Steel Puppets + The Descent

Portada

Redactor: Biken

Fotos: Leyre Santamaría

 

Primera jornada de la categoría de Metal, dentro de la 22º edición del Villa de Bilbao, que si bien es verdad que en Pop Rock está acercando a la capital vizcaína muy buenas bandas, todo pinta a que en la categoría extrema va a ocurrir lo mismo.

Los encargados de inaugurarla fueron dos bandas vizcaínas de las que poco había oído hablar: Steel Puppets y The Descent (ver vídeo en directo), y que me dejaron un buenísimo sabor de boca.

Apenas un tercio de la sala estaba ocupada cuando dieron comienzo a su espectáculo con la puntualidad que caracteriza a Bilborock los jovencísimos Steel Puppets. Con una media de edad de unos 21 años, son una banda que practica un estilo muy americano, entre el metalcore y el death más reciente.

Después de una oscura intro en la que destacaba una misteriosa melodía de piano, iniciaban su media hora de espectáculo con “Human Prototype” (ver vídeo), un tema que desde el primer segundo muestra toda la rabia que contienen sus composiciones. No tardaron en aparecer los primeros beatdowns, que ya provocaron algunas reacciones sobre el público, el cual iba llenando poco a poco la sala.

Se fueron sucediendo los temas, todos ellos sobre una base bastante similar. Mucha rapidez en sus ritmos como si se tratase de una metralleta disparada desde la batería. Curiosa manera de comenzar “Night of Heartless” con una de las míticas partes de Pulp Fiction, con el discurso de Ezekiel 25:17. En todo momento Brull, el vocalista de la banda no paró quieto un momento, ya sea recorriendo de un lado al otro el escenario o bien subiéndose a un rack que habían colocado en el centro. Hacia el final de su actuación, abandonaba el escenario para dar paso a un tema instrumental “Bloody Tears”, algo bastante curioso de ver en grupos de estos estilos, pero una apuesta muy acertada. Cumpliendo la media hora exacta, cerraron su actuación con “Mr. Whisper”, con una mayor respuesta por parte del público, que ya no permanecía totalmente inmóvil.

Tras unos breves minutos de descanso, y la sala prácticamente llena, hacían su presencia The Descent. Una formación, que lleva en activo desde el 2006, pero que hasta hace apenas un año no se habían lanzado a los directos, y parece que les ha ido bien, debido a su presencia en la segunda fase del Villa de Bilbao.

Estos chicos practican un estilo que según ellos mismos nos indican, oscila entre el Death melódico escandinavo y la NWOAHM. De nuevo una pequeña intro, y en muchos momentos la música venía acompañada de unos samplers lanzados directamente desde el ordenador, algo que al parecer se está poniendo bastante de moda.

Sus temas recuerdan mucho a bandas como At the Gates, The Haunted o los primeros In Flames. Con respecto a sus predecesores ese día, los temas se volvieron un poco más calmados, con composiciones rápidas algo más sencillas.

El momento culmen les llegó hacia mitad del concierto, cuando tocaron “The Day After Tomorrow”, uno de sus temas más conocidos a la vista de la respuesta que tuvo por parte del público, y uno de los más representativos de lo que los chicos de The Descent quieren hacernos llegar con su música.

La actuación resultó bastante breve, ya que 30 minutos dan para bastante poco y siempre te quedas con ganas de más. Pero supieron cerrar su actuación con temas como “No One Cares” o “Winter Hell”, uno de los temas más rápidos de su repertorio, y personalmente uno de los mejores.

De esta manera se ponía fin a la primera jornada de Metal dentro del Villa de Bilbao, con una afluencia de gente importante que esperemos que se repita en las fechas venideras.

En: Crónicas

Acerca del autor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA