Peter Wolf

Portada

Peter Wolf Midnight Souvenirs

 

01. Tragedy (feat. Shelby Lynne)

02. I Don’t Wanna Know

03. Watch Her Move

04. There’s Still Time

05. Lying Low

06. The Green Fields Of Summer (con Neko Case)

07. Thick As Thieves

08. I’m Always Asking For You

09. Leaves Us All Behind

10. Overnight Lows

11. Everything I Do Gonna Be Funky

12. Don’t Try And Change Her

13. The Night Comes Down (for Willy Deville)

14. It’s Too Late For Me (con Merle Haggard)

 

Puede ocurrir que al ir a escuchar nuevo álbum de un tipo que formó parte de algo que te encanta pongas el listón demasiado elevado; y es exactamente el caso, pero (por innumerables razones) lo nuevo de Peter Wolf no defrauda, y el que hayan transcurrido ocho años entre el anterior y éste no hace sino agudizar el rápido instinto que valora si debes agarrarte a las canciones o dejarlas pasar. En mi caso, las abracé.

De 1970 a 1983 publicó discos como vocalista de los potentes y fiesteros J Geils Band, dato que no merece la pena obviar para entender la trayectoria de Wolf, ya que aunque el grupo del guitarrísta J Geils se pasara a los hits radiofónicos en los ochenta (y no olvidemos la recién creada MTV promocionando el video “Love Stinks”) su cantante facturó siempre los discos que quiso, con innumerables colaboraciones y mezclando estilos y estados de ánimo.

Para esta ocasión ha contado con las colaboraciones de las cantautoras Shelby Lynne y Neko Case, además de entonar el último (agrio) canto con el artista de country Merle Haggard. Aparte de los invitados de lujo el disco contiene temas enormes: I Don´t Wanna Know y Watch Her Move enganchan y suenan a clásico; The Green Fields Of Summer es country bastante tradicional (con violín e incluso orquestaciones), y en cambio Lying Low se acerca al género desde un punto de vista más oscuro, aproximándose a bandas de country alternativo.

Lo cierto es que todo el conjunto bebe bastante del country, sin embargo en temas redondos como Overnight Lows, Wolf se mete por momentos en la piel de un soulman como Al Green y se respalda con música prestada del excelso Barry White. Everything I Do (Gonna Be Funky) me parece un pequeño homenaje a su vieja banda, quienes, por cierto, tienen previsto un concierto/reunión en el Fenway Park de Boston este verano con sus vecinos de Boston, los (finalmente) no acabados Aerosmith.

Así que ya sabéis, si tenéis que regalar algo a vuestro padre acudir a este Midnight Souvenirs, que tiene un regusto setentero inequívoco, tanto en temas rockeros como en los más maduros. Con There´s still time, por ejemplo, muestra su parentesco vocal con el cálido Van Morrison, que no es moco de pavo.

Jon Bilbao

En: Críticas

Acerca del autor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA