Bilbao BBK Live Stories x Llúcia Pla

Portada

 

Este año el Bilbao BBK Live se preveía menos intenso que de costumbre por diversos factores: la fuerte competencia, el clima, el cartel (que aquí muchxs nos quejamos de la vida pero luego bien que lo pasamos), me perdía el último día del festival… pero todavía había esperanza. El primer día coincide con mi cumpleaños y este año además con Depeche Mode, uno de los grupos de mi vida. Y, como no podía ser de otra manera, el 6 de julio fue lo más. Buen tiempo, conciertazo de Vulk (tengo que añadir que mis maravillosxs amigxs me regalaron la camiseta y el discazo de dicho grupo y tuve pastel de cumpleaños gracias a su cantante), bailé con Cage The Elephant The 1975 de fondo, lloré -cómo no- con Depeche Mode y acabé de gozar con Justice.

 

Es lo que tienen los primeros días y un jueves laborable. Había que descansar y reservar fuerzas para el viernes, el día más esperado, el más guay, el mejor. Todo el mundo sale, hoy se lía. Voy a (volver a) celebrar mis 23 y ha salido el sol. ¿Se puede pedir más? Sí. Abrían la tarde unos colegas, Empty Files a los que por cierto, no les perdáis la pista, y les seguían Fleet Foxes (a continuación podréis ver mi reacción), Phoenix, The Killers, Royal Blood, Explosions in the SkyTrentemøller… y mi sorpresa llega ahora (sí, ahora, mientras escribo y reviso el cartel) al darme cuenta de que Los Punsetes tocaron y no me enteré. Es un dato bastante relevante teniendo en cuenta que es uno de los grupos que más he escuchado en los últimos meses y más ganas tengo de ver.

Vamos, que todo iba bien hasta que mis bostezos a las 2 de la mañana interrumpieron tal desfase y a casa que me fui. Creo que me arrepentiré hasta la próxima edición del festival.

Pero bueno, el sábado también tocaba curro. Soy y me siento responsable. Hasta que me desperté a las 9 de la mañana con el iPhone a punto de explotar lleno de mensajes inteligibles, audios entrecortados y documentos gráficos para enmarcar. Fue entonces cuando me di cuenta de que me acababa de perder la mejor noche del BBK Live. Aún así todo bien, el barco de Jägermeister me esperaba a las 12 del mediodía para dar un bonito paseo por la Ría de Bilbao amenizado por Rrucculla, Kaixo y King Cayman. Y esa fue mi despedida. Me esperaban 6 largas horas de tren escuchando a Los Bengala, The Parrots, Kokoscha, Biznaga, Brian Wilson, Primal Scream, Two Door Cinema Club (todo por mi yo de 16 años) y a Die Antwoord. Ah, y me perdí también a JotaPop, que mis amiguis no paran de decirme lo mucho que mola. En fin, torturándome con todo lo que me estaba perdiendo, pero feliz. Lo mejor del Bilbao BBK Live es que siempre puedes volver. Y yo, como siempre, volveré el año que viene.

Entérate de todo en >>>> instagram.com/stereozona_music

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA