James Taylor @ Palacio Euskalduna 06/05/12

Portada

El bueno de James Taylor ha tenido el privilegio de actuar en Bilbao dentro del ciclo Music Legends y hacerlo en el Euskalduna, en vez de en la pequeñita Sala Bbk, como venían haciendo hasta ahora artistas nacionales e internacionales. Y es que es lógico, porque Taylor es amado por todas esas personas que en los setenta disfrutaron de su juventud junto a su música y también por toda esa juventud de ahora, que adora a los cantautores y a sus eternas canciones, y él tiene un buen puñado de ellas.

El teatro estaba prácticamente lleno, con algún que otro asiento libre, y el de Boston trajo consigo únicamente a tres músicos: una base rítmica de vicio y un teclista instruido sobre todo en el jazz. Imaginaba que haría falta una buena sección de vientos para determinados temas, como Mexico, pero todo sonó en su sitio y no se notaron ausencias relevantes. Empezando con las tiernas Blossom y Sunny Skies, ambas de 1970, los cuatro músicos repasaron hits de ayer y (casi) de hoy, pues en el setlist no pasó mucho más allá de los ochenta, como fue el caso de Copperline.

Cayeron Carolina In My Mind, las dos que en cierta forma dedicó a su padre (Frozen Man y Walking Man), la dulzona Sweet Baby James, y también se salió un poco de su registro habitual con el blues rock Steamroller, tema propio que incluso Elvis llegó a versionar poco antes de morir. El protagonista de la noche estuvo comedido con las palabras, soltando alguna coña pero centrándose en repasar un cancionero excelso con muchos temas de los setenta, por lo que el respetable aplaudió con ganas y dejó claro al visitante que Bilbao es una ciudad a tener en cuenta para sus próximos eventos. También nos aclaró que si por ellos fuera no habrían hecho el descanso que hicieron a mitad del concierto, y que estarían tras el escenario mirando impacientemente el reloj. Curioso lo del descanso, pues cientos de personas buscamos una cafetería abierta en todo el recinto y solo pudimos encontrar una de las dos con la puerta abierta, sí, pero con las luces apagadas y sin nadie detrás de la barra. Aún así resistimos por poco el tentador deseo de saltar y empezar a tirar pintas del cañero. Por muy poco.

La segunda parte estuvo igualmente cargada de temas reconocibles y hacia el final salió la esposa de Taylor, Caroline Taylor, a entonar a dúo la gema sobre la amistad que grabó éste y que había compuesto su buena amiga Carole King, You´ve Got a Friend, y también se quedó para el bis, en el que interpretaron Shower The People y el clásico de soul How Sweet It Is (To Be Loved By You). Para entonces nuestro cantautor ya estaba con la bufanda del Athletic sobre el cuello, y tras esa última mega ovación no terminó de marcharse, y se despidió con la preciosa You Can Close Your Eyes, tema que había cantado en el pasado con féminas como Carole King, Carly Simon y Joni Mitchell, y que en esta ocasión interpretó acompañado únicamente de su guitarra y de su amantísima esposa. Una noche para recordar.

 

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA