Los 20 álbumes favoritos de 2017, por Jonbil (orden alfabético)

Portada

– Bash & Pop “Anything Could Happen”

Veinticuatro años habían pasado desde la publicación del primer álbum de Bash & Pop, lo que demuestra que el título de su reciente (segundo) disco es totalmente aplicable al modus operandi de Tommy Stinson: podría pasar cualquier cosa. Lo que ha pasado en esta ocasión es que el grupo (reformado por Stinson con otra gente distinta a la de los noventa) ha logrado parir un buen puñado de infecciosas y coreables melodías, con el inevitable regusto a The Replacements y dando continuidad a unas ideas que ya fueron de notable en el debut.

 

– Biznaga “Sentido del espectáculo”

Aparecido a inicios de este 2017, el segundo álbum de los madrileños Biznaga no solo resulta atractivo y urgente, sino necesario. Melodías punk y letras que dan en el clavo respecto a algunos temas relacionados con la sociedad actual. Insisto, necesarios.

 

– The Brian Jonestown Massacre “Don´t Get Lost”

“El ácido para mí no es peor que la guerra” , afirma Anton Newcombe  en el nuevo álbum de sus The Brian Jonestown Massacre, grupo que lleva en activo más de veinte años. Escuchando el disco al completo la afirmación adquiere algo de sentido: enchufarse estos catorce temas seguidos es sinónimo de una experiencia psicodélica carnosa. Con mayor presencia de la electrónica esta vez, pero igualmente recomendable.

 

– Don Bryant “Don´t Give Up On Love”

El legendario (en la sombra) compositor y cantante Don Bryant, que cosechó lo mejor de su carrera a través de Hi Records, está de vuelta. Este es, atención, el primer álbum en solitario de Bryant desde el lejano debut de 1969. Publicó entre medias un par de trabajos de góspel en compañía pequeña, pero aparte de eso es este el álbum que todos los fans de Hi Records y del mejor soul estábamos esperando, con revisiones de sus clásicas composiciones y con otras tantas compuestas para la ocasión. Grabado además con buena parte de los músicos que conformaban el equipo Hi. Delicioso soul/funk.

 

– Cabezafuego “Somos Droga”

Iñigo Cabezafuego, tras una larga andadura en muchas y muy variadas bandas, decidió seguir en solitario. Camina Conmigo fue un gran paso en la carrera de este músico de Villava (Navarra), y su continuación es probable que sea incluso mejor. Somos Droga lleva un extenso cómic  y nueve canciones indefinibles pero adictivas, y tras varias escuchas se corona como uno de los más originales del año.

https://soycabezafuego.bandcamp.com/

 

– Michael Chapman “50”

Pocos días antes de cumplir los 76 años, a comienzos del 2017, el prodigio de la guitarra y la composición (también canta, aunque no le da demasiada importancia) publicaba su último trabajo, uno de los mejores de su extensa carrera. El título hace referencia a los años que lleva en el negocio musical. Aquí encontramos diez canciones en las que no sobra ni falta absolutamente nada. Su experiencia brilla como nunca.

 

– The Dream Syndicate “How Did I Find Myself Here”

Publicar un disco veintinueve años después del anterior puede suponer un reto difícil de afrontar sin temor ni nervios, pero The Dream Syndicate lo han logrado. No solo suenan relajados y muy eléctricos, sino que han parido lo que a mi parecer es su mejor trabajo desde el lejano aunque glorioso The Days Of Wine And Roses. Conéctate a esta locura sónica. Pruébalos.

 

– Jorge Drexler “Salvavidas De Hielo”

El uruguayo Jorge Drexler ha espaciado últimamente las publicaciones de sus discos más de lo habitual, pero lo cierto es que sigue sacando grandísmos e interesantes trabajos. Prueba de ello es este Salvavidas De Hielo, con algunas de sus mejores composiciones hasta la fecha.

 

– Duke Garwood “Garden Of Ashes”

El inglés multinstrumentista Duke Garwood ganó algo de fama al publicar a medias con Mark Lanegan el álbum Black Pudding del año 2013. Pero él, por sí mismo, es capaz de crear atmosferas de lo más sugerentes: puede sonar relajante o asfixiante, en ocasiones entrelazando ambas sensaciones en una misma canción.

 

– Hawkwind “Into The Woods”

Dave Brock y sus “mercenarios” demuestran que siguen creando buen rock espacial, casi cincuenta años después de su formación. Into The Woods es un álbum para viajar sin moverse del asiento.

 

– Robyn Hitchcock “Robyn Hitchcock”

Es indicativo que Robyn Hitchcock haya titulado a su álbum número veintiuno de forma homónima. Podría, quizás, considerarse una declaración de principios. El inglés nunca ha publicado un mal disco, pero este es probablemente uno de los más resistentes de los que ha editado en años. Aquí encontrarás pop, rock, country y algún que otro destello de Syd Barrett. Diez canciones sin pega alguna.

 

– Jose Ignacio Lapido “El Alma Dormida”

Si muchos ya veíamos a Jose Ignacio Lapido  como uno de los mejores escritores de canciones de nuestro país, este nuevo trabajo lo certifica del todo. Musicalmente está bastante bien armado, pero es que líricamente es pura lucidez. Si algún amigo o cuñado te dice que no hay nadie en la música actual que hable de problemas o sentimientos reales, ponle el nuevo de Biznaga o El Alma Dormida de Lapido. Aquí se visualizan muchos detalles con los que bien podríamos sentirnos identificados.

 

– Jim Lauderdale “London Southern”

Más de treinta años lleva el artesano de la melodía Jim Lauderdale creando canciones en la tradición de la mejor música americana. Su último disco, London Southern, ha sido grabado entre Nashville y Londres, y en dos de las canciones incluso ha co-escrito junto al legendario Dan Penn. En esta ocasión se localizan muchos más matices de soul y esto da como resultado un trabajo mucho más dulce de lo habitual.

 

– Laura Marling “Semper Femina”

Con 27 años y seis álbumes a su espalda, Laura marling ya puede presumir de ser una de las mejores cantautoras de la actualidad. Se hace complicado explicar por qué Semper Femina es también excelente y por qué nos toca tan adentro, pero dale al “play” a Always This Way o Wild Once y juzga por ti mismo/a.

 

– Robert Plant “Carry Fire”

A pesar de tener casi setenta años Robert Plant acaba de publicar su undécimo álbum en solitario. Esto sin contar las numerosas colaboraciones en las que ha participado. Carry Fire lleva, como su mismo título explica, puro fuego en su interior. Hay ritmos africanos o músicas orientales, sí, pero mezclados a su vez con folk, blues, gotitas de psicodelia y rock en mayúsculas. Definirlo como disfrutable es quedarse muy corto.

 

– Chuck Prophet “Bobby Fuller Died For Your Sins”

Comienza con la luminosa y adictiva canción que da título al disco y finaliza con el rock n roll a machete de Alex Nieto. Entre medias ni una sola nota de más, ni de menos. Puro eclecticismo rockero y unas canciones que van a seguir siendo igual de válidas de aquí a unos cuantos años.

 

– Joaquin Sabina “Lo Niego Todo”

Tras 19 Días Y 500 Noches y el cambio de estilo de vida de su autor, la carrera de Joaquín Sabina parecía enganchada en una trampa para ratones de un sótano del que nadie sabía nada. Nadie esperaba que a estas alturas publicase un álbum a la altura de algunas de sus mejores obras, pero para sorpresa de muchos así ha sido. Este es el mejor trabajo del de Úbeda desde el nombrado álbum de finales de siglo, es decir, una recuperación en toda regla.
Y aunque me fastidie, gran parte de ese mérito se lo tiene que llevar el Leiva. A mí me sobran dos canciones concretas, pero el resto del álbum es (lírica y musicalmente) de notable alto.

 

– The Sadies “Northern Passages”

Se publicaba a comienzos de año, pero no por eso me olvido del último de The Sadies, grupo canadiense con lo mejor del sonido psychedelic country. El inicio suena a que estamos soñando (Riverview Fog) y en seguida nos despierta el sopapo de la electricidad con los dos siguientes pelotazos rockeros. Northern Passages suena ahora, a finales de año, tan potente y atractivo como el primer día. Y lo que le quedará..

 

– Elena Setien “Dreaming Of Earthly Things”

La Donostiarra Elena Setien ha vuelto a casa hace poco para grabar su segundo álbum tras recorrer parte de Europa y vivir un tiempo en Copenhague. Dreaming Of Earthly Things, dice su autora, trata sobre el concepto de los sueños y nuestra reacción ante estos. Doce canciones originales que entran a la primera y que se disfrutan más, si cabe, en directo. The Old Tree hace que nos quedemos acústicamente expectantes.

 

– Chris Stapleton “From a room, vol1”

De los country-rockers americanos actuales Chris Stapleton es para mí el que mayor soul transmite cuando canta. Ha publicado dos discos en este 2017 y aunque haya escogido el primer volúmen como mi favorito, en realidad los dos son igual de buenos, y no es broma. Quizá sea porque he tenido más tiempo para disfrutar de temazos como Broken Halos, Either Way o I Was Wrong, pero si vas a escucharlo por primera vez mi consejo es que tras el volúmen 1 pinches el vol2. Si te va el estilo que desarrolla este será un amor a primera vista.

En: Críticas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA