M-Clan

Portada

M-Clan Bilbao

Redactor: Jon Bilbao

Fotos: Marta Bravo

Entradas agotadas las dos noches en las que M Clan soltó su descarga de rock, blues y también soul en el Kafe Antzokia de Bilbao. Yo estuve la segunda, y aunque no fuera un acérrimo seguidor de los murcianos, reconozco que han publicado muy buena música en los quince años que llevan como banda. Además el setlist estuvo cojonudo, dejando al trío de vientos que tocasen en los temas de su último disco Para no ver el final (séptimo de estudio) y en alguno de los anteriores, insuflando así aires muy soul, en ocasiones muy en la onda de los Bar Kays de Otis Redding.

Con trallazos rockeros (y a la vez muy coreables) como Calle sin luz, Basta de blues y Ahora los M-Clan se muestran en la cima de su carrera, a través de éste último disco que contiene otras golosinas que también tocaron como el oscuro blues Se hizo de noche cuando te conocí, o la que da título al disco, que tiene unas guitarras soul de lo más dulces.
De sus anteriores temas nos lanzaron algunos imprescindibles y prescindieron de otros muy buenos; cayeron Miedo, las obligadas y anteriormente grabadas versiones de Rod Stewart (Maggie despierta) y de la Steve Miller Band (Llamando a la tierra) e incluso Pasos de equilibrista, que incluyó en su interior una parte de la festiva Baba O´Riley de The Who.

Carlos Tarque estuvo de lo más comunicativo y expresivo, con toqueteos constantes a sus compañeros de grupo y barridas al suelo, además de con esa voz tan característica y única del territorio español.
Consiguieron meterse al público en el bolsillo y al “acabar” volvieron al escenario para dos bises, terminando la noche con la invitación Quédate a dormir, propiciando que los que no lo teníamos del todo claro comprendiéramos ante qué tipo de banda habíamos estado. Enorme.

M-Clan Bilbao

En: Crónicas

Acerca del autor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA