The Raveonettes

Portada

Redactor: Jon Bilbao

The Raveonettes

 

El dúo belga The Black Box Revelation fueron los encargados de abrir el show de aquella noche. Llegué justito para los últimos temas, aunque tocar blues rock de forma tan explosiva y con ese ímpetu merece mención en esta reseña. Jan Paternoster (guitarra y voz) estaba conectado a la vez a tres amplificadores captando así, y de forma más clara, graves, agudos y medios para asombro de quien creyera estar ante unos White Stripes simplones; el batería le seguía las salvajadas sin bajar el listón.

Los nombres Sune Rose y Sharin Foo parecen a simple vista dos tipos de arroz que sólo los sibaritas piden en el restaurante chino más cool de Madrid, pero no. La verdad es que son el dúo de noise pop con más credibilidad de todo el planeta, con permiso de Yo La Tengo, ya que éstos últimos abarcan aún más estilos que los daneses.

En la noche rockera del viernes sonaron temas de todos sus álbums; Dead Sound, That Great Love Sound o la ineludible Love In A Trashcan repasaron lo mejor de su carrera hasta el electrónico Lust lust lust, y dejaron un generoso espacio para lanzar las canciones de su más reciente publicación In & Out Of Control. De éste pudimos saborear Heart Of Stone, la colisión que supone Bang! o la mezcla de melodía dulce-letra amarga que es Boys Who Rape (Should all be destroyed), por poner algunos ejemplos.
Además del dúo principal, en el escenario estaban dos tipos que hacían de base rítmica, ya que Sharin toca ahora la guitarra en vez del bajo.

 

the_raveonettes_web_1347385248

Charlando con esta curiosa pareja ese mismo día a la tarde, les pregunté en la entrevista si recibían una respuesta positiva por parte del público al tocar música basada en los años 50, 60 y 70. La bella Sharin (que hacía de portavoz del grupo) reconoció que muchos de sus discos favoritos se encuentran en esas décadas pero que tanto ella como Sune ven su música como algo moderno. Reconocen flirtear con la electrónica y básicamente ven sus discos como un buen ejemplo de la mejor música contemporánea. La respuesta me pilló por sorpresa, ya que yo siempre había contemplado a este dúo como unos colgados del año 1963, época en que los girl groups triunfaban a mogollón en las listas de éxitos. Y es que por algo se pusieron ese nombre de grupo, que surgió de la unión de la canción del gafotas Buddy Holly Rave On con The Ronettes; todo junto: The Raveonettes. Aver si eso no es retro.

Lógicamente se siente la carga corrosiva de su música, que al emparentar melodías dulces con distorsiones infernales les acerca en demasía a los escoceses The Jesus & Mary Chain. En el tema My Boyfriend´s Back del grupo sesentero The Angels, que grabaran en el estupendo Pretty In Black y que tocaron esa noche de viernes, sí que dejó claro que leen a los clásicos melódicos pero con personalidad garajera de por medio. La única pega del show fueron las puñeteras luces. Vale, que en determinados momentos se pueda recurrir a las luces que vuelven loco al cuerdo para destacar la parte psicodélica del tema me parece bien, pero es que al menos en la mitad de los temas nos pusieron bastantes segundos de esas infernales llamaradas para las pupilas; como si hubiera que usar las luces para compensar algo que les faltaba en escena. Por lo demás, un concierto redondo.

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA