Booker T Jones @ Sala BBK 24-01-2015

Portada

Fotos: Marta Bravo
Booker-T-Jones02

Booker T Jones seguramente pase a la historia como “el músico invisible al que más veces hemos escuchado”.  Invisible en el sentido de que la gran mayoría de su carrera discográfica la ha desarrollado en la sombra como compositor, productor o como músico de sesión del mítico sello Stax. Con su grupo Booker T & The Mg´s grabaron (además de sus álbumes instrumentales) un buen puñado de discos de artistas que firmaban con el sello: Otis Redding, Eddie Floyd, Sam & Dave o Rufus Thomas, entre muchos otros. De éste multi instrumentista hemos escuchado sobre todo su órgano y piano en docenas de clásicos singles de soul y r & b en los que generalmente se presta más atención al cantante solista que al buen hacer de éstos músicos, que fueron los que en cierto modo forjaron el sonido del soul sureño. Poca broma.
En la península su gira recayó en dos ciudades: Bilbao y Madrid. Y a la sala BBK de Bilbao Booker T se trajo una formación de lujo: la certera base rítmica formada por Darian Gray a la batería y coros y Melvin Brannon Jr al bajo y coros, además del solvente  Vernon “ice” Black a las eclécticas guitarras. Éste último tan pronto se entregaba al rock como se paseaba por los confines del r & b y añadía matices jazz cuando así se precisaba para según qué temas. Para el setlist escogieron algunos clásicos de los Mg´s pero no fue sólo un concierto instrumental, ya que más de la mitad del show estuvo compuesto de canciones cantadas por el septuagenario Booker T.

Booker-T-Jones03

Cosas muy melódicas como “Hip Hug-her” o la notable “Soul limbo” (de aires latinos) fueron parte de ese tipo de repertorio, al que también sumaron “everything is everything” de Lauryn Hill (grabada por Jones en su anteúltimo trabajo), así como la reciente “Father son blues”, contenida en su último álbum de estudio y en la que participó su hijo, Ted Jones. El vástago se quedó durante gran parte del concierto, haciendo de guitarrista rítmico con algún que otro solo en momentos puntuales. También tuvieron caprichos para versionar como “take me to the river” de su colega Al Green (con un rap incorporado, entonado por el batería), el  mítico “Hey Joe”, en el que Booker T se colgó la guitarra, el necesario blues de “i´m a man (Mannish boy)” de Muddy Waters y la versión del “purple rain” de Prince que se marcaron padre e hijo, con el guitarrista Vernon Black acompañando con gloriosos coros. El resultado fue una versión gospel del tema, que seguro emocionó a más de uno, fuera o no fan del de Minneapolis.

También hicieron uso de canciones en las que Booker T había participado de una u otra forma. Así, la hippiesca “love the one you´re with” de Stephen Stills sonó resuelta y fresca, “knocking on heaven´s door” (en la que Jones había tocado el bajo) no estuvo tan manida como imaginábamos y en “born under a bad sign” (compuesta por Jones y William Bell para el bluesman Albert King) nos encontramos con un Booker T en perfecto estado vocal. O puede que sea que el blues le sienta a su garganta como un guante. Terminaron con la colorida “time is tight”, que utilizaran los Blues Brothers al principio de sus shows, animando al público a una ovación sin igual. Para el bis se guardaron la curiosa mezcla que supone el “hey ya” de Outkast (en instrumental) con “i´ve been loving you too long (to stop know)” de Otis Redding, en la que Jones había participado de su grabación y que cantó correctamente, sin llegar obviamente ni a la mitad del registro de Redding, pero disipando dudas acerca de su estado vocal, que es bueno. En total más de hora y media de música que pasó volando. Ya fuera de la sala fue cuando cada uno lo entendió a su manera: acabábamos de tener una cita única con un pedazo bien grande de la historia de la música americana.

Booker-T-Jones01

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA