Elliott Brood

Portada

Sala Azkena (25/10/2014)

Fotos: Miriam Sarrapio

Elliot-Brood-01

Banyos, harmónicas y guitarras acústicas son el atrezo o utilería del grupo de folk alternativo canadiense Elliot Brood. El trío formado en el 2002 en Toronto llevaban casi tres años sin presentar nuevo trabajo y han recalado en Bilbao (Sala Azkena) para presentárnoslo en una pequeña gira por Europa.

Titulado Work & Love (Paper Bag Records 2014) este es un disco de estudio que nos habla de la madurez y de ritos de transición hacia nuevas formas de estar en la vida. Por regla general, toda la música folk nos habla de cómo es la vida en primera persona. Música folk es sinónimo de tradicional y las tradiciones si son algo es porque pasan de generación a generación distintas formas de comportarse que representan la identidad de un grupo o comunidad de personas. Verdaderamente, la música folk es un movimiento que se nutre de las personas que lo forman.

En el origen fue la música folk. Identidad, costumbres y la vida misma son sus fuentes de inspiración. Y cuando se dice la vida misma también se habla de política. Si hay algún género comprometido políticamente este es el folk. Figuras como Pete Seeger (1919-2014) abanderados de la contracultura, posicionándose siempre sobre los temas más polémicos de la actualidad de su país (guerra de Vietnam), utilizaban el folk para hacer llegar un mensaje de justicia social.

Elliot-Brood-04

El folk también tiene un claro punto de encuentro con el ecologismo político y la conservación de la naturaleza. Su filosofía contrasta con el sistema productivista de la actual economía de mercado capitalista y por tanto no caen fácilmente hacia el esteticismo, hedonismo o individualismo tan patente hoy en la música popular contemporánea y sus industrias. Música folk también es sinónimo de sencillez y ámbito rural.

¿Elliot Brood son herederos de gentes como Pete Seeger, Malvina Reynolds o Joan Baez? Um, no lo sé. Lo que sí que sé es que su música se puede disfrutar como ya muy pocas músicas se disfrutan en esta era de imposturas y envoltorios edulcorados. Aunque el público asistente más que paletos provincianos, clase trabajadora o gente explotada y desplazada socialmente para quienes el folk representa su pedagogía, era más bien clase media con gafas de pasta; y normalmente (aunque no tiene porque serlo siempre) tu público es una proyección de quien eres.

A Elliott Brood se les suele poner la etiqueta de folk alternativo porque se mueven más allá de los esquemas clásicos del folk e introducen mucha guitarra eléctrica.

Elliot-Brood-03

22:30 y sin artista invitado, no era necesario despistarse con otros sonideros, Elliot Brood más Eric Goldstein al pedal steel guitar salieron a escena. Abrieron con “Taken”, “Little ones” y “Jigsaw heart” todas ellas de su último disco Work & Love.

Hacia la mitad del concierto cuando Casey Laforet nos dijo que se sentían como en casa en Bilbao y que era una de las mejores ciudades que habían conocido y de seguido interpretaron “Norther air” del álbum Days into Years (Paper Bag Records 2011); el casi siempre frío público vasco empezó a moverse, dar palmadas y vítores.

También nos recordaron que estuvieron hace unos meses en el festival Bilbao BBK Live y preguntaron quién estuvo allí. Se sentían muy honrados de tocar junto a otros artistas como Black Keys, etc.

Otras grandes composiciones que pudimos disfrutar en directo fueron “Each other´s kids”,  “Banjo song”,  “31 years” y “End of the day”: soberbia con sus coros contrapuestos. Por supuesto, los bises de rigor de los cuales la canción que finalmente me puso en un estado de embriaguez emocional por su clímax catártico fue  “Miss you now” canción con la que se despidieron esperando volver pronto.

Elliot Brood son un buen grupo de músicos talentosos que no caen fácilmente en los clichés del neofolk.

Acerca del autor

Aníbal Monasterio Astobiza es licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto (2003), Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco (2010) y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco. Le gustan los huevos fritos y las patatas fritas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA