¡Euskadi VIVE!

Portada

No hago más que escuchar decir a la gente (en muchos de los casos músicos) afirmaciones como: “en España los músicos estamos condenados al ostracismo” o “este no es el lugar idóneo para ejercer de músico”. Claro, este no es un país donde el público respete demasiado al músico, para eso sí que hay que ir a Dublin, a Londres o a Edimburgo, que tienen la música mucho mas conectada a su cultura, pero de lo que no podemos quejarnos es de las acciones que realizan promotores, salas de conciertos y en muchos casos (y como apoyo a músicos locales o nacionales) los bares. Sobre todo en el norte, que es donde la propuesta musical es amplísima, tanto para ver conciertos como para darlos tú mismo si eres músico.

Cada fin de semana (y en menor medida entre semana) te encuentras con que hay muchísimos conciertos por estos lares, tantos que a veces se hace difícil poder ver a alguien internacional una noche porque a dos calles hay otro grupo que te mola igual o más que el anterior. Pongamos como ejemplo cercano los tres próximos meses, y tengamos en cuenta toda la zona de Euskadi, porque vamos a tener la posibilidad de asistir a conciertos internacionales como Spin Doctors [8/02, Rockstar, Barakaldo], (os acordáis de aquel hit noventero “Two princess”?), Jethro Tull (09/02), Kursaal, Donostia) Jon Spencer Blues Explotion (09/02), Glen Hansard (14/02, Kafe Antzokia – Bilbao), los garajeros The Fleshtones (20/01, Le Bukowski, Donostia), el legendario Steve Cropper (19/02, Sala BBK, Bilbao), o cosas más o menos actuales y muy interesantes como Radio Moscow (01/02, Kafe Antzokia – Bilbao) o The Raveonettes (22/02, Kafe Antzokia – Bilbao), pasando por clásicos de la talla de UFO (09/03, Rockstar, Barakaldo), Nick Lowe (13/03, Teatro Principal, Donostia) o Edwyn Collins (23/03 Intxaurrondo Kultur Etxea, Donostia). También harán parada en territorio vasco los nacionales Dover (26/01, Azkena, Bilbao), Los Coronas (12/04, Kafe Antzokia – Bilbao) o el cantautor Quique González (13/04, Sala BBK, Bilbao), por poner algunos ejemplos.

Bilbao (y algunos de sus alrededores) es la ciudad idónea para hacer planes musicales variados, y es que hay días que puedes empezar viendo a una banda a las 8 de la tarde mientras te tomas algo, y terminar a medianoche en cualquier otra sala, viendo al tercer grupo de la noche. Esto mucha gente no lo valora, y otros muchos no lo aprovechan siendo la crisis la causa principal, mezclado con la falta de ganas por hacer o descubrir algo nuevo o por revivir algo viejo. Y menos mal que por estas zonas del norte hay cierta cantidad de melómanos que les interesa tanto ver a una banda de funk como a una de punk, que sienten atracción tanto por el rock como por el pop, sino se iban a comer los mocos los organizadores. Aunque (y volviendo a que a veces coinciden dos conciertos interesantes) ya ha ocurrido que venga por aquí una pedazo de banda como la copa de un pino y que el garito en el que tocan no esté ni siquiera a medio llenar; recuerdo por ejemplo a Tokyo Sex Destruction en el Azkena bilbaíno. Pero, en realidad eso es inevitable, teniendo en cuenta la ingente oferta musical que desde aquí se lanza cada mes.

Otras iniciativas como el Izar & Star o el festival Azkena Rock Festival hacen que cada bolo la gente vuelva a sentir la música, a vivirla y a apreciarla como se merece, como lo que es: un bálsamo para el alma, con sus múltiples, diversas e inexplicables formas.
El Bbk Live, sin embargo, tiene como objetivo atraer a mucha gente y punto. Junta a peña que o bien adora dos bandas del cartel o es atraído por el amor a los festivales en general, regodeándose en esa tomadura de pelo que suelen ser estos eventos en los que ya no cabe ni un alfiler más, y en los que la música está muchas veces de adorno.

Y LOS GRUPOS LOCALES?

Los hay a montones y muy buenos, y éstos se encuentran (a veces sin saberlo) en el paraíso de la música en directo. Euskadi (y más concretamente Vizcaya) es la zona geográfica en la que más bares interesantes hay para los músicos, en el sentido de que paguen una cantidad fija y defiendan la música pues lo de la atención del público ya he comentado que es otra historia. Si eres músico y abierto de miras ( y sabes adaptarte, que no venderte) tienes por aquí al menos veinte bares en los que después de tocar te van a pagar un dinero (a diferencia de la mayoría de los bares del resto de la península, que van como mucho a porcentaje de caja), y  no voy a dar más pistas, pero Vizcaya es sin duda la provincia donde se concentran más bares realmente comprometidos con el músico, y eso es en parte lo que nos mantiene a algunos la fe intacta.

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA