Rickie Lee Jones @ Sala BBK 29/11/11

Portada

Parecía que iba a ser una decisión dura, aunque al final no lo fue tanto: el mismo día, la misma ciudad y dos conciertos que me moría por volver a ver. A ambos los habíamos disfrutado en el Kafe Antzokia en los últimos dos años, y presentía que Rickie Lee variaría su show considerablemente. Prácticamente coincidían en la hora, así que hubo que descartar a los Sonics para poder reencontrarnos con la música de esta señora, que nunca pasa de moda. Para su anterior bolo en Bilbao se había acompañado únicamente por un percusionista y un contrabajista, y esta vez fueron siete los músicos que la secundaron, incluyendo tres instrumentistas de viento que hicieron posible redondear del todo temas comerciales e imperecederos, así como otros mucho más cinematográficos y rebuscados.

Salieron a escena más de veinte minutos tarde, y durante el show interpretaron el debut de la de Chicago casi al completo, algunos temas de su segundo disco y varios picoteos al resto de su carrera. Empezando con la oportuna versión Autum Leaves, “la señora con voz de niña” sacó sus mejores cartas a lo largo de prácticamente dos horas. No faltaron sus hits Living It Up y Pirates (So Long Lonely Avenue) ni su tema más singer-sogwriter, que para mí gusto es la perla sentimental On Saturday Afternoons In 1963, que no la interpretó en la fecha del pasado año. Lo mismo pasó con la intrigante Coolsville, con la que se atrevió en esta ocasión. Los siete tipos respaldaron su música como si les fuera la vida en ello y sobresalieron en ocasiones por encima de la propia canción; como el guitarrista que se trajo, que tenía la combinación perfecta de jazz y rock y que fue como un guante a las melodías de la Jones.

Quedé prendado de esta mujer en mi primera experiencia con ella, pues se curró un concierto en el que ella era la guitarrista y/o pianista y sólo disponía de una base rítmica. Además eso hizo que las canciones estuviesen desnudas y que me enamorara aún más, pero realmente sentía que tenía que verla con la banda al completo, y mi valoración sobre lo acontecido anoche es que ese formato les da muchas más posibilidades estilísticas, y también te transporta, pero no alcanzan el calor de aquel formato reducido. Aún así, siempre recomendable, claro.

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA