Fever’s Army & Wake Up! Bilbao Official Release Party

Portada

La evolución social de las actividades lúdicas y de entretenimiento, lo que podemos llamar fiestas, responde a necesidades sociales urgentes

Estas necesidades sociales urgentes tienen dos dimensiones principales.

Por un lado, se encuentra la persona y el entretenimiento (¿qué me gusta y qué encuentro entretenido?), la motivación intrínseca (¿qué me causa querer diversión o entretenimiento?), la satisfacción (¿cuánto me recompensa la diversión?), la personalidad y los fundamentos psicológicos del disfrute de actividades lúdicas (¿con qué disfruto más?), etc.

Por el otro lado, el contexto social del entretenimiento, (no es lo mismo divertirse en la ciudad, en un pueblo, en zona costera, al aire libre, en una sala…) el cultivo de las orientaciones lúdicas (¿cuanto pongo de mi parte por realizar aquello con lo que disfruto?), la socialización y la conducta lúdica (¿me divierto en grupo o solo, y qué hacemos/hago para ello?)

Si nos centramos en la persona actual que estudia o trabaja (o ambas cosas a la vez) el espacio lúdico ha tenido que trasformarse enormemente para cubrir sus necesidades.

Las personas de hoy en día estamos hiperestimulados, tenemos poco tiempo… y vivimos muy rápido.

Pero la sociedad de consumo contemporánea nos ofrece múltiples alternativas de ocio para todo tipo de persona y horario.

Con objeto de satisfacer las necesidades lúdicas de un buen espectro de personas “Wake Up! Bilbao”, una promotora de eventos con vocacion de continuidad ha ideado un nuevo concepto de fiesta más alla de la tradicional “fiesta universitaria” y que presentó en Bilbao este pasado viernes.

Speaker, regalos, streaming en directo, material in-game, consumiciones gratis, y todo ello al ritmo de Fever´s army, una colaboración entre varios Djs que han pinchado en distintas salas, fiestas, cuya misión es: Liarla parda! (sic).

El pasado día 14 de Octubre, viernes, en el night-club más polivalente de Bilbao, Fever, tuvo lugar la fiesta de presentación de esta nueva concepción de entrenimiento que por lo menos no dejo indiferente a nadie.

La música electrónica que se escuchó fue un eclecticismo de géneros.

Los asistentes cambiaron de beat y paso de baile con Dubstep, House, Drum ´n Bass…

La única pega de estas experiencias multisensoriales dinámicas en que se han convertido las fiestas de los clubs es que la música en si misma queda relegada a un papel secundario.

Bien es cierto que las muestras escénicas de las sesiones de música electrónica no son como los conciertos de pop/rock convencionales.

En estos últimos el público tiene un ritual muy básico y preconcebido: se coloca en frente del escenario mirando al grupo.

En cambio, en una sesión de música electrónica el público asistente ocupa todo el espacio de la sala bailando,  o no, sin posicionarse en frente del Dj., lo que puede llevar a que además de escuchar se estén haciendo simultaneamente otras cosas paralelas (hablar si se puede, beber…)

Esta divergencia en cuanto a la ontología de la puesta en escena del creador de música, el público y su relación con el sonido que se advierte en las sesiones de música electrónica frente a los conciertos de  un grupo de música pop/rock convencional merece una reflexión más detenida porque influye notablemente en la experiencia social del sonido organizado que venimos en llamar música.

Acerca del autor

Aníbal Monasterio Astobiza es licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto (2003), Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco (2010) y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco. Le gustan los huevos fritos y las patatas fritas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA