Ryley Walker @ Kafe Antzokia, Bilbao

Portada

RYLEY-WALKER-bilbao-05

Fotos: Marta Bravo

Imaginaros un chaval que ronda los veinticinco años y que toca la guitarra acústica a la manera en que lo hacían algunos de los más grandes del folk: de Bert Jansch a John Fahey, y con un estilo melódico que inevitablemente recuerda a Nick Drake y a John Martyn. Uno que hace del fingerpicking su seña de identidad y de la improvisación su modo de vida ascendente. Pues no hace falta que imaginéis más porque ésta persona existe, ha publicado éste año su segundo Lp y estuvo anoche en la sala superior del Kafe Antzokia bilbaíno ofreciendo un concierto en solitario: hablamos de Ryley Walker.

RYLEY-WALKER-bilbao-08 RYLEY-WALKER-bilbao-07

Su pasión por la improvisación la dejó clara desde sus primeras palabras: “let´s jam, let´s boogie” y acto seguido se lanzó a explorar las anchas y profundas posibilidades que dan una guitarra de palo y una prodigiosa voz. Alternó impactantes lecturas de sus propios temas (la subida de tono de summer dress o la hipnótica the west wind por ejemplo) junto con un par de versiones; primero la suave fair play de Van Morrison (1974) y después el tradicional cocaine blues en una versión que se acercaba bastante a la de su modelo John Martyn.

RYLEY-WALKER-bilbao-04 RYLEY-WALKER-bilbao-03

El joven Ryley contó que lo estaban abasteciendo muy bien a base de vino y chorizo y que estaba contento por ello y por encontrarse en ésta parte del mundo en ese momento. Aunque se tratase de un lunes comentó que después tenían una fiesta programada a la que podíamos unirnos y salió del escenario tras las últimas dos canciones: on the banks of the old Kishwaukee , favorita personal en la que se vio a parte del público moviendo la cabeza hacia los lados, así como la super-arpegiada the high road.

RYLEY-WALKER-bilbao-01

Para el bis dejó la rítmica Griffith buck´s blues y la enlazó con sweet satisfaction, que hizo de guinda en un recital repleto de grandes melodías e hipnóticas texturas. El de Chicago ha demostrado en poco tiempo ser un sobresaliente guitarrista, un notable vocalista y sobre todo el auténtico e imaginativo constructor de canciones que anoche tuvimos a dos palmos de distancia. En ocasiones suena mucho (nunca demasiado) a otros artistas pero se trata de músicos a los que ya era hora de reivindicar y sobre los que recae parte del peso compositivo y las maneras de éste nuevo trovador, que segurísimo nos dará pronto más motivos por los que recomendar su nombre a los cuatro vientos.

RYLEY-WALKER-bilbao-06

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA