Nudozurdo + Amor de Tokyo @ Kafe Antzokia

Portada
Amor de Tokyo

En 1936 Walter Benjamin publicó un ensayo titulado “The Work of Art in the Age of Mechanical Reproduction” en el que argumentaba que las características de la obra de arte de describir y representar un espacio y un tiempo únicos, mágicos, (aúricos) se desvanecen por completo ante el progresivo desarrollo técnico de la reproducibilidad mecánica.

El krautrock, subestilo musical dentro del rock y la electrónica que apareció en la Alemania occidental de la década de los 60 y 70 del siglo XX, no solo fue una contestación a la música psicodélica proveniente de los EE.UU. también una respuesta inconsciente y sui generis a la nueva categoría estética introducida por Benjamin de que la belleza de lo auténtico en el arte desaparece con el impulso mecánico y motoril.

Para grupos como Neu! Agitation Free, o los archiconocidos Kraftwerk, en el ruido maquinal, en lo automático y rígido, en la copia de la copia de la copia, en los sintetizadores programados, también hay posibilidad de encontrar valor estético.

Nudozurdo

Nudozurdo son un exponente en el panorama musical español de tendencias krautrock y shoegaze, y no son una mera copia, por como llenaron de atmósfera lúgubre y melancólica el Kafe Antzokia con sus envolventes riffs de guitarras, percursiones de ritmos binarios y voces susurradas.

Tomando prestada y parafraseando la expresión del crítico y teórico cultural  Benjamin Halligan, “noise afectivo psicodélico” es lo que define a Nudozurdo.

Este trío madrileño formado en el año 2001 ha sacado tres largos, uno homónimo, “Sintética”, “Tara motor hembra”, y un Ep “Ultra presión” con el común denominador de letras hirientes, emocionales, y psicodelia en sus pa(i)sajes instrumentales.

Nudozurdo

En su actuación en el Kafe Antzokia empezaron con “Golden gotelé” y “No me toquéis” ambas de su segundo disco “Tara motor hembra” para pasar a “Chico promo” de su Ep “Ultra presión”. En su cuarta canción volvieron a su segundo disco “Tara motor hembra” para interpretar “Mensajes muertos” y creo que no fue hasta su quinta canción después de haber tocado su magnifica “Ha sido divertido” cuando no se corrigió el sonido poco definido de algún que otro ecualizador. A partir de ahí con “Mil espejos” fue un completo espectáculo con Nudozurdo desplegando lo que mejor saben hacer.

Con su canción “Ganar o perder” de su disco Sintética el público ya empezó a tararear, y para cuando llego “El hijo de Dios” se alcanzó el clímax con la gente totalmente deshinibida bailando.

Como artista invitado presentando su Lp debut, “Escorpiones”, el proyecto en solitario del ex-batería de Dikers y ex-bajista de El Columpio Asesino, Amor de Tokyo, o lo que es lo mismo, Roberto Urzaiz. Para mi un bonito descubrimiento. Su disco “Escorpiones” es una sobredosis de dulzura amarga, amores rotos, y sensibilidad.

En: Crónicas

Acerca del autor

Aníbal Monasterio Astobiza es licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto (2003), Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco (2010) y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco. Le gustan los huevos fritos y las patatas fritas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA