Bilillo y Los Sullos Vs The Kinks

Portada

 

En una de las primeras ediciones del Azkena Rock Festival, allá por el 2002 (¿o fue en el 2003?) en Vitoria-Gasteiz, Ray Davies (líder de la banda británica de rock formada a mediados de los 60, The Kinks), al presentar una de sus más grandes composiciones, Waterloo Sunset, pronunció las siguientes palabras: “You have Bilbao and I have London”.

Salvando el pequeño lapsus geográfico (no nos encontrábamos en Bilbao sino en la capital administrativa de Euskadi), Davies quiso que todos supiéramos que siente un amor profundo por la ciudad que lo vio nacer en 1944, y que además, porque la letra de la canción va indirectamente de eso, que le hubiera gustado estar, por lo menos una vez, en la piel del actor Terry Stamp cuando se veía en la estación de Waterloo los viernes por la noche con la actriz Julie Christie.

Por eso cuando Bilillo (cantante y líder de Bilillo y Los Sullos y de los extintos Los Santos, grupo pop bilbaíno de los 80), al iniciar las versiones de los Kinks durante el concierto del ciclo Izar & Star en la sala Cúpula del Teatro Campos, dijera que Ray Davies era, en su opinión, el mayor compositor de canciones que él había conocido, muchos pensamos que se estaría refiriendo a Waterloo Sunset. Y, en efecto, esta duda quedó despejada cuando la interpretó en tercer lugar (después de la emocionante, y gran descubrimiento, Sitting In My Hotel y de esa oda a la amistad que es Days) y la presentó como lo que es: una de las cimas del Pop.

Bilillo y Los Sullos

 

Pero antes de las versiones de los Kinks, Bilillo y los Sullos (cuarteto formado por Edu Basterra, también conocido como Teddy Baxter, a la guitarra, José López Peláez, al bajo, y Javi Lazurtegui a la batería), ofrecieron un repertorio que intercalaba temas del nuevo disco como del grupo Los Santos (algunos temas fueron coreados por el público como “Tú, tú, tú” o “La posada de la muerte”).

El concierto, presentado con humor y melancolía por Alberto Arzúa (ex componente de Los Santos), fue un entrañable reencuentro de amigos, familiares y recuerdos, y la demostración de que Bilillo es a Bilbao lo que Ray Davies es a Londres, con la única (pero enorme) diferencia de que aquí no hemos hecho nunca caso al pop autóctono.

Joseba Gorordo (Texto)

Raúl López (Fotos)

En: Crónicas

Acerca del autor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA