Los Coronas

Portada

Fecha: viernes, 20 de noviembre del 2009

Sala: Kafe Antzokia (Bilbao)

Redactor: Joe Bestiajez

20100923101010-los-coronas-via-lactea

 

Resulta gratificante que una banda que uno apenas conoce de un género del que se tienen unas referencias muy vagas te sorprenda como lo hicieron conmigo el pasado viernes LOS CORONAS. No deja de ser un buen baremo del excelente estado de salud de la escena roquera subterránea.

Ojeando su myspace descubrimos que el conjunto madrileño no es nuevo en esto. Sus miembros, curtidos en combos de reconocido prestigio como Sex Museum o La Vacazul, empezaron su andadura hace cerca de dos décadas, dándole al Surf instrumental deudor de unos Ventures o de Dick Dale, con un repertorio basado principalmente en versiones, para acabar consagrándose como uno de los pilares de este mundillo en el Estado.

Lo cierto es que pretender encajonar a esta gente no sería justo. Sus composiciones se nutren de influencias de todo tipo, boleros, pasodobles, rumba, rocanrol, pop… siempre desde una óptica “surfera”, de guitarras pasadas por reverb y con una sección rítmica frenética y vigorosa, a cargo de los señores Javier Vacas y Roberto “Loza” . Nos hicieron vibrar con guiños al maestro Morricone y al spaghetti-western (no en vano, la banda al completo lucía solemnemente sendos sombreritos de cow-boy).

Siguieron a ritmo de pasodobles, apoyados por la trompeta del recien incorporado músico de origen ucraniano Evgeni Riechkalov, ¿ó debería decir “Pichi, el chulo que castiga”? porque, dicho sea de paso, ese aire chulesco, castizo, latino, como de tarde de toros y copazo de Soberano que se gastan, parece imprimirles ese sello de la casa que, a mi entender, ha de ser una de las razones del reconocimiento general del que gozan. Esto y su pose, ¡la pose! Estática y desafiante, canallesca pero solemne, con esa sonrisa sardónica a la que solo le falta un palillo y unas espuelas.

Los Coronas supieron crear momentos de tensión creciente, para luego hacer que estalle en un clímax de baile, sudor y puños en alto. Un delirio, vaya. Enlazaron bien los temas, con amenos monólogos, chistes y bromas entre los propios músicos que hicieron reir al personal, que no es poco. Y descubrimos fascinados el legendario “Truco”, en el que los guitarras David Krahe y Fernando Pardo se fundían como Semidioses para…bueno, esto mejor que lo desvelen ellos mismos.

En definitiva, un directo a ratos divertidísimo, en general muy ameno, y con un público y una banda entregados. Disfrutaron y nos hicieron disfrutar, nos regalaron los oídos con un par de generosas tandas de bises y, si como ellos repetían, su misión es difundir el verdadero surf y rocanrol underground, creo que pueden estar de enhorabuena. Se fueron entre ovaciones, casi a hombros y por la puerta grande. Olé.

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA