Iron Maiden @ BEC 27/05/2013

Portada

Este era uno de esos conciertos que quería ver por lo menos una vez en mi vida. He crecido escuchando a Iron Maiden y por fin tuve la oportunidad de verlos en directo. A pesar de ser un lunes por la tarde nada más llegar al BEC me di cuenta de que el rock no ha muerto. Había gente de todo tipo y edad reunidos con el único fin de escuchar a la mítica banda inglesa. Me gusta ver como el rock sigue moviendo masas y el buen rollo que se respira entre tantas personas desconocidas. En esta ocasión me toco ir solo al concierto pero la sensación de hermandad entre unos y otros me hizo pasar un buen rato.

A las 19:20 salieron a escena los teloneros Voodo Six. Si algo destacó de esta banda es su puntualidad. Pocas veces he ido a un concierto y se han cumplido los plazos. En cuanto al show poco que decir. La acústica dejo bastante que desear. Se mezclaban las guitarras y se me hacía difícil distinguir los punteos. Tiene que ser difícil ser telonero de Iron Maiden ya que la mayoría del público espera con ansia que salgan a escena. En este caso confieso que yo era uno de esos y sólo quería que bajaran del escenario cuanto antes.

En cuanto los teloneros salieron de escena una marabunta comenzó a entrar llenando el recinto en pocos minutos. Miraba el reloj, iluso de mi, esperando que llegaran las 20:30 y empezara lo bueno. Lo minutos pasaban, la gente se alteraba y para intentar calmar al respetable no paraban de poner canciones a todo volumen como Iron Man de Black Sabbath o Highway Star de Deep Purple. Cuando los silbidos ya eran ensordecedores las luces se apagaron. Un vídeo muestra imágenes de glaciales derritiéndose y un fan me dice que va a ser un concierto épico. Tras el vídeo salen a escena los ingleses. Estaba tan alucinado al ver en persona a Iron Maiden que no presté atención al primer tema. Fue al escuchar la intro del segundo tema, Can I Play With Madness, cuando me vine arriba.

El escenario se transformaba entre tema y tema acompañado de pirotecnia y llamaradas. Todas las canciones míticas iban acompañadas de una temática especial. Con The Trooper el cantante Bruce Dickinson se presentó vestido con una casaca ondeando la bandera de Inglaterra acompañado de un vídeo de la caballería inglesa. En 666 The Number Of The Beast una maqueta de un diablo apareció en escena y una serie de llamaradas hicieron entrar en calor a todo el público. Run To The Hills fue un momento cumbre cuando salió en escena una marioneta de Eddie The Head. Sin duda, Iron Maiden ofrecieron un despliegue de medios para deleitar a sus fans. Otra cosa que me sorprendió fue la energía de Bruce ya que no paro de trotar y saltar durante todo el concierto.

Los temazos sonaban uno tras otro. Cuando vas a escuchar a una banda como esta es lo que esperas. No defraudaron y fue un inicio de gira a lo grande. Como despedida tocaron Running Free haciendo que el pabellón del BEC rompiera en aplausos  y gritos. Sin duda un concierto que nunca olvidare y me siento afortunado de poder haber tenido la oportunidad de verles en directo. El rock sigue muy vivo y espero que por mucho tiempo.

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA