Dead Moon (Go Sinner Go!! 17-01-2015)

Portada

Cancer_moon_2015_02

“Cuando tenía dieciséis años me echaron del colegio, no podían con mi actitud antisocial”. Si ésta frase (contenida en una de las canciones de Dead Moon) está basada en la vida del autor de la misma , Fred Cole (1948), no imagino al susodicho lamentándose por ello, al contrario, muy probablemente ese hubiera sido el punto motivador para dedicarse a lo que realmente le llamaba: la música. Conocemos muchísimos casos de músicos que tardan años en lograr algo de fama y que después pegan el pelotazo. Pues bien, éste es un caso que va más allá de lo anecdótico. El guitarrista y cantante ha militado durante cincuenta años en distintas bandas que ni siquiera alcanzaron la etiqueta de “mínimamente conocidos”, ni entonces ni ahora, a excepción de los propios Dead Moon, que al menos hoy día ya se maneja su nombre al hablar del rock garagero más underground y lo-fi de América.

Comenzó a los dieciséis años con The Weeds (más tarde renombrados The Lollipop Shoppe), un combo de garage rock con algunas buenas ideas, se puso hard rock en los setenta con la banda Zipper, tras empaparse a fondo con los Ramones formó The Rats con su entonces ya esposa Toody Cole y publicaron en 1980 un lp de garage punk, durante los ochenta desempolvaron un estilo que adoraban, el country, con Western front y The range rats y ya en el 87 formaron Dead Moon con Andrew Loomis, y sería ésta la banda que durante casi veinte años alimentaría la creatividad musical de la pareja. Y es curioso que a ésta banda se la considere banda revival de garage, pues aunque por los años en que se formó tendría sentido, teniendo en cuenta el currículum de Fred Cole (y que ya había participado activamente en la escena sesentera de garage rock) se entiende que ésta no es más que la banda que Cole siempre quiso formar, le tomó unas décadas, sí, pero para formar tu banda ideal casi a los cuarenta tacos hay que tener pelotas y fe. Y a ellos les sobran ambas.

Cancer_moon_2015_03

Fue una de las mejores noticias que había escuchado en años: Dead Moon se reunían después de aquella brusca separación en la gira del 2006. Al principio el milagro iba a haber ocurrido el pasado año, pero tras varios problemas de salud del vocalista la cosa se atrasó y.. ¡voilá! aquí los tenemos de nuevo para volarnos la sesera. Su concierto fue el último de la última noche del Go sinner go!! vol. 9, un festival madrileño que cada año gana adeptos. Un par de meses antes de que la banda se disolviese en 2006 se los pudo disfrutar en pequeñas salas por una gira europea que realizaron, en la que tocaron en Santoña y los que estuvimos disfrutamos en nuestro particular bautismo del directo deadmoonero.

Así que salen a escena y desde el principio (con el arrebatador “walking on my grave”) se intuye una gran noche, llena de hits que los que estamos allí no paramos de corear y que de algún modo compensa el desconocimiento que sobre ésta banda se tiene; o sea, nuestra pasión engrandece aún más al grupo. Sorprende comprobar que Toody Cole (bajista y vocalista) mejora su canto cuantos más años pasan y cómo Fred le cede el micro en más ocasiones que antes. Ella se marca primeramente un “13 going on 21”, también la sentida balada “these times with you” así como la ya clásica “Johnny´s got a gun”, con un aire muy Patti Smith. Por otro lado su marido se atasca con la guitarra en algunas partes instrumentales, pero no se trata de nada muy importante ni molesto, ésto es garage rock y se tiene que notar la presencia humana. “I hate the blues” les queda sólida como una roca y con “fire in the western world” e “it´s ok” la abarrotada sala no deja de corear. Pura felicidad.

La triada de “D.O.A.”, “Dagger moon” y “down the road” les queda de sobresaliente y cuando interpretan “running out of time” el matrimonio se lanza miradas y sonrisas de complicidad como diciendo “joder, míranos, dos abuelos que tienen seis nietos y seguimos tocando garage y punk rock, nosotros sí que corremos fuera de tiempo”. Y lo crees, porque es la pura verdad. Ésta vez tan sólo tiraron de una versión (nada de “communication Breakdown” o “ring of fire” como otras veces), que fue la preciosa “can´t help falling in love”, esa que hacía Elvis y que Toody ha cantado desde los inicios de la banda. Y con “54 40 or fight” pusieron el puñetazo final sobre la mesa, haciendo que nos preguntásemos si volveríamos a verlos en ésta vida. Joder, sería descorazonador pensar que no.

Cancer_moon_2015

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA