¿Qué tiene que ver la música con las emociones?

Portada

Estudiar e investigar la relación entre la música y las emociones ha entretenido a filósofos y científicos desde la antigüedad. La psicología de la música tiene como misión investigar empíricamente las relaciones entre las emociones y sonidos musicales.

Las emociones han evolucionado por distintas presiones selectivas a lo largo de la evolución humana para guiar nuestra conducta ante situaciones de urgencia.

Es por esto que las emociones son adaptativas, nos ayudan en nuestro comportamiento diario. Las emociones son costosas metabólica y fisiológicamente hablando.

Si su activación es persistente pueden causar estrés y debilitar el sistema inmunológico como un miedo patológico que puede llevar a la ansiedad.

Hay emociones básicas como la alegría, miedo, tristeza, ira, desprecio, sorpresa… que no han de confundirse con estados de ánimo (ej. ansiedad), pulsión (ej. sexual) o actitudes (ej. hostilidad).

 La pregunta que uno se puede hacer es: ¿qué tiene que ver la música con las emociones?

 Una respuesta sencilla y rápida es: TODO.

 O así por lo menos se cree en múltiples culturas y sociedades. Desde los maestros y profesores de conservatorio que enseñan “expresividad” y “técnica” que tiene que ver con las emociones, hasta los musicólogos y gente corriente que piensan que la música les cambia su(s) experiencia(s) (fenomenología).

 Los psicólogos de la música hablan de 3 tipos de relación entre la música y las emociones:

  1. la emoción puede influir en la música que uno elige

  2. la música expresa emoción

  3. la música elicita o provoca una emoción en el oyente

Pero esta proposición, aunque muy arraigada en nuestra sabiduría popular, que la música provoca emociones no tiene ninguna prueba empírica sólida y solo se puede hablar de que la música causa emociones indirectamente o por asociación.

 Muchos científicos dudan y se muestran escépticos de que la música pueda inducir emociones genuinas en las personas.

 Se sabe que muchos elementos de la música afectan procesos fisiológicos, pero los estados fisiológicos no son suficientes para causar emociones.

 Este hecho ha dado lugar a que se considere que las teorías sobre la emoción actuales no son adecuadas para dar cuenta de la “emocionalidad” que pueda causar la música y entonces surja la pregunta relacionada con la anterior: ¿las emociones que se sienten con la música son idénticas a las emociones que se sienten en la vida diaria?

En: Crónicas

Acerca del autor

Aníbal Monasterio Astobiza es licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto (2003), Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco (2010) y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco. Le gustan los huevos fritos y las patatas fritas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA