Stanley Clarke en el Getxo Jazz

Portada

Texto y fotos:  Luis Miguel Barrio

Stanley_Clarke-Getxo-Jazz-02

A eso de las 22:20 aparece en escena el inconfundible Stanley Clarke, acompañado de sus 3 instrumentistas que completan la formación “Stanley Clarke Band”. El bajista/contrabajista hace una presentación del cuarteto de esta noche, compuesto por Camfron Grave a los teclados, Beka Gochiasvilli al piano y teclados-synthetizador y un jovencísimo Mike Mitchell a la batería de apenas 20 años, lo cual destaca el propio Stanley Clarke y que es recibido con asombro por el público allí congregado.

Entrando ya en materia, y ya con los asistentes sentados en sus butacas plegables, el veterano Clarke elige el sonido eléctrico (de entre los 2 “patanegras” qué presiden el escenario) para comenzar la velada. Con los primeros acordes los obturadores de los medios gráficos empiezan a echar humo (un sevidor entre ellos) y el de Filadelfia hace vibrar con su groove con este inicio electrizante y me hace recordar un sonido funk clásico de los años 80 llevado con contundencia percusiva de Mike Mitchell.

Stanley_Clarke-Getxo-Jazz-07

Acabado el entusiasmo inicial de los “jazzeros” presentes pero con ganas de más, entra en escena el contrabajo clásico, de color madera clara y muy resplandeciente con la buena iluminación. Clarke saca los primeros aplausos espontáneos al hablarse el instrumento de cuerda con el teclado de C. Grave. ¡A la gente le gusta y ellos se gustan! ¡Esto es música viva y como saber sentirla!

Seguimos en la plaza Biotz Alai en Getxo, con el tintineo del piano de Beka Gochiasvilli que da continuidad a la parte más jazz clásico del combo americano aunque siempre aderezada con esa fusión que lleva el de Pennsylvania en las venas. Con los “breaks” de batería a modo de pequeño solo (de gran ejecución y perfecto cambio de intensidades), el incombustible Clarke, coge su arco para cambiar de técnica y sonido al contrabajo. Eso sonido nos lleva a sensaciones más calmadas pero sin dejar ese toque “Walking” que se mete siempre dentro del espectador.

Stanley_Clarke-Getxo-Jazz-05 Stanley_Clarke-Getxo-Jazz-04

Nos acercamos al ecuador de la velada y el que fuera compañero de Chick Corea en “Return To Forever” nos deleita con su jazz puro de la vieja escuela, y ya sin arco, ejecuta una digitación que bien parece una coreografía muy bien ensamblada y con la contundencia de un “expresso de medianoche” que nos hace disfrutar a cada paso traste a traste.
Este hecho, unido al buen acompañamiento y “feeling” que hay entre el cuarteto, hace venirse arriba al respetable de forma literal, primera vez en la noche pero de la que no será la última, creando un estado de euforia en los espectadores.

Stanley_Clarke-Getxo-Jazz-03

Después de unos de los momento álgidos, pasamos a una sensación de nostalgia con la intro de synthetizador del pianista, hasta el momento y ya a los mando de un segundo teclado, que nos envuelve en una atmósfera muy personal e íntima, solo rota con el “in crescendo” que da inicio a una parte de jazz -fusión más experimental y moderno.

Con un cambio de fondo en el escenario, de matices de gotas de agua, la estética queda complementada con el color madera del contrabajo del virtuoso músico marcándose este un solo y un respectivo decrecendo que hace levantarse una vez más a los aficionados del Getxo jazz.

Una pequeña pausa para cambiar a modo eléctrico, este vez recoge su bajo de color madera oscura y de aspecto impecable. En el ambiente se intuye que algo va a pasar; el “groove” eléctrico vuelve a escena. El compositor americano pide a su ferviente público que se levante con sus “up, up, up” y la inconfundible melodía de “School Days” recorre toda la carpa de Algorta y me hace recordar a George Duke, teclista y “pianoguitar” en su época pasada en el grupo Clarke/Duke Project fallecido en 2013. Sinceramente este uno de mis temas con bajo preferidos, tiene muchas fuerza y groovie.

Stanley_Clarke-Getxo-Jazz-06

Al acabar este gran tema, saludan al respetable a modo de despedida. Nada más desaparecer al backstage, todo el Getxo Jazz quiere más y les vitorea pidiéndoles otra más.Vuelven a escena los cuatro y eligen un blues movidito y lleno de mezcla de estilos que hace encender al público por última vez en la jornada.

Ahora si que si, Stanley Clarke Band se despiden de un espectador que ha disfrutado de una noche de buena música, jazz-rock-fusión en este caso, y con el talento y feeling de los americanos.
Este es un claro ejemplo de que la música que va más allá de notas y escalas. La música es sentimiento y hoy se hay vivido a lo grande. Un lujazo poder haber escuchado a músicos de esta talla.

 

Stanley_Clarke-Getxo-Jazz-01

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA