Sudor a litro por minuto (Band Of Friends @ Kafe Antzokia)

Portada

10/05/2015 @ Kafe Antzokia, Bilbao

Fotos: Marta Bravo


  Band-Of-Friends-Bilbao-05

Es claro que cualquiera no puede llevar a cabo un tributo sobre un músico legendario y salir impune de toda crítica; más bien al contrario. Hace ya un par de años que los locales Last Fair Deal se atrevieron con los temas del irlandés durante el ciclo Izar & Star y, sorprendentemente, el resultado fue excelente. En ésta ocasión los que desgranarían el repertorio de Gallagher sobre las tablas serían parte implicada en la carrera del músico fallecido hace veinte años: el infatigable Gerry McAvoy  (que estuvo junto a Rory durante veinte años) manejaba el bajo y los coros, Ted McKenna (que grabó y actuó con el protagonista del tributo desde el 78 al 81) hacía lo propio con la batería y algún coro ocasional, mientras que al “chico nuevo” (el alemán Marcel Scherpenzeel) le tocó hacer las veces de cantante y guitarrista y no lo iba a tener nada fácil teniendo en cuenta con quién se le iba a comparar.

Band-Of-Friends-Bilbao-08

Durante todo el bolo Scherpenzeel sudaba a litro por minuto mientras el saltarín Gerry McAvoy (que hacía las veces de director de orquesta demasiado efusivo) colocaba su cabeza entre su nuevo compi y la guitarra del mismo, haciéndole muecas de esfuerzo, de aguante y de vacileo. Last of the independents sonó todo lo marchosa que debía sonar y se atrevieron con unas cuantas del álbum Top Priority de 1979, el primero en el que en su día participaba el batería Ted Mckenna; éstas fueron wayward child, el supremo blues rock arrastrado off the handle así como la esperada y coreada bad penny, que sonó hacia el final.

Band-Friends-Bilbao-01
El trío también mostró un par de sus últimas composiciones como Band of friends, la primera correctamente titulada sing it with the band (rock estándar de fm) y la segunda (leap of faith) con más pegada y también más interesante, se trató de un rock pseudo psicodélico con ciertos aires árabes. En cuanto a clásicos del irlandés seguidamente sonó la necesaria a million miles away así como shadow play, que en el interludio central nos despistó pareciéndose algo a Iron Maiden pero que acabó destapándose como una hija bastarda del padre de todo ésto: Mr Chuck Berry. A pesar del más bien escaso público la ovación fue inmensa y el trío reapareció para rematar con una habitual en sus bises, la frenética bullfrog blues, un tradicional al que Rory y su banda (en su día) le insuflaron nuevas y vigorosas formas.

Band-Of-Friends-Bilbao-02

El enorme, currante y sudoroso sustituto de Rory Gallagher lo hizo de vicio con la guitarra y digamos que cumplió vocalmente, sin destacar demasiado en éste aspecto. No pudo despistarse ni un milisegundo ya que en seguida tenía al hiperactivo McAvoy a escasos centímetros suyos para asegurarse que era todo lo Rory Gallagher que podía en todo momento. La noche fue muy disfrutable y aunque no sonasen todas las que queríamos bien es cierto que pasamos casi dos horas de placer sensorial y risas varias con algunos de los que acompañaron a una de las figuras más importantes de la historia del blues-rock. Son una banda de amigos haciendo la música que les encanta, ni más ni menos.

Band-Of-Friends-Bilbao-04

Band-Of-Friends-Bilbao-03

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA