THE ZOMBIES @ Kafe Antzokia 22-11-2015

Portada

Fotos: Marta Bravo

Texto: Jon Bilbao


The-Zombies-Bilbao-02The-Zombies-Bilbao-05

¿Señores septuagenarios defendiendo un setlist basado, en su mayoría, en el repertorio que crearon cuando tenían veinte años? a priori esa premisa podría llevar a pesar en un concierto frío, sin garra y sobre todo, de escaso interés para aquellos que busquen autenticidad y actualización en los conciertos de las viejas glorias; aunque, la verdad sea dicha, nada de eso ocurrió así porque los ingleses se trajeron un buen puñado de temas nuevos y, para sorpresa de muchos, el estado de la banda sigue a día de hoy impecable.  Seguro que la sala Kafe Antzokia estaba sólo a medio llenar por las dudas que les entraron a los musiqueros de la zona acerca de la banda y de las poquísimas posibilidades que parecía que había de que The Zombies pudieran igualar en éste 2015 ese corto pero intenso y sabroso legado que iniciaron hace más de medio siglo. Pues lo han hecho, y a día de hoy el legado continúa intacto.

En sus filas aún tenemos al carismático vocalista Colin Blunstone y al teclista, vocalista y principal compositor y motor Rod Argent, ambos de setenta años recién cumplidos. Los acompañan el maestro Jim Rodford (que tocó con The Kinks durante 18 años) al bajo, Tom Toomey a la guitarra solista y Steve Rodford a la batería. Hicieron bien en destacar el nombre de Chris White (bajista original de The Zombies) en determinado momento ya que algunas de las canciones que interpretaron eran de su autoría, como el acertado inicio con i love you, que suena a clásico desde el primer segundo. La segunda en caer fue la declaración de amor can´t nobody love you, que había popularizado Solomon Burke y que ya grabaran en su lp de debut The Zombies con esos aires de blue-eyed-soul  que tan bien maneja Blunstone.

Incluyeron a continuación cinco de sus canciones nuevas (encontradas en el disco Still got that hunger, 2015) para dar por válidos a The Zombies en el siglo XXI: i want you back again (que hace poco había versionado Tom Petty y que la banda acaba de regrabar para el disco de éste año), moving on, edge of tha rainbow (con aires de su adorado Ray Charles), maybe tomorrow y New York, que tiene una melodía al teclado que recuerda bastante al with a Little help from my Friends, curiosamente en versión Joe Cocker a pesar de que ésta gente es más fan de The Beatles. Para no distraer del show  a los fans más clásicos introdujeron entre éstas nuevas composiciones dos de sus melodías más añejas, el tell her no, según dijeron “con el estribillo más sencillo del mundo, así que a cantar”, así como el medley formado por you´ve really got a hold on me de Smokey Robinson con el bring i ton home to me de Sam Cooke, que ya habían grabado hacía cincuenta años.

The-Zombies-Bilbao-01

No sé si un tema en solitario del cantante Colin Blunstone estaba del todo justificado en un show de ésta índole, pero lo cierto es que Caroline goodbye, de principios de los setenta, sonó celestial, en la onda del sonido zombie.  También incluyeron varias de las canciones de su obra maestra del pop barroco: el imprescindible odessey and Oracle de 1968, que fue su segundo álbum y que fue lo último que terminó la formación original antes de emprender caminos separados. De éste sonaron la preciosa rose for Emily (solo con piano y voz y abriendo el grifo de las lágrimas para algunos asistentes) , el vívido sunshine pop de care of cell 44 así como la positiva this will be our year , compuesta también por el ex compañero bajista Chris White. No faltó (cómo podría) su hit time of the season, coreado hasta la saciedad por el entregado público.

Ya que el bajista Jim Rodford fue miembro fundador en los setenta de los hard rockeros y progresivos Argent junto con el propio Rod Argent, no desaprovecharon la oportunidad de tocar (justo después del correcto chasing the past de su reciente álbum) su hit más conocido, el hold your head up de 1972, del que Argent nos explicó la verdadera letra (dice “woman” en vez de gritar sin más) y cantamos todos en expansiva comunión.  Después sólo quedaba lanzar la primera canción que grabaron (en 1964) y parece que el público ya quedó satisfecho. Ésta no fue otra que la mítica she´s not there, que tampoco dejaron de corear por toda la sala durante esos tres minutos. Habíamos estado aplaudiendo como si fuésemos el doble de personas las allí congregadas, por lo que en aquel momento procedimos del mismo modo y ellos reaparecieron para deleitar al personal a través del tema de Gershwin que también grabaran al principio de su carrera, el inmortal y jazzero summertime.

Reconozco que antes de acudir a la cita yo también tenía mis dudas respecto al estado del grupo y a su propuesta actual, pero después de esa hora y media de canciones luminosas no puedo más que caer rendido a sus pies. A los pies de la banda en éste 2015, que es lo importante. Escuchando los fraseos de Argent con su teclado uno puede interiorizar mejor de dónde sacaron algunas de sus ideas músicos como Brian Auger o Ray Manzarek de The Doors, por poner un par de ejemplos. La garganta de Blunstone aún es prodigiosa, a más de cincuenta años de sus inicios; no es que dé el callo y punto sino que llega a los picos de calidad que llegaba en los sesenta y eso, teniendo en cuenta el contexto actual, es admirable. Tengamos The Zombies a mogollón hasta que la máquina aguante…

The-Zombies-Bilbao-07

The-Zombies-Bilbao-04

The-Zombies-Bilbao-06

The-Zombies-Bilbao-03

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA