BIME Live 2014

Portada

Fotos: Miriam Sarrapio

BIME-live-publico

En el BIME Live se contó con cuatro escenarios erigidos en distintos pabellones del BEC (escenario 2 y escenario 3 Euskadi) y Bizkaia Arena (anfiteatro con localidades con asiento y aforo limitado). Con unas 60 actuaciones en directo, contando los artistas de los showcases, la estimación de asistencia rondó las 10.000 y 11.000 personas por día, frente a las 8.000 de la primera edición.

Mascaras, huesos, muertos y niños negociando truco o trato de casa en casa es la historia cultural del día de Halloween. Una fiesta de origen anglosajón que está desplazando a la festividad más cristiana del Día de Todos los Santos. El BIME Live se celebró en una noche del 31 de octubre terroríficamente musical. El público asistente no quería trucos y decidió hacer un trato. Si los músicos les ofrecían un buen evento musical prometían divertirse. ¡Y vaya si nos divertimos!

A las 19:00 horas Go Go Berlin (no son alemanes son daneses) banda de nuevo cuño y de reciente disco debut “New Gold” que hacen rock and roll estereotipado que recuerda a los clásicos, pero hecho hoy en día, abrieron con California Mind, de seguido Gimme your y acabaron con Shoot the night

En el escenario Esukadi a la misma hora el cuarteto The Weapons. Ritmo y compás rápido son lo que les caracteriza. De tradición rockabilly y punk son una banda que a penas tiene un año de fundación (aunque muchos de sus miembros provienen de otros proyectos musicales), pero que para nada tocar en el BIME les acomplejó. Cadillac y en su traducción al castellano La recta del amor fueron algunos de sus temas.

En el escenario 2 una media hora antes que Go Go Berlin, vino John Berkhout y su rock telúrico desde Oiartzun. Este grupo de músicos y de amigos de toda la vida tuvieron una muy buena acogida con su Ep The Path lo que les ha permitido grabar su primer disco homónimo (Insamuel Record/Warner Music Spain 2013). Folk, rock, influencias clásicas a lo Cat Stevens y sonidos más actuales crean una gama de emociones íntimas al escucharles. Abrieron con Sand Witches, Good morning, también tocaron Lost in the wild y cerraron con Cinematic. Me parecieron los Fleet Foxes vascos.

En el escenario 4 (stage Teatro) la tarde/noche se abría con Soak y por el mismo escenario pasarían The Barr Brothers, Fuel Fandango, Anna Calvi, y The Divine Comedy. Algunas personas comentaron que Fuel Fandango se merecía estar en un escenario más grande. El anfiteatro se quedó pequeño con gente bailando Fuel Fandango en los pasillos.

Imelda-May-BIME-2014Creo no equivocarme al decir que la siguiente actuación del día en el escenario 1 a partir de las 20:35 era una de las más esperadas del BIME Live. Imelda May estrella irlandesa del rockabilly tiene una larga trayectoria en el mundo de la música desde que comenzara a los 16 años a tocar en diversas bandas y con músicos de la escena local. En el 2003 formó su propio combo. El guitarrista del mismo es su marido. La dublinesa quiere que su rockabilly permanezca siendo un género underground y visceral, dotado de insolencia y de toque cabaretero y burlesco. Ritmo “rompecuellos” percusión tribal, slap del contrabajo y guitarras swingers; yo no tengo pelo en la cabeza para dejarme flequillo elvisiano, pero por un momento me lo imaginé engominado y grasiento. Salió Imelda May disfrazada de vampiresa, el batería de fantasma, la segunda guitarra de carnicero loco y guitarra principal de fraile zombi. Tribal canción homónima de su último álbum (Decca 2014), Hellfire Club, Psycho, o su archiconocida Johny got a boom boom fueron las canciones que negociaron con la audiencia. Actitud y buena música.

Thurston-Moore-BIME-01Tras Imelda May vino Thurston Moore en el escenario 2. Todo melómano o esnob del rock contemporáneo le pondrá cara a Thurston. Es cofundador de Sonic Youth banda neoyorkina que para muchos significa un pilar fundamental en su educación musical. Si Sonic Youth es rock ruidista con algún toque melódico en ciertos discos, este proyecto en solitario de Moore es menos avant-garde y experimental para replegarse en un intimismo introspectivista aunque sin renunciar en varios pasajes al noise envolvente. Tras vivir años en los states, mudarte al nublado Londres es lo que tiene. Son tres discos en total de su trayectoria en solitario, el último de este año (The Best Day, Matador 2014). Forever more, Speak to the wild o Pretty bad sonaron terroríficamente ruidistas en el BIME Live. Para muchos un concierto memorable.

A la misma hora que el guitarrista de los Sonic Youth, tocaban en el escenario Euskadi el grupo donostiarra Joe La Reina, a menos de 300 metros andando se pasaba de los clásicos a las bandas emergentes del indie.

Basement Jaxx Basement Jaxx

¿Qué decir de Macy Gray? Cantante de jazz en clubs y cafés de Los Ángeles mientras estudiaba en la universidad, su álbum debut de 1999 fue un bombazo con su single “I try” lo que le llevo a ganar el Grammy a la mejor vocalista femenina. Lleva el funk en la sangre con sensibilidad R&B. Se marcó varias covers algunas de ellas hilvanadas entre uno de sus grandes éxitos como por ejemplo Sukyaki de Taste of Honey y Everything´s goona be allright de Marley durante su gran hit I try. También hizo la respectiva versión de Creep de los Radiohead con su voz característica de susurro sexy y soul. Pero ahí no acababa la cosa, tambíén la cover de Do you think i´m sexy? de Rod Stewart.

A las 23:40 en el escenario 2 actuaron Basement Jaxx la gran sensación de la noche en mi opinión. Este dúo de Djs y productores de música house que empezaron haciendo fiestas ilegales de ragga y house por su tierra natal, regresan tras cuatro años de pausa con nuevo disco (Junto, Atlantic Jaxx, 2014). Su actuación en el BIME Live fue para mi la más significativa de todas. Un carnaval, una fiesta para el Día de Todos Los Santos. 7 vocalistas, 6 mujeres y un hombre, más dos bailarinas ataviadas con un mono negro embadurnado de lucecitas dieron un espectáculo multiétnico y multisensorial. Where´s your head at? Unicorn, o Mermaid of Salinas sincronizaron el movimiento del público del BIME Live para dar paso al cabeza de cartel de la jornada.

Basement Jaxx Basement Jaxx

Cabeza de cartel para la primera jornada del BIME Live fueron Placebo que actuó en el escenario 1 a las 00:50. Su séptimo disco “Loud like Love” (Universal, 2013) del cual hicieron un repaso completísimo dejando los clásicos para el final bien se puede decir que es la música ludista que Evgeny Morozov escucha a la hora de lanzar sus críticas contra el ciberoptimismo y la posibilidad liberadora de las TICs e Internet. El disco es un grito existencial contra la alienación tecnológica. Tiene muchos de los elementos de sus anteriores trabajos, como un sonido muy reconocible, pero la composición está más trabajada. La música para himnos de estadio con Placebo tiene su apoteosis. Bitter end, Every you every me, Too many friends, B, One of a kind, sonaron en el BIME Live.

El sábado día 1 de noviembre a las 19:10 en el escenario 1 La M.O.D.A. (La Maravillosa Orquesta del Alcohol) un combo de folk con acordeón que crea los mejores himnos urbanos preparó el terreno para la segunda jornada del BIME Live.

Pero una media hora antes en el escenario 2 estuvieron Babasónicos una banda argentina veterana en esto del negocio del rock que conjugan psicodelia y la idiosincrasia folclórica albiceleste.

A las 20:35 salieron al escenario 1 The Orwells un quinteto de garage de Chicago que con dos discos en su haber, el último Disgraceland (Atlantic, 2014), ya han secuestrado las mentes de cientos de miles de adolescentes de todo el mundo porque su estética recuerda a los clásicos del rock and roll con actitud mesiánica y eso seduce.

En el escenario Euskadi se sucedieron por orden de aparición Kometa desde Navarra en mi opinión hicieron una actuación de diez; Señores que jugaban en casa y que para esta ocasión tenían al teclado al polifacético David Lamiquiz hombre de gestión y management de día y promotor musical y músico de noche (sobre Señores uno no puede ser objetivo cuando conoce a algunos de sus miembros y además ya otros han dicho cosas muy bonitas de ellos. Simplemente, decirte que si no les has escuchado, estás tardando); Smile desde Getxo, también jugando en casa y presentando el último de tres discos en su haber (Out of Season); Audience quinteto de Guernika; y finalmente El_Txef_A.

Mando Diao Mando Diao

A las 21:30 en el escenario 2 los suecos indie/rockers Mando Diao presentando su nuevo trabajo Aelita (Musica de la Santa, 2014) que tiene un toque retro ochentero. Aparecieron en escena con una escenografía de color blanco llevando monos, pantalones y camisas del mismo color. Saludaron diciendo que depusiéramos las armas (put your guns down) que habían venido a hablar de amor. La Cover Forgive forget de Caligola un colectivo internacional de artistas fundado en Italia del que forman parte también componentes de Mando Diao, Gloria, Black saturday (Aelita, Musica de la Santa 2014), o su gran hit Dance with somebody hipnotizaron a sus fans.

The Kooks The Kooks

Sobre las 22:30 en el escenario 1 The Kooks que como muchas otras bandas que nos han visitado en esta ocasión en el BIME Live tenía nueva tarjeta de visita, es decir, disco. Pero en su caso un disco que les ha apartado de la gente que un día les apoyo dado que los nuevos Kooks tal y como suenan en Listen (Virgin, 2014) no tiene nada que ver con quienes fueron. Around town, Bad habit o Naïve fueron algunas de sus interpretaciones

The Kooks The Kooks

El ruidismo instrumental de los Mogway empezó a sonar en el escenario 2 a las 23:35 pero preferí ver a Billy Bragg y sus reflexiones sobre música y política que en los tiempos que vivimos ya va siendo hora que la música popular contemporánea se deje de tanto hedonismo individualista y empiece a agitar conciencias. Cada verso de sus múltiples canciones recogen de un modo u otro, y además explícitamente, una indignación contra el poder no-democrático.

No en vano fue una de las voces más críticas contra las políticas privatizadoras de Margaret Thatcher. Él no se considera un escritor o cantautor político sino que el thatcherismo le obligó a posicionarse, algo que no le ha beneficiado en demasía porque mucha gente no se ha acercado a su música por considerarla política. Todo lo contrario. Él es un cantante que refleja la realidad a diferencia de algunas músicas que solo quieren hacernos escapar de ella. No hay nada de malo en escapar de la realidad y escuchar músicas que se concentran es aspectos individualistas y hedonistas, pero cuando la realidad es dura de cojones para mucha gente y solo haces canciones sobre lo bien que lo pasas de fiesta pues… Fue su último concierto con la banda. ¡Genial y Genial! Esto es música, chic@s. Agradeció a los organizadores del BIME Live que pusieran asientos para escuchar música folk porque es un género para personas mayores y no demasiado “fashionista”, pero siempre nos quedará el Cambridge Folk Festival, dijo. Cuando Morrisey se haga mayor y gordo y deje de ser cool no podrá seguir yendo a festivales y en el Cambridge Folk Festival no le querremos,  de nuevo espetó en un tono irónico ciertamente inglés.

Billy Bragg Billy Bragg

Nos habló de que en las pasadas elecciones europeas en su país habían recabado muchos votos el UKIP de Nigel Farage, un partido de políticas anti-inmigratorias y xenófobas y que esto no se podía permitir; habló también de la iniciativa política Podemos en nuestro país y de seguido tocó Fascists are bound to lose. Le siguió Dead flowers, California stars, Sexuality y su gran himno New England con su famosa frase “I don´t want to change the world, i´m not looking for a new England, i´m just looking for another girl” que resume el desarrollo desde la segunda mitad del siglo XX de la cultura de la música contemporánea: de ser comprometida social y políticamente a convertirse en hedonista e individualista.

The National The National

The National fueron cabezas de cartel para este sábado día 1 de noviembre. Como tengo que ser coherente diré que no me parece una gran aportación a la historia de la música contemporánea su último trabajo. En la lista anual que hace Stereozona sobre los mejores discos del año yo le incluí en la lista de los peores. Pero venía acompañado de Sufjan Stevens, el genio y profeta del mundo pop, y cuando la atmósfera de un evento musical que desde un punto de vista antropológico es como un sistema ritual que incluye los sonidos, los movimientos del cuerpo, los símbolos, así como el quién, dónde, cuándo y cómo de las actuaciones, las relaciones entre los músicos y la audiencia, los olores, los colores etc.; me hicieron por momentos creer que estaba equivocado. Pero no. Lo siento, pero el indie elegante de Berninger y compañia no me acaban de convencer. No obstante, hay que reconocer que lo dieron todo. Berninger se lanzó al público y tocaron entre otras I need my girl, Graceless, High violet e incluso un outro de Chicago de Sufjan Stevens que estaba integrado en la banda como uno más.

Y aquí acabo para mi el BIME Live. En términos generales un buen festival de música que por las fechas en las que se celebra no tiene rival.

Acerca del autor

Aníbal Monasterio Astobiza es licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto (2003), Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco (2010) y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco. Le gustan los huevos fritos y las patatas fritas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA