BIME Pro

Portada


cartel-carton

El BIME en su vertiente comercial y profesional, el llamado BIME Pro, tuvo una programación llena de eventos muy especiales entre los días 29 y 31 de octubre, además de actividades paralelas de las que caben destacar el BIME Recruiting por su función de activación laboral, donde un conjunto de empresas ofrecían oportunidades de trabajo en las industrias creativas, y el Transmedia Day producido por Media Attack en colaboración con BIME Hack Day, donde se exploró y profundizó con mesas redondas de expertos sobre la práctica y teoría de expresar narrativas a través de distintos medios.

Para esta edición el país invitado del cual aprender mucho sobre su know-how y savoir-faire fue Reino Unido. Reino Unido lidera el mercado global de las industrias creativas y su sector musical es uno de los más influyentes. Con el cocktail de recepción con presencia del embajador del Reino Unido, Simon Manley, se abría formalmente el BIME.

Con una estimación de asistencia de unos 1500 profesionales un 40% vascos, representación europea del 14%, latinoamericana del 2,5% y EE.UU. y Canada del 3%; se puede hablar que el BIME Pro es un foro para las industrias creativas aplicadas al sector musical con propósito de permanencia.

Para empezar, se celebró el primer congreso de Festivales de Música Españoles en colaboración conjunta entre el BIME y la APM (Asociación de Promotores Musicales). Durante este primer congreso la temática vertebradora de sesiones de mentoring, coloquios y ponencias fue la financiación. Se reunieron más de 50 representantes de los festivales más significados de la península.

El BIME y la APM quieren convertir este congreso anual de Festivales de Música Españoles en el punto de encuentro de los responsables y profesionales de los distintos festivales con el objetivo de compartir experiencias y saberes que hagan frente a los retos de la organización de los festivales. Este año ha sido la financiación, pero cada año el eje temático será distinto.

cajas-BIME-carton

El jueves día 30 desde las 11:00 hasta las 13:00 horas se presentaron soluciones innovadoras en materia de venta de entradas y acceso, servicios en festivales, apps, seguros y el negocio del turismo musical. El viernes día 31 desde las 10:00 hasta las 18:00 se habló de marcos legales, financiación pública/privada y modelos alternativos de financiación. Como te puedes imaginar las cifras de un festival de música son astronómicas.

Un festival grande en números se puede describir en términos medios (todo aproximadamente) en 50 personas dedicadas al montaje de escenarios, metros y metros de cable que pueden cubrir tu barrio entero, miles de litros de bebida, los más de 4 ceros en el caché de algunos artistas, los costes de producción… Es para estresar a cualquiera gestionar adecuadamente todo lo que conlleva la buena marcha de un festival.

También tuvo lugar el primer encuentro jurídico dirigido a la industria de la música. Se celebró el día 30 de octubre y su propósito fue mostrar a los asistentes las relaciones entre el mundo jurídico y la industria musical. Se pretendió ofrecer una panorámica de la relación entre la legislación y la música más allá de los conceptos manidos de propiedad intelectual, derechos de autor y piratería. Indudablemente el hecho de que las TICs permitan la copia, almacenamiento y distribución de la música en soporte digital, así como la posibilidad de descarga desde Internet, afecta la creatividad musical y a la industria en general.

BIME-charlas

El difícil equilibrio entre la accesibilidad de la información y el sostenimiento de la cultura digital abierta, y por otro lado, encontrar la mejor forma de compensación para los creadores; es uno de los temas centrales del derecho musical.

Pero sin duda, otro gran tema son las acciones legales que se han de tomar: ¿se deben las acciones legales dirigir a los servidores y redes que comparten música ilícitamente o se deben dirigir contra los individuos que se descargan contenidos? Sin embargo, en el día a día de la organización de un festival los temas legales que preocupan a la hora de celebrar el evento no son estrictamente los derechos de autor o la descarga ilegal de contenido.

En los festivales al aire libre la impredecibilidad del tiempo hace que se puede cancelar un día o el festival completo con la necesidad de asegurar el evento. También el equipo alquilado necesita asegurarse cuando se está haciendo uso in situ. En la creciente sociedad de litigios que vivimos cualquier grupo de interés que acuda a un festival, desde el público, anunciantes, artistas, personal empleado… puede demandarte por incumplimiento de términos y condiciones de contrato. Tener toda la documentación en regla es un prerequisito esencial. Estos son los verdaderos problemas legales de un festival de música. Cada festival es diferente, pero hay relación causal entre el tamaño y la complejidad legal. Cuanto más grande más complejo el tema jurídico.

Dividido en dos partes: propiedad intelectual y nuevas tecnologías; y tributación y nuevos modelos de financiación y gestión con ponentes como Joan Sala co-fundador de Verkami, Leonardo Neri asociado de la firma de abogados Montero- Aramburu, Alvaro Querol de la firma de abogacia Querol-Yzaguirre, Rodrigo Gallego de la firma de abogados Gallego y Rivas, Joe Perez-Orivé director de marketing de Ticketmaster, Estela Cabrera del departamento legal de Universal Music o David Otero artista. También intervino un ponente de última hora que creo recordar se llamaba Domingo León consultor de marketing. Se habló de deducciones fiscales, derechos de imagen, ley general de publicidad, contratos, patentes y registros de marca, ley de comercio electrónico etc. Un punto de consenso entre todos los ponentes fue la desproporcionada y arbitraria de la reforma de la nueva ley de propiedad intelectual que precisamente ese mismo día se aprobó en el congreso. Una ley muy politizada que solo beneficia a los operadores.

Como no podía ser de otro modo el BIME tiene la característica de ser el puente entre los mercados europeos y latinos. Las similitudes culturales y la lengua sitúan al BIME en posición de servir de plataforma para la música de ambos lados en su incursión en el mercado objetivo.

Por esta razón el BIME volvió a mirar a América Latina y celebró el mayor encuentro de ferias latinas. Se contó con la presencia de los representantes de los festivales más importantes al otro lado del Atlántico: Thomas Cookman (LAMC/Nacional Records), Alicia Zertuche (SXSW), Melina Hickson (Porto Musical), Francisca Valenzuela (Pulsar). También se contó con destacados profesionales: Chucki Garcia (programador artístico Rock al Parque), Gabriela Gómez (promotora de eventos, Festival Corona Capital), Octavio Arbeláez (REDLAT), José de la Barra (Lotus Producciones), Herminio Gutiérrez (music supervisor), Alexia Muñiz (responsable de Música en la Subsecretaria de las Industrias Creativas, Buenos Aires), Matias Loizaga (Pop Art Music), Philippe Siegenthaler (Absent Papa Events), Ernesto Mancilla (SoundMachine), Eduardo Rocca (Crack Producciones) y Judy Cantor-Navas (Bilboard).

En la sesión plenaria titulada “Introducción al mercado musical español” se habló de la caída en la inversión pública en relación a la música en vivo. Por ejemplo, Mauro Lozano Belda del Ministerio de Cultura aseveró que hay una correlación directa entre la industria musical o cultural y el consumo interno. La crisis, por consiguiente, ha afectado al sector. Primer diagnóstico. Pero señaló lo que para él es toda una sorpresa: el hecho de que el soporte físico ha experimentado un gran repunte.

BIME-charlas-02

Carlos Garcia Doval de Promusicae apuntaba en la misma dirección. Una caída global en los beneficios de la música grabada desde el 2001, pero confiaba que artistas como Fito & Fitipaldis puedan arrastrar a los puntos de venta y distribución a una gran cantidad de gente y que por un efecto secundario compren otros productos. Muchos de los ponentes reconocieron que los esfuerzos de la administración podían ser mayores.

Alma Martínez de AEM (Asociación de Editores Musicales) que a grupa a editores con un repertorio significativo de géneros desde rap hasta rock reivindicó el rol de los editores. Los editores son los primeros que tienen contacto con los artistas y sus composiciones y son un eslabón importante en la cadena de creación cultural.

Ignacio Casado en representación de la SGAE dijo que la mayor preocupación en la industria un año más tarde es el IVA que ha pasado de un 8% a un 21%. Esto ha producido una serie de efectos colaterales en todo el sector. La gente deja de ir a conciertos, solo se salvan los grandes festivales en detrimento de los conciertos pequeños en las salas pequeñas. Como consecuencia los presupuestos municpales de ayuntamientos se han reducido contratando a menos artistas para todo tipo de fiestas.

También la tecnología y su aplicación en la música estuvo presente en el BIME con el Hack Day. De acuerdo con ciertos teóricos culturales y etnomusicólogos, entre ellos Timothy D. Taylor, el advenimiento de la tecnología aplicada a la música es uno de los cambios más importantes en la historia de la música occidental desde la introducción de la notación musical en el siglo noveno. El BIME Hack Day durante el viernes y sábado se presentó como un foro donde poder anticiparse a la nuevas direcciones de la la relación simbiótica entre tecnología y música.

Alemania: Tecnología y nuevas oportunidades para la industria musical daba título a otra de las sesiones con panelistas destacados. El letimotiv de la sesión fue cómo la tecnología se aplica a la idiosincrasia de la música, pero al mismo tiempo darse cuenta de que puede ser disruptiva cambiando por completo las reglas del juego, lo que implica que los artistas han de estar atentos a la vida digital. Se habló de la importancia de ciudades como Berlín que para muchos analistas es un ecosistema musical que se ha convertido en atractor o hub de innovación musical.

Los juegos y su relación con la industria musical fue también otro tema de discusión. Música y videojuegos son dos industrias con buen maridaje. Las fortalezas de un sector se pueden intentar crear en el otro, y viceversa. Por ejemplo, en el sector de los videojuegos es muy difícil que se viole la propiedad intelectual o los derechos de autor porque los elementos de creación son más complejos. Imagínate que se pudiera aprender de esto y transferirlo al modelo de negocio de la música. En esta misma dirección, la forma de entrega de los productos en la industria del videojuego con sus opciones de descarga segmentada en el tiempo para ampliar pantallas, accesorios etc. se podría trasladar a la forma de recepción del producto musical. Otra fortaleza del sector de videojuego hace referencia a la sostenibilidad del modelo de negocio. En este sector se es más diligente finacieramente porque en la música hay que pagar por los royalties por usar música. Spotify buena parte de sus ingresos van a pagar los royalties de los artistas.

Muy interesante fue la mesa de debate sobre los festivales internacionales y cómo desarrollar tu audiencia en el extranjero celebrada el miércoles día 29. Allí representantes del Fuji Rock, Sonar, Estéreo Picnic y jefes ejecutivos de agencias hablaron de plataformas y marketing digital, el uso del streaming y portales de subida y descarga de fotos para crear comunidad y lealtad a la marca del festival. De acuerdo con Ventura Barba, director ejecutivo del Sonar, en su quehacer diario lo que le motiva son dos cosas: vender tickets y construir marca. Si para ello la tecnología es útil, bienvenida sea. Pero no se puede ser un celota de la tecnología como era un acompañante mio que especulaba sobre posibles usos de la tecnología en la experiencia del evento musical. Ninguna tecnología puede sustituir la experiencia de estar ahí escuchando tu música favorita. Y en esto tanto Ventura Barba, Philippe Siegenthaler (Estéreo Picninc) como Jason Mayall (Fuji Rock) están de acuerdo con mi opinión.

En una de las charlas Bob Leftsetz conocido y respetado analista musical de los EE.UU. nos hizo una radiografía del mundo pop de la música, sus cotilleos, estilos etc. de su país.

La programación del BIME Hack Day se caracterizó por mesas redondas sobre el transmedia en el País Vasco, ponencias, presentación de diversas iniciativas y herramientas. Entre ellas el análisis del “Big Data” de las administraciones públicas con Aragón Open Data, presentación de plataformas multicontrol remoto para distintos dispositivos a cargo de Remotte, talleres de impresión 3D, mecánicas de juego y uso de la tecnología kinect. También hubo premios y sorteos de smartphones, robots y hasta un hackathon.

El Transmedia Day transcurrió con una mesa redonda de expertos: Fernando Santiago de Artevia, Arturo Monedero de Delirium Studios, Aletxu Etxeberria de The Blackout Project, Artiz Galarza de ETB y Ana Hormaetxea guionista. Se dieron una serie de premios a distintas iniciativas que se han servido del transmedia para contar su historia. Premio Centa 2014 al proyecto NEXOX CONEXOS y Premio CONDUCTRR 2014 a Gifted Corporation una serie web que esta cosechando una gran cantidad de galardones algunos de ellos internacionales. Para quien todavía el concepto de “transmedia” le suene a chino la idea de transmedia es que distintos soportes ayuden a crear una narrativa coherente. Por ejemplo, una película que tiene una serie, y a su vez un videojuego, es transmedia en la medida en que estas distintas plataformas de distribución del mensaje se complementan para crear una narrativa cohesionada.

transmedia

Algunas de las preguntas que el moderador, Diego Urruchi co-fundador de Mediattack, lanzó a la mesa redonda fueron: ¿en qué momento de la concepción de la idea se piensa en transmedia, desde el inicio o es con el desarrollo de la idea cuando se piensa en crear una narrativa en distintos medios? Una pregunta que también contestaron los expertos fue si normalmente existe el suficiente expertise en casa o hay que subcontratar. Pero la pregunta que a todos interesa es cómo monetizar el transmedia y cómo obtener financiación. También se habló de casos de éxito de transmedia como Dysney World.

Durante todos los días del BIME Pro se llevaron a cabo distintos showcases en donde se mostraba el trabajo de varios artistas de distintas nacionalidades (China, Mexico, Israel, Canada….) Se celebraron en la sala Luxua del BEC, el Cafe Antzokia, sala Azkena y La Ribera Bilbao. Entre los artistas que pude ver se encontraban David Douglas (Dj), Little Jesus desde Mexico, Camila Moreno y su canción protesta desde Chile y Pribiz unos chicos muy jóvenes desde Cataluña, pero con un gran futuro. También mencionar al quinteto We Used to Pray, un rock alternativo de sintetizadores.

Acerca del autor

Aníbal Monasterio Astobiza es licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto (2003), Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco (2010) y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco. Le gustan los huevos fritos y las patatas fritas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA