Fiesta décimo aniversario de Hanky Panky Records: The Bevis Frond y Biscuit en directo

Portada

Fotos: Marta Bravo

Biscuits_bilbao_03

Con el panorama de hoy día, levantar y hacer rodar durante una década una empresa de edición y reedición musical no es ninguna broma, más que nada es admirable, o heroico para todos esos tipos raros que aún compramos discos físicos. El pequeño sello independiente Hanky Panky Records comenzó su andadura en 2005 y lo primero que de ellos obtuvimos fue el rescate de dos artistas semidesconocidos del folk rock británico de los setenta: un disco de Pete Dello y otro de Colin Hare. Desde entonces han continuado editando a artistas internacionales como John Howard, Kevin Junior o Band of outsiders y a nacionales como Cosecha roja o los locales Santiago Delgado y los Runaway lovers. La propuesta para la celebración de éstos  diez largos años no podría haber sido mejor, uniendo en el Kafe Antzoki bilbaíno a dos de sus bandas favoritas, los ingleses The Bevis Frond y los catalanes Biscuit; ambos se encuentran bien establecidos en el rock underground, esa música que pasa tan desapercibida para la mayoría y que desata incontenibles pasiones para otros.Biscuits_bilbao_02

Aparecimos recién empezado el bolo del cuarteto de Villanueva y Geltrú y a pesar del sonido reguleras se pudo disfrutar con su propuesta, que venía cargada de potentes canciones que beben de muchas, muchas fuentes. El problema auditivo se trataba de voces poco definidas y enterradas bajo las capas de sonido de los instrumentos, pero no fue algo que bajase muchos puntos a ese primer show. Y en éste caso la palabra variedad no la decimos por decir al hablar de la música de biscuit, porque en escena pueden llegar a sonar a Cheap Trick, a Mc5 o a Buffalo Springfield y seguir siendo ellos mismos. Que llevan en ésto más de veinte años y saben crear tomando prestadas algunas de las mejores ideas. Canciones propias como el trallazo rock n roll exile o la versión que dedicaron a sus amigos de Hanky Panky, no mather what de Badfinger, pusieron las cartas sobre la mesa y destaparon a unos teloneros de lujo , que están a punto de editar nuevo álbum y que durante cuarenta minutos lograron que los amaramos profundamente. Hace unos meses apareció en el mercado el primer recopilatorio del grupo, y la verdad, ya hacía falta.

Biscuits_bilbao_01

El veterano Nick Saloman y sus Bevis Frond aparecieron aún con el Antzoki a medio llenar y en seguida se lanzaron sobre un instrumental con alma jamming , que me parece que fue precisamente homemade traditional electric jam, el temazo de más de cuarenta minutos incluido en su último disco editado, y acortado en ésta ocasión a menos de diez minutos. Mejor, porque por buena que sea la canción se hubiera comido la mitad del minutaje del show. Continuaron con hole song 2  y sus punteos melódicos, seguida ésta de la rescatada maybe, del primer disco de la banda, de 1986, cuando Saloman se guisaba todos o casi todos los instrumentos. Hubo tiempo para algún que otro tema nuevo, incluido en su último álbum (que sale a la venta en breve, éste mismo mes, pero que ya se puede escuchar en Spotify), entre los que destacaría pale blue blood, que tiene ese aire a rock clásico pero no demasiado clásico y que nos hizo gozar con sus texturas.

Bevis-frond_Bilbao04-

Es reconfortante asistir a un bolo y comprobar la felicidad y la conexión de los músicos sobre las tablas, y Saloman y los suyos se lo pasan pipa en todo momento y nadan en los océanos de la improvisación con total naturalidad, manteniendo  inquietantes conversaciones entre dobles punteos de guitarra y locura sónica controlada. Ésto sucedió también en la psicotrópica y gloriosa superseeder, que alargaron a más de un cuarto de hora y que supuso uno de los mejores momentos de la noche. También hubo lugar para los hits directos y  sin demasiadas improvisaciones, piezas como la ya clásica lights are changing o he´d be a diamond, canción de alma totalmente deudora a The Byrds que se encontraba en New river head, el álbum doble de 1990 que está considerado uno de los más brillantes de la carrera de Saloman. También a ese disco pertenecía la canción con la que cerraron el set, la preciosa balada stain on the sun, que sube y sube en intensidad hasta estallar en un punteo ideado por los dioses del rock n roll. O por Nick Saloman, que en éste caso viene a ser lo mismo, porque él es el dios currante del rock n roll. Lo acompañaban con elegancia el habitual bajista Adrian Shaw (con él desde el 89), el guitarrista Paul Simmons (con el que graba y gira desde hace más de una década) y el percusionista Dave Pearce, con el que ya lleva grabados tres álbumes, contando el de inminente publicación, titulado Example 22. 

Bevis-frond_Bilbao03-

Para el setlist incluyeron canciones de muchos de sus discos  (de todos es imposible, ¡ya son veintidós!) y la expresividad de Saloman y los suyos fluyó por la sala semivacía buscando receptores que dieran sentido a su despliegue de sentimiento. Insisto en que nos hubiera gustado ver la sala del antzoki bastante más llena de lo que estaba, pero con partido futbolero a la misma hora y con la falta de estímulo que causa lo desconocido en casi todo el mundo, así es como fue. Aunque a la gente de Hanky Panky Records les digo: “más vale sexo de calidad y un poco escaso que un montón de sexo sin calidad alguna”. Los que estuvimos allí nos encontramos en la gloria, cada uno en su nube y todos en la misma, deseando vivir más noches como la que se estaba dando. Zorionak Hanky Panky, ¡y ahora a por otros diez!

Bevis-frond_Bilbao02-

Bevis-frond_Bilbao01-

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA