John Cale y Jonathan Richman @ Bilbao 21/03/12

Portada

¡Ay las noches musicales en Bilbao! Qué satisfacción producen a los amantes de las melodías y de la música en directo. El miércoles pasado nos acercamos al concierto de John Cale en la sala Bbk, y en cuanto terminó nos apresuramos al Kafe Antzokia para tratar de llegar al principio del show de , un tipo que desde luego ha sabido jugar bien sus cartas. Y al contrario de lo que pudimos imaginar que podría suceder en cuanto a los setlist, ni el primero recurrió a temas de la primera etapa de la Velvet Underground, ni el segundo cayó ante la tentación de interpretar ni un solo tema de los Moders Lovers. No importa. No es eso lo único destacable de sus carreras, es sólo lo más conocido.

El galés de setenta años se presentó diez minutos tarde, y tras sus teclados (y en alguna ocasión la guitarra) nos mostró mucha de su música más reciente, que con esas bases programadas recordó que Cale ha sido y será siempre un vanguardista. Inquieto por naturaleza e imaginativo a cada momento, el ex Velvet se lanzó a sus sonidos con el temazo de rock progresivo Captain Hook, que durante diez minutos no dejó a nadie indiferente. Otros títulos importantes como Hey Ray o Helen Of Troy dieron continuidad a un show que estaba cargado de temas nuevos no exentos de calidad. En total una hora y media de concierto, incluyendo el bis Dirty Ass Rock n Roll, que seguro que también dejó buen sabor de boca a aquellos curiosos que querrían haber escuchado el típico “Greatest Hits”.

Los conciertos iban solapados, por lo que fue realmente difícil no perdernos nada del segundo. Nos dijeron que fueron unos cinco temas los que ya había tocado. Richman estaba en el escenario acompañado únicamente de su guitarra española sin correa, y de su inseparable Tommy Larkins, percusionista que había aparecido con Richman en la película Algo Pasa Con Mary. Entre los dos entretuvieron al público a base de canciones en castellano (temas propios como la divertida Vampiresa Mujer) y todas ellas de la última etapa discográfica del hombre de Massachusetts, o sea que no recurrió a ninguno de sus temas ochenteros, que aparte de divertidos son de calité. Un concierto peculiar de un hombre que ha hecho siempre lo que le viene en gana, y esta vez no fue diferente. Disfrutamos por la música y también al verle a él tan espabilado y tan campechano.

Tampoco ocurrió eso que algunos ansiábamos, que no era otra cosa que ver a los dos tipos juntos en un escenario. Porque Cale produjo el primer disco de los Modern Lovers de Richman, y porque la admiración que Richman sentía por Velvet Underground era patente. O sea que podían haber interpretado en el escenario del Antzoki un Here She Comes Now o un Pablo Picasso que hubieran quitado el hipo a cada uno de los asistentes. No importa mucho, pues el formato de “banda” de Richman no hubiera cuajado bien con esa utópica propuesta. Además aún es gratis soñar.

Fotos: Marta Bravo

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA