Getafe En Vivo 2011

Portada

Nada o poco positivo se puede decir de una organización que no previno la cantidad ingente de personas que acudieron al festi, 70,000 en total. Una importantísima parte de ellos invadimos el extenso, aunque no suficiente, camping, que estaba preparado para (como mucho) la mitad de personas de las que acampamos. Colas de horas para las duchas y unas condiciones insalubres desde el segundo día fue lo que tuvimos para nuestras más primarias necesidades, por no mencionar que el recinto de conciertos estaba a largos minutos andando desde la zona de acampada. Ah! Un último dato no musical, el precio de la entrada era anticrisis, sí, pero se compensaba de sobra con los precios de la comida/bebida del recinto festivalero. Anda que no saben nada…

El jueves escuché los gritos de Yosi (Los Suaves) cuando nos dirigíamos al recinto, aunque lo primero que vimos aquel día fue a Mago De Oz, con su clásico show, pero con un setlist preñado de nuevos temas, que en general nos llevaron al inevitable tedio. Aguantamos menos de medio concierto y esperamos que al menos lo de Bad Manners mereciera la pena. Lo hizo. Buster Bloodvessel y compañía mantienen vivo el espíritu del ska como si aún estuvieran a finales de los setenta, en el primer revival del género. Primerizos temas de una carrera intachable: “Lip Up Fatty”, la bobalicona Ne-Ne Na-Na Na-Na Nu-Nu” o la marchosa “Wooly Bully” (original de Sam The Sham) dieron buena fe de ello. No pude presenciar esos conciertos finales de tributo, que los había de Ramones, Platero Y Tú y Rage Against The Machine, pero eso permitió reunir fuerzas para el viernes.

Muchos nos pusimos de acuerdo sobre cuándo entrar en la segunda jornada y los elegidos fueron los desternillantes Mojinos Escozios, con su propuesta de rock clásico mezclado con comedia. Algunas de las elegidas fueron “Que gueno que estoy”, “Musho Gay” o “Mi Jefe”. Rock de coña en su estado más álgido. “El Sevilla” pedía ver “pexitos” antes de acabar su show, y consiguió ver dos, pero él pedía más. También les faltó (a mi modo de ver) desgranar cualquier tema del supremo “Demasiao Perro Pa Trabajá, Demasiao Carvo Pal Rockanró”. Algunos nos quedamos a ver al padre del rock callejero español, Rosendo, que (como siempre) en formato trío ofreció lo mejorcito de su catálogo musical. “Agradecido”, “Flojos De Pantalón” o “Pan De Higo” crearon muchos coros entre el público, pero no tantos como en la final (y obligada) “Maneras De Vivir”. También demostró (aunque no le hacía falta) con temas de su nuevo álbum que sigue muy activo y que aún compone.

Con “A Message To You Rudy”, los ingleses The Specials supieron levantar a un público que demandaba ska, y durante una hora hicieron bailar, corear o simplemente disfrutar de esa alegre música. Tocaron una de mis preferidas, el ska rock (con reminiscencias de los Stones) “Little Bitch” y contentaron, aunque para mí Bad Manners se los llevaron de calle. Después de un concierto fiestero como el de Specials, vino la fiesta padre: Toy Dolls. O el trío más divertido del punk rock inglés. Michael Algar y sus dos escuderos brincaron por todo el escenario, además de conectar con su audiencia como hacen en cada uno de sus bolos. La gente esperaba “Nellie The Elephant” y la soltaron más bien pronto, para dar paso después a una de mis favoritas, “Alec´s Gone”, con su indestructible melodía. Llegaron y besaron el santo, porque estos 30 años de Toy Dolls no han sido en vano. Luego fue el turno de Los Delinquentes, que empezaron bien y fueron apagándose. Coincidió que yo me iba al camping por otros asuntos, pero fue un buen momento para ello.

Sober Sôber

De la última jornada lo primero que me llamaba la atención era Kiko Veneno, pero aún así no entramos hasta que empezó Celtas Cortos. Los vimos empezados, pero escuchamos algunos de los temas clave del grupo Vallisoletano como “La Senda Del Tiempo” o la semidesconocida canción de carretera “Republica De Sanjes”. Cifuentes y cia también se descolgaron con una de las versiones de su último disco, “El Blues Del Pescador”, orginal de The Waterboys, y terminaron el show con la acertada “No Nos Podrán Parar”. Sin duda cada bolo de estos tíos nos da la vida y nos inyecta esperanza a raudales. Como ya habíamos decretado desde el principio Sober iban a ser la cena, y también el tiempo de Txarrena lo empleamos para ello, no sin encontrar a cientos de personas que volvían al camping para descansar antes de Offspring. Los de Dexter Holland empezaron con “All I Want” mientras nosotros corríamos hacia el escenario como niños que corren hacia los columpios. Muchos de nosotros crecimos con estos tíos, y ellos fueron directos al grano: mucho “americana” y algunas otras cosas. “Have You Ever”, “Staring At The Sun” o la cañera “Kids Aren´t Alright” emparentaron bien con la mítica “Self Steem” y con la sabrosa “Come Out & Play”. También tocaron algunos nuevos temas, más flojos, pero facturaron en general un concierto lleno de energía. Algunos les demandaron más animación, pero para mí basta con que una canción te haga moverte, no pido que el mismo grupo te pida que te muevas. Los reformados La Fuga, continúan sin su primer vocalista, y aunque yo no comulgo demasiado con su música, debo reconocer que se ganaron al respetable y tocaron lo que la gente esperaba escuchar. Y aunque no era un concierto que pegara demasiado tras la descarga Offspringera, después les tocaba a Muchachito Bombo Infierno. Jairo Perera, “Muchachito”, tocó la guitarra y el bombo, y cantó su personal fusión musical con gracia; cayó la famosa “Ojalá No Te Hubiera Conocido Nunca”, entre otras, y mientras se sucedía la música, fueron pintando un retrato de una chica sobre el escenario. Los catalanes rumberos La Pegatina se esforzaron mucho en su mezcolanza fiestera para altas horas de la madrugada, y The Locos,del que su cantante es segundo vocalista de Ska-P lanzaron ska punkarra a todos los costadosdel recinto. Ya era muy tarde, y aunque Pipi logró llamar la atención, no logró encandilar a la gran cantidad de público, que poco a poco fue menguando.

Durante el fin de semana algunos gritaban en el recinto: “Está todo maal!!” y eso nos lo anotamos. Aún así conseguimos, pues, salir sonrientes el domingo, pero para otro año ya sabemos de qué va la cosa. Ya tocará decidir si merece la pena.

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA