Bilbao: La ciudad del sonido

Portada

43d520f7-7be9-4393-a74c-cc06bf4f9bd7

 

La industria y el consumo de la música está cambiando. Muchos de nosotros seremos la última generación que recordará haber vivido en un mundo enteramente analógico. La asistencia física a festivales de música en vivo, mientras duren, puede convertirse en el último bastión para nostálgicos de un pasado que se olvidará. Un pasado de carne y hueso que progresivamente se sustituirá por el ciberespacio o la realidad virtual.

Revolución digital, internet de las cosas, Big Data, TICs, IA, RV, música generada por computador… expresiones, siglas y acrónimos de tecnologías que generarán toda una serie de aplicaciones revolucionarias que de acuerdo con sus entusiastas crearán una mejor experiencia de entretenimiento y ocio. El futuro es impredecible y de suceder lo transformará todo radicalmente. Puestos a especular y hacer futuribles imagínate una inmersión musical con tecnología de realidad virtual (RV) y vídeo 360º : ¿evitaremos a las personas que no paran de hablar durante los conciertos y hacerse “selfies” con sus smartphones?, ¿perderemos la magia y comunicación con los músicos dentro de las salas pequeñas de conciertos? o por el contrario, ¿esta nueva y potencial tecnología inmersiva permitirá percibir detalles, crear experiencias multisensoriales y nuevas formas narrativas de producir música?

Mientras esperamos ese futuro Bilbao, y más concretamente el Bilbao BBK Live, a día de hoy sigue siendo parte de la vanguardia de los eventos musicales. Desde hace 10 años, cada verano, Bilbao se convierte en la ciudad del sonido. De tres a cuatro días de duración, atrayendo cada día a más de 30.000 personas con una estimación total de más de 100.000 personas; cinco escenarios que cubren todos los géneros musicales permiten subirse a sus tablas a las estrellas de la música popular contemporánea. El Bilbao BBK Live debe su éxito comercial a muchos factores. Pero sobre todo a su heterogeneidad e inclusión. Generalmente los festivales basan sus decisiones de contratación en un modelo de demanda de consumo óptimo: contratar a bandas nuevas de gran calidad en lugar de bandas con experiencia y éxito para tomar ventaja de los bajos costes.

BBK-2016-3

Esta racionalidad operativa te permite obviar cualquier discusión subjetiva sobre gustos musicales, consenso estético etc. Pero este debate se podría dar porque la misma empresa promotora del Bilbao BBK Live está detrás de otro gran festival que se celebra unas semanas antes también en el País Vasco. Para muchos, uno es comercial y el otro es auténtico, para otros muchos, uno es generalista y el otro es especializado. Pero quien piensa así, ¿tiene razón? No más de lo que su sentido común le dice. Las ciencias cognitivas han mostrado con innumerables experimentos la invalidez de la premisa de que las opiniones artísticas, estéticas (pero también políticas, religiosas…) describen una realidad objetiva, no mediada por los intereses de cada uno, y que otros pueden compartir. Este realismo ingenuo conduce a pensar que otras personas, si son razonables y se les da la información adecuada, pueden llegar a las mismas conclusiones.

La gente que le gusta más el rock que el pop piensa que su preferencia es más común que lo que los entusiastas del pop creen. Es el efecto del falso consenso: la gente cree que sus preferencias y opiniones tienen un mayor consenso que lo que realmente es el caso. Si a esto le sumas la polarización grupal: la gente se mueve con gente de similares gustos y se refuerzan mutuamente en sus gustos creando una caja de resonancia donde solo se comparten los mismos gustos y se oyen las mismas opiniones; resulta que tenemos los ingredientes perfectos para la ortodoxia, el dogmatismo y el fanatismo cultural donde uno cree que el buen arte solo es lo que a él le gusta.

Solomon Asch (1948) lo describió muy bien cuando diferenció entre “juicios del objeto” y “objetos del juicio”. Confundir propiedades y hechos de lo que se habla. Esta dinámica está en esencia cada vez que uno intenta mantener un debate sobre qué género musical es más válido, qué banda es más importante etc. Los argumentos de los fans de música se vuelven intensos y poco civilizados por estos sesgos cognitivos que todos tenemos que nos ofrecen una ilusión de objetividad en el juicio. Tom Gilovich (1990) realizó un experimento para señalar este efecto del falso consenso. Los participantes del estudio fueron preguntados por sus preferencias musicales de las décadas 60 y 80 del siglo pasado y luego fueron preguntados por su estimación del porcentaje de sus amigos que tienen esas mismas preferencias. Como se predecía, los que contestaron que preferían la década de los 60 pensaban que más gente compartía esta preferencia que aquellos que preferían la música de la década de los 80. Contrariamente, los que preferían la música de la década de los 80 pensaron que más gente compartía su preferencia frente aquellos que preferían la música de los 60.

Luego se les pregunto por ejemplos concretos de artistas de la década de música que preferían y aquí es donde está el quid del estudio. Las preferencias de los participantes son un reflejo de distintos gustos musicales y el efecto del falso consenso, pero lo más importante es la presencia del sesgo de interés personal a la hora de dar ejemplos concretos. Los que preferían la música de los 60 ofrecían ejemplos de música que es altamente valorada por jueces independientes (The Beatles, Rolling Stones…) pero ofrecían ejemplos de la música de los 80 que no son muy valorados por jueces independientes (Judas Priest, John Mellencamp…) y viceversa, los que preferían música de los 80 ponían ejemplos altamente valorados por jueces independientes (Bruce Springsteen, Michael Jackson…) y música de los 60 poco valorada por jueces independientes (Herman´s Hermits, The Ventures…).

Fuera del discurso basado en evidencias del mundo académico y de la investigación científica nadie puede poner en tela de juicio los gustos de otro o sentirse moralmente superior porque escucha a Wilco en vez de a Bisbal. Sin embargo, la prensa musical media está llena de afirmaciones y juicios de valor infundados. Ese tipo de prensa comete todos los sesgos que hemos mencionado: efecto del falso consenso, polarización grupal, sesgo del interés personal

Finalmente, la creatividad o el valor artístico no es mayor cuanto menos gente lo aprecie como si una banda poco conocida fuera mejor que una banda “superventas”. Que el Tour 1989 de Taylor Swift engrose un cuarto de billón de dólares significa muchas cosas, pero hay una muy importante: gusta a mucha gente. El psicólogo de origen húngaro Mihaly Csikszentmihalyi en su libro sobre la creatividad define la creatividad no solo como un evento psicológico, sino social, en otras palabras, requiere la interacción entre el productor de una idea nueva y el público, audiencia en la música. Para que algo tengo merito estético, valor musical, se considere creativo, no solo ha de ser novedoso y original; ha de reconocerse por el público. Bandas que se ven a sí mismas como “protectoras de lo original” que prefieren el arte antes que el dinero o ser minoritarios antes que estar de moda, pueden cometer el error de no entender lo que significa la creatividad en el arte. Te guste o no te guste Taylor Swift cumple el requisito de la creatividad en el arte porque su contribución es reconocida por mucha gente.

Lo interesante del Bilbao BBK Live es que puede ser el campo de experimentación perfecto para cualquier persona y un aprendizaje para evitar los sesgos de los que hemos hablado que te hacen una persona cerrada de mente o intolerante culturalmente hablando. Todos tenemos que abrirnos a nuevas experiencias, al intercambio de ideas y opiniones distintas. En el Bilbao BBK Live el público es heterogéneo, las motivaciones son diversas, los estímulos son múltiples, el comportamiento es amplio. Cada vez que subo al monte Kobetas me asombro y disfruto del espectáculo y del microcosmos que se crea. Y al fin y al cabo, esto es lo que importa en un evento musical y en la vida. ¡Nos vemos en el Bilbao BBK Live! ¡Larga vida al Bilbao BBK Live!

 

JUEVES 7 JUL.

Dark DJ
8ymedio DJs
Arcade Fire
New Order
M83
Chvrches
Hot Chip
Years & Years
Blood Red Shoes
Hola a todo el mundo
Hidrogenesse
French Films
Hinds
Little Scream
DMA’s
Gallant
Them Flying Monkeys
K-X-P
Rural Zombies
Begiz Begi
VIERNES 8 JUL.

Daniless DJ
David Kano DJ
John Berkhout
Pixies
Underworld
Grimes
Love of Lesbian
Ocean Colour Scene
José González
Junior Boys
Slaves
WAS
Belako
C.Tangana
Sophie
Nudozurdo
Blossoms
Hana
In Heaven
Green Class
SÁBADO 9 JUL.

Soledad Velez
Bilbadino
Dekot
Foals
Tame Impala
Editors
Father John Misty
Soulwax
Courtney Barnett
2Manydjs
Wolf Alice
Jagwar Ma
Triangulo de Amor Bizarro
Soleá Morente
Leon Benavente
McEnroe
Juventud Juché
Bad Breeding
Yellow Big Machine
Correos

En: Noticias

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA