Heineken Greenspace V

Portada

 

La propuesta estuvo enmarcada dentro de la quinta edición del Heineken Greenspace como una forma diferente de pasar la noche del jueves; con grupos actuales y de calidad. Por los estilos y las maneras de los tres grupos supusimos que el show daría comienzo con Simon Felice y compañía en el nuevo proyecto folk que se han montado y así fue. The Duke & The King fueron a por todas con unos músicos que dominaban sus registros vocales hasta extremos indecibles. Empezaron con la dulce “If You Ever Get Famous” y poco a poco, con carisma y con gusto, fueron desgranando su primer y único disco de estudio.

Tan sólo cuatro músicos bastaron para abastecernos de buena música durante algo más de una hora; el propio Simon Felice y Robert “Chicken” Burke (ambos el grueso de la banda) con una chica que tocaba el piano, el violín y cantaba como los ángeles, más un batería que cantaba en un precioso registro soul. Sonó casi todo el disco, con una potente revisión de “Lose My Self”, una bella “Suzanne” cantada por Robert Burke y la final y mítica “Helpless” que compuso Neil Young cuarenta años atrás. Un concierto único el de esta nueva banda, con músicos que parecían poco ensayados en conjunto pero harto curtidos al fin y al cabo. Además llama la atención que lleven tan buen rollo sobre un escenario, con muchas carcajadas y mención continua al Rioja.

Algo después apareció en escena Micah P Hinson, quien irrumpió en la escena musical de mediados de la última década con veintitres años y con mucho que decir. Además de la cantidad hay que tener en cuenta la calidad, y la variedad de cualidades que tiene este muchacho en su ser. Esta vez se vino a Bilbao apoyado por la banda española de indie, Tachenko, y de ellos extrajo el nervio necesario para sentirse como en casa y para dejarnos con una sensación amargamente agradable. Por momentos, y si cerrabas los ojos, parecía que te encontrabas ante el heredero de Elliott Murphy cruzado con Bob Dylan vía Elvis Costello. Algo de Tom Waits también había ahí. Aunque en general tocó temas enérgicos y algún que otro cover como la esencial “Are You Lonesome Tonight” de Elvis (en una versión sumamente desgarradora), alguna de Buddy Holly o “The Times They Are A Changing” de Dylan, que tocada con banda al completo sacaba a relucir aspectos más similares de Mica con respecto al de Duluth. El tipo estuvo muy conversador y se ganó al público por su sinceridad y su humor, que como su música, es muy particular.

Para terminar, lo de Black Joe Lewis & The Honeybears no pude verlo entero. Llegué en la última canción y conseguí ver ésta y los bises. Fue una sabia lección de soul pasado de rosca y de guitarrazos puramente rock y Hendrix; conservaba lo clásico del soul con sus vientos y demás pero a la vez esa guitarra crujiente nos recordó al garaje sucio y bailongo de los sesenta. Fue el plato idóneo para acabar un menú en el que cupieron muchos y buenos sabores, todos muy distintos entre sí.

Jon Bilbao

Acerca del autor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA