Motorpsycho + Two Cow Garage

Portada

Motorpsycho

Si eres de los que buscas que la música te transporte, este grupo puede interesarte, ya que poco importa el setlist que se marquen, porque lo que suena en sus conciertos acostumbra a llenar al público de un amor incondicional por la música. De eso me percaté el pasado jueves en la sala Azkena, cuando más que como un conjunto de canciones lo concebí como una banda sonora, no sabía de qué película, pero desde luego atraía.

Se notaron algunos ecos sabbathianos en los temas y otros a lo Led Zeppelin, pero sonaron diferentes en todo momento e innovadores a cada nota. Con temas como “Nothing To Say”, de 1993, cautivaron al respetable y parece que desde ese momento todo fue rodado. No llevaron teclista, por lo que fue el trío el que resolvió el extenso minutaje del bolo. Y es que veinte años de Motorpsycho dan para mucho, quizás incluso para lograr que cada concierto sea diferente al anterior. Noche tras noche.

Two Cow Garage

Two Cow Garage

Telonearon Two Cow Garage con ese country rock vía Replacements que tan bien se les da. Recuerdos a Marah y pinta de Buddy Holly por parte de Micah Schnabel, y unos temas muy logrados, que en directo mejoran y te hacen querer corearlos. También vinieron en formato trío (cuando en realidad son un quinteto) y sudaron hasta el último grito.

Si al final de la noche alguien me hubiera preguntado por el estado de la música actual sin duda hubiese visto las cosas más positivas que cuando voy en coche maldiciendo a la radio actual, sin encontrar una canción que me diga nada. Ahí están, pues, las cosas buenas de la vida. Están, pero hay que ir en su busca.

Jon Bilbao

En: Crónicas

Acerca del autor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA