Extremoduro @ BEC (20-10-2012)

Portada

Ya en el metro camino de Barakaldo se respiraba ambiente de concierto. Todos los vagones iban llenos y se vaciaron en la estación de Ansio.

Saliendo de la acristalada estación los vendedores de camisetas y cervezas a euro asaltaban a la masa que se dirigía al BEC, un BEC cercado por gente sentada en el suelo disfrutando de esos últimos tragos baratos.

Entramos a las 9:30 directamente a grada y la pista comenzaba a llenarse. Sobre las 22:00 se oyó un mensaje por megafonía diciendo que se esperarían un poco, que “los Extremoduro estaban preparados” pero que había gente que estaba viendo el partido del Athletic. Mientras tanto pusieron éxitos de rockandroll (no había grupo telonero).

A las 22:30 y tras pinchar Hay poco Rock’n’Roll de Platero y Tú para caldear el ambiente, con toda la gente coreándola, las luces se apagaron y entre una gran ovación comenzaron a pasar unas visuales por las pantallas con el inicio de la canción Pájaro Azul según los músicos iban saliendo al escenario. Cuando salieron Robe y Uhoho de nuevo una gran ovación. Robe se metió en el bolsillo al público con Ama, ama y ensancha el alma, en la que gritó “Maitatu, maitatu, eta arima zabaldu”

Tras 5 temas intensísimos, con las 16.000 personas que abarrotaban la venue volcadas con los cacereños, salieron del escenario para hacer su primer descanso. Esto dejó un poco frío al público.

Tras el descanso y después de otro puñado de temas se fueron de nuevo a camerinos, lo que ya no gustó tanto al respetable… (dos descansos?) lo que no sabíamos era que tras este segundo tocarían otra hora más, haciendo un bolo de unas 3 horas y media.

El cierre del concierto con Salir y el público celebrando lo que acababa de ser un gran espectáculo (el despliegue audiovisual y de iluminación está a la altura de las grandes giras) fue impresionante, sobre todo por ver cómo gente de tan diferente índole abrazan a un grupo que ha sabido hablar de temas cercanos sobre el propio ser humano, sobre su excelencia, pero sobre todo sobre su suciedad. Robe y los suyos siguen en forma y es probable que por mucho tiempo.

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA