Gregg Allman – Low Country Blues (Rounder Records, 2011)

Portada

 

 

 

1. Floating Bridge (Sleepy John Estes)

2. Little By Little (Junior Wells)

3. Devil Got My Woman (Skip James)

4. I Can’t Be Satisfied (Muddy Waters)

5. Blind Man (Bobby Bland)

6. Just Another Rider (Gregg Allman & Warren Haynes)

7. Please Accept My Love (BB King)

8. I Believe I’ll Go Back Home (Traditional)

9. Tears Tears Tears (Amos Milburn)

10. My Love is Your Love (Samuel Maghett)

11. Checking On My Baby (Otis Rush)

12. Rolling Stone (Traditional)

 

Lo nuevo de Gregg Allman en solitario es un álbum de versiones de blues, compuesto por aquellos cantos que les chiflaban a los hermanos Allman cuando formaron The Allman Brothers Band. Porque el sexteto era un grupo de rock sureño, pero las influencias del blues estaban claras en gran parte del material que editaron al principio de su carrera. Basta escuchar Please Call Home o Leave My Blues At Home (ambas compuestas en 1970 por el autor de este nuevo disco) para entender que el conjunto de canciones que nos ocupa no sorprende, aunque sí cautiva.

La elección de los temas (que dicen fue escogida a medias entre el productor T Bone Burnett y el propio Allman) es ejemplar y no tan obvia como podría esperarse. Sí que está el obligado I Can´t Be Satisfied de Muddy Waters, pero también contiene poderosos temas repletos de vientos como Blind Man de Bobby Bland y Tears, Tears, Tears de Amos Milburn, por poner dos ejemplos. El tercer corte, Devil Got My Woman, consigue que ya sea un adepto del disco por tener ese inexplicable aura fantasmal que en realidad sólo Skip James lograba, y que aquí el Allman emula de manera loable.

Cierra con la tradicional Rolling Stone además de insertar en sexto lugar una composición propia (Just Another Rider) creada a medias con Warren Haynes, líder de Gov´t Mule y propulsor de Los Allman Brothers Band a finales de los ochenta. Ése único tema original es el que más puramente Allman suena de todo el disco, y del resto (doce temas en total) sólo puedo venerar el resultado, pues es ahora (viéndole entonar temas ajenos a los Allman) cuando de verdad podemos confirmar que Gregg está interpretativamente en plena forma, y con un chorro de voz que te tira de la silla.

Jon Bilbao

En: Críticas

Acerca del autor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA