Radio Moscow @ Kafe Antzokia

Portada

El blues-rock y psicodélica del trío de Iowa, también conocido como Radio Moscow, dejaron ojos caleidoscópicos a una audiencia que se acercó el viernes noche al Kafe Antzokia con la intención de no tener un “mal viaje” musical. Y mira tú que no lo tuvieron. Muy al contrario, disfrutaron de un gran viaje musical por los territorios del Rock and Roll, los valles del blues, y las montañas del psycho. Apadrinados por Dan Auerbach (Black Keys) estos tres jovenzuelos hacen un blues-rock como de quien la vida le ha curtido en mil y una batallas y su sabia experiencia la exudan a través del riff guitarrero.

La historia del rock psicodélico es larga, desde Grateful Dead hasta Radio Moscow incluido, donde drogas, música, ideología, y movimiento hippie se mezclan.

¿Qué aportan al género Radio Moscow?

Me atrevo a pensar que una buena dosis de revival. Aunque el LSD ya no sea de uso recreativo social extendido entre los jóvenes, y el movimiento hippie hace mucho que se extinguió, los valores del blues apelan a una pureza y artesanía que cuando los trasladas al comportamiento y actitudes de la vida se transforman en apego a la comunidad, respeto por la naturaleza, y estilos de vida sencillos frente a la vorágine consumista y materialista de la sociedad actual. Y esto más que revitalización es trasformación, el poder de trasformación que ofrece la música. Pero ciñámonos a cronologizar los hechos que luego hay mucha gente que te lo recuerda, aunque a veces recordar lo que pasó no es más importante que saber porqué pasó.

Más o menos puntuales a las 22:00 aparecieron en el escenario Radio Moscow haciéndose acompañar por un señor escorado a la derecha del escenario (desde la perspectiva de la audiencia) que estuvo manejando a lo largo de todo el concierto dos proyectores donde con un plato y liquido (aceites y aguas) proyectaba preciosas pinturas psicodélicas. He aquí una muestra de la pureza y artesanía de la que hablábamos, en lugar de vídeo proyecciones generadas por ordenador, a la antigua usanza.

En primera fila, la típica prensa gráfica, chicas bailando, algún que otro pseudohipster con barba, y del medio para atrás, como siempre, el público entendido. Gente mayor nostálgica de rock clásico.

No en el orden exacto sonaron del primer álbum homónimo, “Mistreating Queen”, “Lucky Dutch”, “Deep Blue Sea”… De su segundo disco titulado Brain Cycles interpretaron “I Just Don´t Know”, “Hold On Me”, “No Good Woman”, “250 Miles” y “Brain Cycles”.

Acabó siendo una buena sesión de rock and roll heavy, con blues y psicodelia de reminiscencias hendrixianas y de agradecer, menos mal, que el nuevo batería y Griggs (guitarra y voces) no se lanzaran los instrumentos en un nuevo episodio sangriento como el que ocurrió en un bolo en Ames.

En: Crónicas

Acerca del autor

Aníbal Monasterio Astobiza es licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto (2003), Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco (2010) y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco. Le gustan los huevos fritos y las patatas fritas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA