Dub Station Bilbao: Nick Manasseh + Deadly Hunta

Portada

Sala Fever (25/10/2014)

Fotos: Miriam Sarrapio

dub-Station-10_2014_03

Dub Station Bilbao es una de los plataformas de música y cultura reggae más destacadas y activas del panorama. Llevan cuatro años consecutivos trayendo lo mejor del género (Iration Steppas, Channel One…). Esta es la cuarta edición de su gran fiesta del reggae una de las más importantes de la zona norte peninsular y para celebrarlo han traído por primera vez al País Vasco a Nick Manasseh.

Dub Station Bilbao te contagia la fascinación por los múltiples altavoces, para los iniciados conocido como “sound system”, y la frecuencia baja en los sonidos que singulariza al reggae.

Nick Manasseh es un productor y Dj londinense de prestigio internacional cuyo salto al estrellato se dio con la salida de su single “Seventh seal”. Desde entonces no ha hecho más que producir música para los platos de centenares de sound system.

Manasseh tiene un nombre artístico un tanto particular. Según el antiguo testamento (Génesis 46:20) Manasseh es el primogénito de José y uno de los patriarcas de las doce tribus de Israel. Si piensas en el papel que jugó Manasseh y lo extrapolas a la obra artística de Nick, se puede decir que este último ha sido el responsable de revitalizar la conciencia británica de la música reggae.

Sin Nick Manasseh no se puede concebir la evolución natural de reggae hacia mutaciones sonoras más electrónicas de donde emergieron estilos como el dubstep o el uk stepper.

dub-Station-10_2014_02

Desde sus comienzos allá por los años 80 del siglo pasado, Manasseh se ha caracterizado por dar a conocer el estilo “roots” del reggae. Ahora con su sello propio Roots Garden (continuación de su anterior sello Riz Records) trabaja con cantantes y tiene representando a un elenco heterogéneo de artistas con el que sigue intentando que el “roots” pase del underground al overground. Decimos sigue intentando porque durante mucho tiempo como esfuerzo en esta dirección condujo un programa de radio en Kiss FM donde presentaba música roots con alcance mundial, todo un hito que le granjeó fama de Dj de culto.

Si a los platos tuvimos a Nick Manasseh al micro como maestro de ceremonias a Deadly Hunta. Su impronta en las voces fue enérgica y conjugaba las mejores aportaciones de la música negra a la entonación.

La sala polivalente Fever que da cabida a siete clubs especializados en distintos géneros y estilos musicales estaba llena en su correspondiente espacio en esta cita musical. Y la audiencia fue como casi siempre que suena música reggae: multicultural, multiétnica y bien avenida.

Es lo que normalmente pasa con músicas de conciencia frente a músicas que explotan otras disposiciones y características más frívolas del oyente. Si quieres saber más sobre el componente político y social de ciertos géneros de música contemporánea, saber cómo y porqué la música que escuchas te determina y transforma, evitar malas influencias; es bueno que leas el ensayo (Indies, Hipsters y Gafapastas: Crónica de una Dominación Cultural) del periodista y crítico musical Víctor Lenore. Gracias a ella te darás cuenta que el reggae, frente a otros tipos de música, es más popular, horizontal y empático.

La música jamaicana nació y creció en la periferia de las ciudades, en los guetos, donde la gente no tenía dinero para poder disfrutar del ocio estructurado por la industria. Allí no se podía ir a la discoteca de la ciudad, no se podía comprar el último disco, pero sí que se podía con la ayuda de tus amigos montar una fiesta en cualquier parte con un poco de infrastructura y colaboración.

Este es el verdadero espiritu indie y hazlo tú mismo. Como reconoce el propio Víctor Lenore la música reggae ha dado lugar a los fenómenos musicales más importantes del siglo XX. La migración jamaicana a Nueva York dio lugar al hip-hop, la migración jamaicana al Reino Unido con sus fiestas de sound system propicio las fiestas rave y todos los estilos de música electrónica que ahora disfrutas. Todos ellos procesos de participación colectiva, inclusiva y reivindicativa al margen de la planificación cultural.

dub-Station-10_2014_01

Durante el concierto me dí cuenta de una cosa muy reveladora. Esa misma tarde/noche había acudido a otro concierto de género folk y allí el responsable de la promotora nos pidió que la prensa gráfica sacara las fotos sin flash y no se acercara mucho al escenario. En el concierto de Nick Manasseh junto con Deadly Hunta un miembro del público chocaba la mano con este último y se abrazaban. Lo que quiero decir es que hay mucha música donde la mística del artista o la mitomanía por la genialidad del artista brillan por su ausencia.

A las 00:30 la sala Black del multiespacio de ocio nocturno Fever estaba arrebosar y como hemos dicho con un público heterogéneo. Como entrante el Dj/selector Carlos del colectivo Thunder Clap Sound System y el rapero Salda Dago hicieron el forward hasta la aparición de Deadly Hunta.

Deadly Hunta interpretó entre otras “Many men” de Fifty Ten, “Better way”, “Ganja man”… Así mismo, lanzó distintas diatribas contra las grandes cadenas de comida rápida y abogó porque defendamos la justicia y el amor.

En la canción “Yes I will” reclamó los derechos de la igualdad y la harmonía entre las razas y los credos porque da igual que seas blanco, negro, chino, musulmán o cristiano.

Cuando llegó la hora de Nick Manasseh ya había suficientes vibraciones positivas. Empezó con sonidos blandos y alegres hasta incrementar la complejidad con varios instrumentales. Buen sound system; sí, señor.

Acerca del autor

Aníbal Monasterio Astobiza es licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto (2003), Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco (2010) y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco. Le gustan los huevos fritos y las patatas fritas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA