Drive-By Truckers

Portada

Redactor: Jon Bilbao

Fotos: Marta Bravo

Drive by Truckers Bilbao

El show que ofrecieron los Truckers en Bilbao hace cuatro años fue el mejor concierto en el que he estado en toda mi vida, así de claro lo digo. Quizá lo iguale el que ofreció en Anoeta el veterano Neil Young, pero desde aquel 2006 los Drive By Truckers han pasado a ser “la mejor banda actual” para un servidor. Es cierto que cancelaron otro bolo en el Antzoki hará dos años, pero los auténticos fans no les guardamos rencor por ello, y hemos estado esperándolos con auténtica ansia.

Hace también dos años que no cuentan con el melódico Jason Isbell a las seis cuerdas, y aunque ésta haya sido una baja muy importante (pienso en temas de Isbell que ya no interpretan como “Outfit”, “Decoration Day” o el himno “Never Gonna Change”), estos tipos se sacan cada noche setlists currados que combinan temas de Patterson Hood y de Mike Cooley.

Para esta ocasión lanzaron bastantes temas de su último disco (“The Big To Do”) como “This Fucking Job”, “Birthday Boy” o la alcoholica “The Fourth Night Of My Drinking”, que fue la primera que escuchamos. Se saltaron algunos hits imprescindibles, pero compensaron con otras menos comerciales aunque igualmente inspiradoras: “Ronnie & Neil”, “Hell No, I Ain´t Happy” o la tremenda “Tornadoes”, por poner tres ejemplos de temas que se encontraban en sus tres mejores discos. Sí que me sorprendió que no tocasen ninguna del disco “A Blessing And A Curse”, que tantos buenos temas encierra.

Drive by Truckers

Drive by Truckers

Fue un show muy gozoso, con el vaquero Cooley luciéndose en algunos de sus temas punteros como “Whiskey Without Women” o “Zip City” y con las tres guitarras haciendo las delicias de quien disfruta con el rollo sureño de los Allman o los mismos Skynyrd, pero en mi opinión llegó a notable bajo, y eso en un concierto con esta envergadura es decir poco; y ya sé que no se puede escoger el setlist a gusto del consumidor, pero ya que disponen de un saco de canciones tan grande y variado, yo hubiera añadido algunos otros temas movidos como “Aftermath USA”, “Wednesday” o “Sinkhole” y hubiera dejado fuera cosas como “A Ghost To Most”. Aunque ahora que lo pienso también hubo por ahí un “Lookout Mountain” de lo más salvaje, el clásico “Let There Be Rock” hacia el final y un último tema en el bis (el rock and roll desbocado “People Who Died”) que hablaba de antiguos amigos que habían muerto a temprana edad. Y se marcharon tras más de dos horas de trabajo.
Joder, pues igual fue de notable alto

En: Crónicas

Acerca del autor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA