en la que Tito y cía dieron el salto a la fama (Abierto hasta al amanecer). Injusto aunque bueno para ellas.

El concierto de los chicanos Tito & Tarantula empezó con media hora de retraso, y en el momento de empezar a cantar advirtimos que los micros estaban apagados o bien sin señal. Super profesional, vamos. Y me refiero a la propia sala, ya que el grupo no tiene que controlar esos temas ni tiene que solventar los imprevistos que surjan, más allá de lo estrictamente musical. Parecía que todo iba bien pasados pocos minutos. Se descolgaron con Drive my car, potente tema de su último y aclamado trabajo, para volver a detener la barraca por un problema con el ampli del propio Tito. La banda se fue al backstage y diez minutos tuvieron que pasar para que volvieran a salir, armados con botellas de Tequila y vasitos de chupito, que comenzaron a repartir entre las primeras filas. Al menos así la sensación de tomadura de pelo se desvanecía ligeramente.

Por fin pudieron continuar sin tiempos muertos y atacando a temazos redondos del calibre de Strange Face Of Love, Monsters o el endiablado ritmo heavy-surf de Machete. Cuando se dispuso a deleitar al público bilbaíno con el tema fiestero por antonomasia (del grupo), antes nos advirtió: “Para hacer este tema antes tienen que prender la marihuana”. El publicó lo entendió y en nuestras narices soltaron Angry Cockroaches. Stevie (la mano derecha de Tito desde mediados de los 80, salvo por un parón cuando comenzó Tarantula) estuvo colosal a las seis cuerdas, llegando por momentos a ser del todo incendiario. También tocaron Flor de mal, exquisíto tema de los tiempos en que Stevie y Tito eran Los Cruzados, y acabaron el bis con la clásica e insinuante After Dark. Fueron sacando varias féminas del público al escenario, primero poco a poco, para terminar con unas 30 personas (algunos chicos incluídos) bailando y saltando al rededor de la banda; un final de fiesta apropiado para una noche algo extraña y muy disfrutable. Y disfrutada of course.

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA