BIME Pro 2015

Portada

 12182962_1034827253215673_2475331224423319978_o

Industria, artistas y público tuvieron su cita obligada en la tercera edición del BIME 2015 del 28 al 31 de octubre. Los números de las ediciones pasadas son contundentes. El año pasado más de 20.000 asistentes al BIME Live y 1.400 profesionales, 890 empresas participantes, 500 speedmeetings y 130 ponentes en el BIME Pro. A la espera del balance de este año decir que las impresiones de esta tercera edición fueron positivas.

El BIME Pro es un congreso de la industria musical de tres días de duración, 28-29-30 de octubre, que se celebró en el BEC! de Barakaldo y distintos espacios de Bilbao para showcases (Azkena, Kafe Antzokia, La Ribera, Ambigú, Residence Café, Coppola Bilbao, Stage Live) y que ofrece a profesionales de la música, artistas, startups y/o emprendedores de sectores tecnológicos relacionados con la música una plataforma para mostrarse, hacer networking y llevar a cabo negocios. Por otro lado, el BIME Live, 30-31 de octubre, es un festival de música donde el público pudo disfrutar de sus artistas favoritos del panorama musical internacional.

El BIME como concepto de festival de otoño y congreso del sector de la industria musical es una cita ineludible donde las industrias creativas y/o culturales se reúnen en torno a la industria de la música. Aunque las industrias creativas y/o culturales tienen una idiosincrasia diferente a la industria musical, ambas tienen nexos en común como la innovación y el emprendimiento. Será cuestión de tiempo ver como el BIME se convierte en un foro de industrias creativas girando sobre un eje central, la música, pero que muy probablemente se expanda hacia el cine, la tecnología, la moda, la salud, educación, la sostenibilidad…

En términos generales un congreso + festival como el BIME no es que sea una conspiración o contubernio de la industria de la música para investigar qué métodos son eficaces y hacerte que compres mucha música en aquel formato que más te guste ya sea CD estándar, digital o vinilo. Hay industrias e industrias en la música como describe muy bien John Seabrook en su libro “The Song Machine: Inside the Hit Factory” y el BIME es un encuentro para conocerse, buscar oportunidades y sondear nuevas formas de trabajo entre los profesionales, no manufacturar artificialmente un producto para vender “como churros” gracias al trabajo de unos productores y escritores de canciones suecos (o no) en la sombra. Si algo es la música es naturalidad, no se puede predecir qué hará al público conmoverse. Pero tanto los organizadores del BIME como sus asistentes, representantes de un cierto tipo de industria de la música, ponen todo su esfuerzo y trabajo en generar la mejor experiencia cuando vas a un festival o analizar cómo crear la mejor convergencia entre tecnología y música.

12189063_1033506956681036_5779256984275635082_n

El BIME Pro, el congreso o la vertiente profesional, contó con una agenda repleta de soluciones para los festivales que quizá muchos profesionales, directores de festival etc. no sabían que existían.

Las conferencias con más de 100 ponentes tocaron temas como la internacionalización, las tecnologías y el emprendimiento.

Se produjo, como cada año, el mayor encuentro con la música latinoamericana, 143 ponentes y 30 empresas de América Latina asistieron; reuniones con delegados de Latinoamérica, Europa y Norteamérica; speedmeetings y showcases con bandas de 10 países, contando para esta edición 2015 con Francia como país invitado. Por supuesto, se celebró el foro de empleo de las industrias creativas, BIME Pro Recruiting para la activación laboral con más de 20 puestos de trabajo esperando ser cubiertos; el startup summit encuentro de emprendimiento de las industrias digitales con inversores analizando dónde apostar su dinero para ayudar a crear las nuevas empresas del futuro. Para esta ocasión, se dio la oportunidad a tres startups argentinas de encontrar financiación para desarrollar sus proyectos. También se contó con el Hackday o el encuentro de desarrolladores tecnológicos; el encuentro jurídico donde abogados y artistas discutieron la relación entre la legislación y la música; el congreso de festivales con más de 70 festivales (Sonar, Lolapalooza…) presentes a través de representantes, muchos de ellos los propios directores del festival, hablando sobre el interés de las marcas por invertir en los festivales.

12118808_1033559530009112_6998278456894854536_n

El primer día, miércoles 28, el BIME actuó en calidad de anfitrión albergando la segunda edición de los premios FEST y el Festival In-Edit Beefeater. Los primeros son unos premios iniciativa de bythefest.com y la Asociación de Promotores Musicales (APM). Para esta edición de los premios FEST incorporaron un nuevo galardón para el mejor festival de tamaño medio. El Festival In-Edit Beefeater colabora un año más con BIME para traer sugerentes propuestas de cine documental y cine especializado en música.

El programa dio comienzo a las 11:30 con una conferencia que como cada año realizó una memoria y balance del ejercicio anterior del mercado musical español. Durante el panel se habló sobre el estado de salud de la música en España. Parece ser que la música grabada en términos de ventas está empezando a recuperarse de acuerdo con los datos de Promusicae presentados por Carlos García. Inma Grass de la UFI, una asociación musical, dijo que estamos siendo testigos de un periodo de adaptación. Un momento de transición de lo físico a lo digital y cambio en la gestión de audiencias. Los servicios de streaming son los responsables de la mejora en las estadísticas y el representante de Spotify, Miguel Bañon, comentó que el modelo de negocio de Spotify de ofrecer, por un lado, contenido gratis pero con publicidad y, por otro lado, contenido bajo suscripción- el llamado freemium- es un modelo de negocio bastante óptimo.

Se habló también de cómo el entorno o ecosistema, por utilizar la expresión de Xabier Manresa de APM, que rodea un concierto (quién puede asistir y quién no, teniendo prohibida la entrada a los menores en algunas comunidades autónomas) es un completo sinsentido. Porque si eres menor puedes entrar a un bar (donde hay alcohol) pero no puedes ir a un concierto y esto es en parte la causa responsable de las bajas cifras.

12183776_1033404826691249_6582195133745248922_o

En el panel sobre Alemania y formas alternativas de incluir a las marcas en los festivales se habló de estrategias de contenido. Por estrategias de contenido se hizo referencia el ratio de “engagement” en redes sociales ( los “likes” y las veces que se comparte contenido) etc. La forma tradicional es hacer publicidad de tu marca, pero esto es efímero. Lo fundamental y más efectivo es crear una fidelidad emocional con el asistente al festival: crear valor emocional. No saturar con banners o logos de marcas en los escenarios o sitios del festival, sino ser más creativo a la hora de utilizar métodos de posicionamiento de marcas.

Por ejemplo, Lara Goldsworthy, sin tener que hacer mucha ciencia, comentó que en una acampada de festival la gente está mas sensible o es más receptiva a marcas de moda porque está fuera de casa y no tiene una forma más consistente de arreglarse. Es por ello que marcas de champú o perfumes pueden tener su hueco ahí. David Boldt representante del Feel Festival nos habló de su caso de cómo hacen que las marcas estén ahí, pero no se vean.

Entre los eventos especiales del primer día a destacar Workshop Internationalization para el Gobierno Vasco. Otras conferencias interesantes en la sesión de la tarde fueron el futuro de los sellos discográficos y cómo la tecnología puede crear una disrupción traumática á la Shumpeter destruyendo el modelo de negocio existente actualmente, pero para crear otro nuevo que nace de las cenizas del anterior.

Se habló de las posibilidades que tiene el “direct2fan” como modelo alternativo al tradicional artista/sello. A este respecto me viene a la cabeza la expresión utilizada por Thom Yorke para referirse a Spotify y a los intentos de una industria caduca por capitalizar un retorno económico siguiendo un modelo que ya ha acabado: “el último y desesperado pedo de un cuerpo que está muriendo”.

La tecnología hace tiempo que ya ha cambiado la forma de consumir música. Hace tiempo un CD te podía valer 15 euros, ahora una canción vía streaming la compras por 99 céntimos o la discografía entera por 10 euros, o lo que es peor gratis si tenemos en cuenta la piratería. Esto es una caída brutal en los ingresos para todas las partes de la industria. Pero es que quizá había demasiados actores o intermediarios en el negocio de la música. La tecnología actual ha cambiado tanto el panorama, sin considerar lo que la nueva y todavía por venir tecnología puede hacer, que puede que no nos hayamos dado cuenta de que la “burbuja musical” nos ha estallado en la cara.

12182933_1033405246691207_3297771871374428234_o

Ahora, en los momentos de transición del modelo antiguo hacia el nuevo todavía por descubrir, los grupos y artistas tienen que girar sin descanso para ganar lo que antes ganaban y esto les hace que improvisen estudios de grabación en habitaciones de hoteles o no tengan tiempo para ir al estudio, lo que se traduce en música de menos calidad y sin carácter innovador. La música, dicen algunos, suena igual escuches lo que escuches porque la dinámica del ecosistema musical empuja a los artistas a prácticas para seguir donde se estaba con el anterior modelo, en un mundo que abraza un modelo completamente nuevo. Y esto afecta a la industria, a los artistas y al público o la cultura en general. Los artistas ya no hablan del mundo son “barbies” o “kens”y da igual de qué género hablemos: la apariencia o la estética superficial de un tatuaje en el brazo o el pelo de aquella manera es lo único importante y sus canciones productos industriales seriados de acuerdo con la última técnica de marketing. Pero ¿qué pasaría si los artistas se beneficiaran de la tecnología para crear ellos mismos todo el ciclo de valor del producto que en definitiva es su propia música desde la creación, promoción, distribución y management?

En el encuentro jurídico se abordaron cuestiones legales como el reparto de royalties en los nuevos modelos de negocio donde el modo de consumo de música ha cambiado. Publicar un disco no es más que un elemento de promoción para que el público asista a tu concierto, así opinó Iván Ferreiro (artista). Se puso el acento en crear un modelo de explotación digital más justo donde todas las partes se encuentren en una situación win-win. Muy pocos artistas saben los acuerdos de confidencialidad que tienen las grandes casas discográficas con servicios de streaming, como Spotify, y cuánto les corresponde. La industria en general reclama menor opacidad, bajada del tipo impositivo o IVA (recordemos que es del del 21%), reducción en el pago a las entidades de gestión como la SGAE que impone un 10%, porque sino cuando un grupo quiera hacer una gira con 50 fechas por Europa, los promotores españoles no podrán competir con otros países con fiscalidades más flexibles.

En la conferencia con el país invitado como protagonista se habló de cómo Francia consigue ser el quinto mercado más grande del mundo. Francia cuenta con más de 1.200 festivales y su volumen de facturación para el año 2014 ascendió a 600 millones de euros con más de 500 artistas girando por todo el mundo. A las 18:30 tuvo lugar el cóctel de bienvenida inaugurando oficialmente el BIME con autoridades del Gobierno Vasco y francesas.

El segundo día, jueves 29, desde las 10 de la mañana hasta las 19:00 sesiones de netoworking, conferencias y eventos especiales. La conferencia bajo la denominación Music-Future-Talks titulada plataformas y videojuegos trató el modo en que se consume música a través de múltiples plataformas digitales, en los videojuegos y distintos dispositivos electrónicos como móviles, tabletas etc. Desde las 10:30 dentro del apartado de eventos especiales se celebró el BIME Recruiting, el foro de empleo de las industrias creativas. Más de 20 puestos ofertados por las empresas mas significativas de la industria musical o con divisiones de negocio en el sector de la música esperan ser cubiertos. Empresas que participaron en el BIME Recruiting fueron PayPal, PEPSICO, Last Tour, Phillip Morris International, Eiken, Sony Music, Ticketmaster… entre otras.

Otra sesión dentro de los eventos especiales fue la Metadata Academy donde se habló de la importancia de los datos masivos en las operaciones comerciales tanto físicas como digitales y de marketing. Se habló de la necesidad sistemas de tratamiento de datos unificados, sistema único, tambien del ISRC código internacional para clasificar las canciones. En el siguiente panel con representantes de agencias de marketing se discutió sobre el marketing digital y la necesidad de los tiempos a la hora de planificar las campañas tanto online como offline.

A partir de 11:35 de la mañana hasta las 19:00 tuvo lugar el congreso de festivales con sesiones que abordaron temas como las marcas y su presencia en los festivales. Allí se habló y reflexionó sobre qué son las marcas hoy día, porqué y cómo invierten las marcas en los festivales, el retorno económico que reciben, las estrategias que emplean y el modo en que buscan la fidelización emocional con el consumidor. A las 16:35 dentro del congreso de festivales se analizó como los festivales son un escaparate perfecto para la promoción de ciudades y territorios.

12187864_1033924349972630_8341246865836987485_n

En la sesión de tarde “Audiovisual y contenidos digitales: Un metasector innovador en Euskadi” organizado por Eiken y BEAZ en colaboración con BIME y englobado dentro de la XXI semana de gestión avanzada europea se invitó a varios representantes del sector en torno a un formato de mesas redondas divididas en publicidad y marketing, audiovisual y comunicación así como emprendimiento; para que opinaran sobre las oportunidades de la digitalización y creación de sinergias entre actores del mundo audiovisual en Euskadi y así para crear un hub o cluster (metasector) que permita generar oportunidades para todos.

Y al segundo día me decidí ir a ver un showcase como aperitivo antes del BIME Live. Recalé en la Stage Live y allí tuve ocasión de disfrutar de la música de raíces de Itaca Band que fusionan a la perfección el rock, reggae, la rumba, sonido caribeño y el ska melódico. Se les puede comparar con grupos como La Pegatina o Bongo Botrako y como ellos esperan internacionalizarse y llegar a un público más amplio. Nos presentaron su tercer largo Temerario (2015, Propaganda pel Fet!) 13 temas que nos hablan de la temeridad, de perder el miedo a vivir. Cuentan con las colaboraciones de Txarango, Los Barrankillos y Sclam y en directo han contado durante su gira con la participación en la producción de Gambeat, bajista de Radio Bemba la banda de Manu Chao. Diversión, baile, optimismo y también demandas sociales emergen en este delicioso álbum.

En el tercero y último día del BIME Pro se celebró desde primera hora de la mañana el BIME Startup Summit o encuentro de startups de las industrias creativas, musicales y digitales. Toda startup con un vínculo o relación con la industria musical pudo presentar su proyecto en el que las seleccionadas tuvieron la oportunidad de presentarlo ante un jurado profesional y panel de inversores nacionales e internacionales y donde la startup finalista recibió premios en metálico y en especie. Charlas keynotes y mesas redondas, con la presencia de agentes principales dentro del sector, ofrecieron su visión de la industria, así como speedmeetings entre inversores o business angels y startups para poder dar comienzo a aquellos modelos de negocio o empresas que puedan marcar un punto de inflexión en la industria.

También se contó con un área de stands donde 30 startups nacionales e internacionales pudieron mostrarse. De forma paralela, desde las 10 de la mañana hasta bien cerrada la noche se celebró el BIME Hackday un encuentro tecnológico más hackathon (reunión de programadores para el desarrollo colaborativo de software/hardware) que se produjo ininterrumpidamente hasta el mediodía del sábado 31. De esta sesión destacar la charla de Juan Riaza sobre soluciones de Web Scraping y la charla sobre gamificación que estaba prevista que fuera dada por Oscar Lage, pero que finalmente corrió a cargo de dos mujeres que no recuerdo sus nombres, también de Tecnalia.

En colaboración conjunta MMF Spain y BIME Pro, por segundo año consecutivo, desarrollaron el programa “MMF Meets the Managers” centrando al atención en el recién constituido MMF Latam Las conferencias para este día tuvieron como principal protagonista el mercado latinoamericano.

El BIME Pro del 2015 echó el telón de cierre con la conversación distendida e informal entre Julio Ruiz (Radio 3) y Jota (Los Planetas). Julio preguntó, entre otras cosas, el secreto de la supervivencia de un grupo que tiene 24 años de historia. En palabras de Jota parte del secreto consiste en creer en el arte y la cultura y dejar de lado el aspecto más frívolo de la industria. Los Planetas tienen nuevo single y se llama “Espíritu olímpico”

12185067_1034021856629546_6226811299004189619_o

Fotos: Instagram BIME y Facebook  BIME

En: Crónicas

Acerca del autor

Aníbal Monasterio Astobiza es licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto (2003), Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco (2010) y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco. Le gustan los huevos fritos y las patatas fritas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA