Crónica Bilbao BBK Live 2013-3ª Jornada

Portada

35.000 personas en la primera jornada, 32.000 en la segunda y 37.000 en la tercera y última jornada. Un total de 105.000 personas en la octava edición del Bilbao BBK Live. El año pasado fue el récord del festival con un total de 110.000 personas, pero el balance de ésta edición es más que positivo.

Para la última jornada del Bilbao BBK Live 2013 el programa estaba lleno de pesos pesados de la música.

White Denim, cuarteto de Austin, Texas, dio el pistoletazo de salida con su rock progresivo y experimental de enfoque improvisativo. Sudaron la camiseta no solo porque su música así lo reclama que es enérgica de cambios de ritmo inesperados, sino también porque ofrecieron una muy buena actuación. Algunas de las canciones que pude escuchar fueron At the farm y Drug.

Irreverencia punk, actitud gamberra, y rockera, y una explosividad garajera en su música hacen de los suecos The Hives una apuesta más que segura para la diversión del personal. Tuve la oportunidad de verles en una edición del Azkena Rock Festival y ahora aquí en el Bilbao BBK Live y no me han defraudado en ninguna de las dos ocasiones. Desde el primer momento se comunicaron con la audiencia. Entienden sus directos como una ceremonia colectiva para divertirse. Interactúan constantemente con el público y no paran de principio a fin. Come on!, Main offender, Hate to say i told you so y su explosiva Tick tick Boom fueron algunas de las canciones que bastaron para que éste grupo sueco recibiera la mayor ovación del festival hasta el momento. Solo Green Day les arrebató este honor que concede el soberano público.

Fermin Muguruza es historia viva del rock vasco. Ex-Kortatu, Ex-Negu Gorriak y ahora con sus proyectos propios que van desde la música, la producción audiovisual, colaboración en prensa, radio y hasta televisión, hacen que sea extremadamente difícil resumir en palabras la biografía de un hombre comprometido políticamente, de inmensa creatividad musical e incansable trabajador. Kontrakantxa No More Tour 2013 es la vuelta de Fermin Muguruza tras un tiempo alejado de los escenarios para celebrar 30 años de carrera musical. Kontrakantxa es la formación de 9 músicos que le acompañan, muchos de ellos están con él desde que formara Negu Gorriak, y No More Tour 2013 es la gira que le ha llevado por el norte y sur de Europa, las américas y oriente medio. En Bilbao hizo bailar a una audiencia que desde el principio empatizó con él. Es lo que tiene estar en casa. Interpreto algunas de las canciones de los legendarios Kortatu y Negu Gorriak como Sarri sarri y Gora Herria, respectivamente. También Big Beñat y una versión de Zuloak (Zuloak riot).

Combinan brillantes melodías pop con ritmos africanos, afro-indie dirían los resabiados, y visten con polos y camisas de Ralph Lauren abrochadas. Son Vampire Weekend. A primera vista no encajan con el manido estereotipo o cliché de rebelde del rock and roll, pero como siempre las apariencias engañan. Son unos revolucionarios en la música y en la actitud y sus letras reflejan una tensión y confrontación entre los más favorecidos y los menos favorecidos de la sociedad. Fueron acusados de imperialismo cultural por ser unos chicos blancos universitarios de New York acomodados que se apropiaron de estilos musicales africanos desvirtuándolos poperamente para ser escuchados en forma de canciones en las fiestas hipsters de medio mundo. Con la publicación de su segundo álbum “Contra” (2010) dejaron más clara su filosofía y Ezra Koenig (cantante del grupo) no pudo contenerse más y respondió a las criticas: “nuestra banda es diversa, tu podrás llamarnos blancos pero hay un judío, un persa y un italiano… es una definición muy amplia de blanco”. También dijo que él creció en un barrio obrero del Bronx y que obtuvo una beca para estudiar en la prestigiosa Universidad de Columbia, pero no como una extensión de un privilegio, sino como vía para la educación. Escriben sobre las tensiones de las clases sociales en la vida moderna para establecer una crítica y hacen “música del mundo” porque fuera de los estereotipos y prejuicios hay mucha gente diferente en el mundo. Comparado con Paul Simon, otro músico judío, por su incursión y exploración dentro del Afro-Pop (Simon publicó en 1986 el clásico de ésta fusión de géneros “Graceland”) Koening-lider de Vampire Weekend-está orgulloso de compartir un legado e identidad cultural con otros judíos insignes de la música (entre ellos Bob Dylan, Leonard Cohen, Lou Reed y Beastie Boys). Tienen un nuevo disco en el mercado “Modern Vampires of the City” (2013) en el que ya parece que han encontrado su propio sonido donde los arreglos electrónicos, a cargo de Batmanglij, teclista del grupo, tienen más peso. Empezaron con Cousins, White sky, Cape cod kwassa kwassa y les siguieron Horchata y A-punk. Interesante ver donde les llevará su madurez musical.

Como cabezas de cartel Green Day, grupo de punk melódico formado en Berkeley por Billie Joe Armstrong, letrista, cantante y guitarra principal, y Mike Dirnt, bajista. Soy un viejo fan de Green Day, perdonen las molestias. Fueron para mi la banda sonora de mis tiempos prepuberes. Algunos les critican que hagan un punk fácil y sencillo para jóvenes despreocupados y acomodados refrito en un emo adquirido de unos años para acá, y titubeo si darles la razón con la perspectiva que me dan los años. Pero creo que no. Muy pocos grupos pueden decir que han conectado con los adolescentes de tres generaciones sucesivas. Sus canciones están en el subconsciente de todo fan de la música rock contemporánea. Surgidos del mítico club 924 de la calle Gilman de California donde la sensibilidad punk estaba en efervescencia, se puede decir que fueron parte de una escena musical de la que solo quedan ellos. “Dookie” (1994) les dio a conocer por todo el mundo, pero American Idiot (2004) es considerado una opera punk-rock, una diatriba en forma de protesta política a la guerra de Iraq, la administración de G. W. Bush (hijo) la credulidad y la paranoia americana que se ha convertido en musical de Broadway (http://www.americanidiotthemusical.co.uk/ ), al que le siguió 21st Century Breakdown (2009) y en el 2012 la trilogía ¡Uno!, ¡Dos! y ¡Tré!. Sus actuaciones siguen un esquema muy popular de la teatralidad de los grupos que han alcanzado una cierta masa crítica. Cañones de papel y camisetas, mangueras de agua, una invitación a una persona de entre el público a tocar con ellos las notas de alguna canción o cantarla y ser largos en duración: dos horas y media se gastaron los Green Day. Un poco largo el concierto para tanta emoción que asimilar, pero felicidad. Según Billie Joe, que nos dijo a todos los que estábamos allí concentrados, éste concierto de Bilbao iba a ser el último concierto de Green Day de la gira 99 Revolutions, pero le debe de haber afectado la medicación para su desintoxicación del alcohol y otras substancias porque todavía les queda Reading y Leeds. Bueno, un lapsus lo tiene cualquiera. Veintitrés canciones más cuatro bises. Abrieron con 99 revolutions, hicieron una versión de AC/DC (Highway to hell), el hijo de Armstrong, Jakob, subió al escenario a tocar la guitarra mientras una persona escogida al azar cantó la letra de Longview, tocaron, por supuesto, Basket case y American Idiot y se despidieron con Minority. Lo que más me gusto fueron las palabras de amor de Armstrong. Dijo algo así como que nos olvidáramos de la corrupción y otros problemas de la política, del odio y la rabia de nuestras vidas cotidianas y que hiciéramos de esa noche mágica, de amor y de diversión. Trataré de tenerlo presento en mi día a día Billie.

Tras la apisonadora máquina del showbusiness que son los Green Day el remate final con la hyperfiesta del archiconocido Dj Norman Cook, o lo que es lo mismo, Fatboy Slim. No pude verle hasta el final y de esto seguro que me arrepentiré. Hasta aquí la octava edición del Bilbao BBK Live. El próximo año más y mejor.

Acerca del autor

Aníbal Monasterio Astobiza es licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto (2003), Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco (2010) y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco. Le gustan los huevos fritos y las patatas fritas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA