Jeremy Enigk

Portada

Jeremy Enigk

01. Mind Idea

02. Late Of Camera

03. April Storm

04. Life’s Too Short

05. Just A State Of Mind

06. Sandwich Time

07. In A Look

08. Same Side Imaginary

09. Restart

10. Make Believe

11. Vale Oso

12. Sant Feliu De Guixols

 

Este tipo solía ser el cantante de la popular banda Sunny Day Real State, aquellos de los que se dijo que inventaron la música emo en los noventa (Emocore), o lo que es lo mismo, el hardcore emocional. El hardcore bebía del punk, mientras que el emo bebía también del pop y del rock independiente, al menos esa era la teoría. En el reciente cambio de siglo han aparecido un puñado de bandas de emo (como Jimmy Eat World por ejemplo), así como una moda en lo concerniente a la vestimenta y a las actitudes ante la vida. Todo un viaje que de ningún modo esperaban Jeremy y compañía en aquel lejano 1992.

 

Y ya vale de contextos, pues todos tenemos wikipedia y cada uno de nosotros sabe hasta qué punto le interesa esto del hardcore emocional. Por mi parte, me quedo con el hardcore de toda la vida, que bastante emociones transmite.

 

El de Seattle cuenta con 35 años y ha editado cinco álbumes en solitario, los cuales debo reconocer no he escuchado, salvo este último Ok Bear.Y Casi mejor que sea así, pues de esta forma no perderé el tiempo pensando si el tipo ha evolucionado en solitario o no, sino que me centraré única y exclusivamente en su último trabajo. Lo ha grabado en Barcelona y el título proviene de las palabras “Vale Oso”, que Jeremy creía que eran palabras que no significaban nada en castellano. Con la chorrada ya tiene título para su último disco, del que dicen que vuelve a la energía rock de su banda madre.

 

Los doce temas que componen Ok Bear han sido producidos por Ricky Falkner (bajista de la mítica banda catalana Standstill) y Santi García, que han tocado el bajo y la guitarra respectivamente, ayudando a Jeremy a sacar adelante un proyecto que va en la línea folk y pop de cantautor que tan bien le ha quedado en este conjunto de canciones. En la apertura del disco, Mind Idea, encuentro similitudes con Two Gallants, lo cual no es malo si tenemos en cuenta la corta aunque fructífera carrera que lleva trazada el dúo de folk hasta la fecha. La belleza de April Storm, por ejemplo, es sólo culpa de Jeremy aunque se note que le van los Replacements del período pop. Algo muy distinto ocurre en Life´s too short, con esa melodía siempre al límite que por momentos la maneja Jeremy a su antojo y sin claros referentes a mencionar. Seguramente en directo sea aún más punzante. El tema más cañero del álbum.

 

Encontramos el pop y el folk del que hablaba en los temas restantes que vienen cargados de melodía y sentimiento. Same Side Imaginary, Just A State Of Mind o Make Believe destacan por eso y por sus guitarras acústicas que realmente crean una átmosfera sobre la que apoyarse a meditar. “Hay más sobre tí de lo que las cámaras ven” dice en esta última, confirmando que al tipo aún le interesa tachar la falsedad y conseguir destapar la realidad a través de emociones auténticas.

 

Naturalmente habrá detractores de este disco, como los hay de casi todo lo que sale al mercado, pues el mundo es muy variopinto y los colores fueron creados para discutir sobre ellos y sus mezclas. Y este álbum se mueve sobre dos o tres tonalidades que a mi, personalmente, me resultan confortables. No saturan demasiado y tienen un claro sentido entre sí; eso es lo que yo le pido a un disco. Al menos para empezar.

 

Jon Bilbao

En: Críticas

Acerca del autor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA