Crónica del concierto de Aretha Franklin en Los Ángeles

Portada

@ Microsoft Theatre, 02-08-2015

Fotos: Marta Bravo

Aretha-Franklin-01

Aquellos que vivimos la música a diario, organizando viejos baúles y rebuscando en el cajón de lo novedoso algo auténtico que pueda hacernos creer en el futuro, también estamos pendientes de acudir regularmente a conciertos que merezcan la pena y cuando el show está servido por una figura ya consolidada desde hace décadas lo importante no es sólo la historia que hay detrás de esa persona, no, aún más cuenta el estado en el que se encuentra y lo que conserva de sus habilidades. De otro modo sería como observar un pedazo de historia inerte, y eso sería ridículo.

Aretha-Franklin-03

Comenzamos las vacaciones recorriendo a nuestra bola la ruta de la música americana /ruta del blues, partiendo de Chicago y visitando ciudades como Nashville, Memphis (donde nació ésta artista de la que aquí hablamos) y Nueva Orleans. Diez días después ya habíamos visto un montonazo de buenas bandas en garitos que programaban country, blues, soul, jazz o r& b y un vuelo interno nos acercó hasta la costa oeste para continuar las vacaciones en un punto de los Estados Unidos en el que también se encuentra mucha música en directo pero que carece del encanto de la ruta que acabábamos de atravesar con nuestros cinco sentidos totalmente disparados.

Aretha-Franklin-05Así pues, en éste segundo tramo fuimos en busca de vacas sagradas, sabiendo que Los Angeles era un buen lugar para disfrutar de un concierto grande que probablemente no llegaría hasta Europa, al menos no en un futuro cercano. Sirvieron de introducción al show un monólogo de uno de los cómicos favoritos de la artista seguido de un rap (bastante fuera de lugar) cantado por uno de los hijos de la misma. Y después al lío: Aretha Franklin en directo y con banda de lujo. Casi nada. Pistoletazo de salida con la risueña (your love keeps lifting me) higher and higher, popularizada en su día por Jackie Wilson, continuada por la estremecedora balada (you make me feel like) a natural woman, de Carole King y Gerry Goffin.

 

Llegados a ese momento ya se apuntaban maneras rotundas de éxito y la reina del soul sorprendió aún más con don´t play that song y ain´t no way, ésta última compuesta por su hermana menor a finales de los sesenta y grabada por la propia Aretha. La ristra de canciones potentes no cesó en ésta primera parte del show, con un Think (compuesta por ella misma) totalmente explosivo y un chain of fools muy sexi en el que, a pesar de todo, no alcanzó a dar la nota más alta de la canción, que se encuentra en el minuto 1´30´´ de la canción original. No importó, porque casi ni se notó y a éstas alturas ninguno espera encontrar a la artista que encandiló a medio mundo con 25 años.

Aretha-Franklin-02

Sus recientes problemas de salud hacían presagiar quizás un show menos pulido, y desde luego no lo que nos encontramos en aquel teatro de Los Angeles, que fue a la artista septuagenaria a la que todos habíamos escuchado en muchas canciones, dejándose la piel y alcanzando el notable alto y el sobresaliente en cada uno de los temas. La operación a la que Aretha tuvo que someterse para extirpar un tumor se dio hace cuatro años y después aún tuvo que cancelar algunos de sus shows hasta que hace año y medio volvió y, hasta ahora, sin sobresaltos. De todo ello habló en el intervalo gospel que hizo junto con uno de los William brothers, al cantar precious moments (de su Lp de directo Amazing grace de 1972) y enfrentarse  a lo que le sucedió y lo que sintió, improvisando con valor y sin pudor sobre esa celestial base de gospel. Esa canción se la dedicó al enorme Berry Gordy, fundador de la Motown que se encontraba en la sala y que a sus 85 años se conserva muchísimo mejor que la mayoría de sus coetáneos. Aretha aprovechó para saludar a  algunos de sus otros amigos artistas que se encontraban allí: algunos actores y actrices que no pude descifrar, así como el músico Ray Parker Jr o la actriz Halle Berry (ningún parentesco con el capo de la Motown).

Aretha-Franklin-04

La segunda parte del concierto fue bastante más relajada, con algunas baladas entre la que se encontraba el bridge over troubled water de Simon & Garfunkel cantada a su modo de forma excepcional y my cup runneth over, junto con puntuales subidas de ritmo en i will survive (popularizada por Gloria Gaynor) y con el final de soul-pop moderno de freeway of love, que Mrs Franklin grabara en 1985. Muchas de las personas allí presentes fueron marchando hacia el final de ésta última temiendo las colas en el parking, y no pensaron que se iban a perder una de sus inexcusables joyas: r-e-s-p-e-c-t. Y mira que es complicado mejorar una canción de Otis Redding, pero Aretha lo hizo hace tantísimos años y por eso suele dejar dicha canción para el bis.
Por pedir, me hubiera parecido más completo si hubiera interpretado la desgarradora i never loved a man (the way that i love you) o la reciente versión que había realizado de la canción de Adele rolling in the deep, cosa que no ocurrió, pero fue más que suficiente la calidad y el minutaje del setlist.

Aretha-Franklin-07

Aretha-Franklin-06En total 2 horas y diez minutos de concierto propiamente dicho, en el que se repasó lo más reseñable de cincuenta años de carrera discográfica. Sesenta si contamos sus inicios en el gospel siendo una adolescente. A veces la llaman “la auténtica reina del soul”, y ésta es una expresión nada desencaminada, porque cuando Aretha coge una melodía y la usa con sus prodigiosas maneras nos transporta en un momento al espacio sideral del soul. Clásica y excitante aún a día de hoy.

 

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA