The Steepwater Band @ Kafe Antzokia 27/02/2013

Portada

The-Steepwater-Band-bilbao

Ocurre en numerosas ocasiones en esto del rock n roll: que si éste suena a ACDC, que si aquel es una mezcla de Led Zeppelin y Sabbath o quizás creamos haber encontrado a los nuevos The Band. Las influencias son muchas veces innegables, pero eso no tiene porqué suponer algo negativo, de hecho hay ocasiones (como la que nos concierne) en las que esas influencias son la base sobre la que crear un sonido robusto, de increíble pegada y propio, que es lo que de verdad interesa, pues sino estaríamos ante una mera banda de revival y la valoración no sería la misma. Cierto es que éstos tíos te trasladan de inmediato a la época más fertil del rock(el lustro 1967-1972), pero lo hacen sonando también a ellos mismos, a The Steepwater Band, una de las bandas más calientes surgidas en la última década.

The-Steepwater-Band-bilbao2Centrándose en sus últimos tres trabajos de estudio (que, por cierto, son los mejores) los de Chicago subieron bastante puntuales a encender la mecha de la soberbia y variada Fire Away, con sus bajadas de ritmo, sus guitarras gemelas y su sonido añejo. Podríamos decir que en ese tema se engloba lo mejor del sonido Steepwater. All the way to nowhere, Come on down y sus pegadizos riffs o la pseudo psicodélica Dance me a number completaron el inicio de un setlist pensado para calar hondo en el respetable. Back to the bottle fue la excepción, ya que no hubo más temas de su debut salvo ese, con gloriosos punteos de slide que menearon y auparon el ambiente de bareto, convirtiendo el jueves noche en sábado noche.

La reciente unión de Eric Saylors (guitarra y voz) convierte al antaño trío de blues rock y rock n roll en una engrasadísima máquina de esos estilos, pero incidiendo más en su lado hard rock. Revelation Sunday sonó aún más completa que como lo hacía hace unos años  y las siguientes,  Hard as a stone, High & Humble, Remember the taker y el extenso y apoteósico final bluesero con Boom boom de John Lee Hooker preñada de How many more times de Led Zeppelin, dieron buena fe de que donde mejor se maneja el actual cuarteto es sobre las tablas, tocando entre luces y gritos y jugando con el sabor del momento. Acabaron el bolo pero volvieron bajo los focos tras ser aclamados con gran ovación, y lo hicieron con la mítica Cortez the killer de Neil Young (un clásico de sus directos), y despidiéndose del todo con el standard de blues que ya adaptara Hooker a la eléctrica; éste fue Sugar mama, que dejó un buenísimo sabor de boca para los que habíamos acudido al Antzoki en busca de rock n roll bañado de blues.

No les pierdas la pista, porque aunque parezca imposible, aún mejorarán más. (Fotos: Marta Bravo)

The-Steepwater-Band-bilbao3

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA