Bilbao BBK Live 2012 – Viernes 13

Portada

Segundo día del Bilbao BBK Live 2012. En su programación tuvimos a otro gran dinosaurio de la música popular contemporánea como gran cabeza de cartel: Radiohead (fecha única en España).

Ningún otro álbum, de ninguna otra banda británica de post- rock, levantó tanta expectación como OK Computer de Radiohead. OK Computer marcó un antes y un después en la carrera musical de Radiohead, y porque no decirlo, sin ser una boutade, de la historia de la música popular contemporánea. Libros populares y académicos, documentales, entrevistas, hicieron que este álbum reinara en las listas de discos más vendidos y en las listas de los discos más influyentes del siglo XX.

Radiohead, a su vez, fue de las primeras formaciones en criticar a la industria musical y su modelo basado en  la propiedad intelectual, y economía del objeto (el disco o vinilo), en favor de la música gratis, de libre distribución, y almacenaje digital. Famoso fue el experimento con su disco In Rainbows que invitaba a todo el mundo a descargarselo digitalmente bajo la máxima “pay-what-you-like”. Son todos estos antecedentes los que hacen de  Radiohead sin lugar a dudas uno de los grupos más influyentes, respetados y queridos de las últimas décadas.

La rareza de la cultura contemporánea y la ansiedad de los artistas por seguir manteniendo la credibilidad de su reputación sin dormirse en los laureles hicieron que Radiohead abandonara y rompiera radicalmente la trayectoria de su primera etapa, Pablo Honey (1993), The Bends (1995), y Ok Computer (1997), hacia incursiones y exploraciones más experimentales con Kid A (2000),  Amnesiac (2001), Hail To The Thief (2003), In Rainbows (2007) y el último hasta la fecha, The King of Limbs (2011)

No obstante, si escarbas un poco puedes encontrar una unidad y continuidad de estilo en la camaleónica carrera de Radiohead. Varias temáticas son visibles de forma constante y regular independientemente de que álbum de Radiohead tengas entre las manos: exploraciones sociales y estéticas, crítica política, inpredecibilidad… son algunas de ellas.

Su puesta en escena es más que brillante. Hasta hace bien poco los únicos recursos de una banda en escena eran meramente acústicos, en otras palabras, música y solamente música. No sabríamos decir quienes fueron los primeros en hacerse ayudar por otras artes escénicas a la hora de crear un espectáculo musical rico, y pleno para la audiencia, aunque todos tenemos en mente a U2 en su etapa del Achtung Baby.

Radiohead siguiendo esta gran tradición reúne varios elementos expresivos que añaden fuerza a su música como vídeo-imágenes, proyecciones visuales, y luminotecnia que requiere de un aparataje realmente complejo. Tan complejo que el 12 de junio nos enteramos que durante los momentos previos a su concierto en Toronto un técnico del equipo que acompaña a Radiohead en su gira falleció tristemente por el derrumbe accidental de la estructura del escenario.

Con pantallas de video divididas, moviéndose con distintos motivos geometricos y abstractos, y mostrando a cada uno de los cinco componentes, nota a nota Radiohead construía música experimental, defendiendo su The King of Limbs en directo, con los pilares básicos del rock, es decir, batería, bajo, guitarra…

En el parque de Kobetamendi se escuchó There there, Karma Police, Everything is in its right place, Kid A etc.

Hasta Thom Yorke tuvo tiempo de espetar que tomáramos las calles ante los recortes y más recortes del gobierno de España.

Tras la epifanía de Radiohead, pasamos al resto de festival.

Cabe mencionar a Zea Mays que abrieron la segunda jornada del festival a las 18:00 de la tarde en el escenario 1.

Banda formada en Bilbao en 1997 han tardado 7 años en poder subirse a un escenario del festival de su ciudad, pero nunca es tarde si la dicha es buena reza el refranero sabio y popular. Ganadores del Pop Rock Villa de Bilbao, del concurso de maquetas de Euskadi Gaztea, y con seis discos publicados, Zea Mays se han convertido en una de las bandas más significativas del panorama vasco. Era cuestión de tiempo que estuvieran en el Bilbao BBK Live. Durante toda su actuación estuvieron insuperables.

Algo debe tener Brighton para que dos de las bandas programadas en esta séptima edición del Bilbao BBK Live sean de allí. Tanto The Maccabees, que tocaron ayer, como The Kooks han sido formados en o por gente de Brighton. Aunque si recurrimos a la geografía como factor de genialidad musical, Oxford, lugar de Radiohead y Jonquil, también debe tener algo especial.

The Kooks son un power-pop que recuerda a los mejores 60 y 70. Su sección rítmica está  tan bien construida que a veces se deslizan magistralmente hacia bajo por la escalera musical hasta llegar al ska al mismo tiempo que mezclan eclécticamente el estilo del britpop de los noventa con el post-punk que les conduce a poseer un lirismo poco corriente. Pero en su tercer disco, Junk of the Heart, se han vuelto excesivamente mainstream hasta el punto de convertirse en una caricatura de si mismos, una pose desdibujada. Para muchos es una gran decepción no encontrar nada de lo bueno que ofrecieron en sus anteriores trabajos como por ejemplo, vigor, coros bien construidos etc.

El Bilbao BBK Live 2012 contará con un total de 60 grupos divididos en tres escenarios y una carpa. Como todo festival hay cabezas de cartel, grupos de bulto o relleno, y grupos tapados, es decir, aquellos grupos que sin llegar a ser cabezas de cartel son tan buenos o mejores en su actuación que los cabeza de cartel.

En ésta ocasión en una apreciación ineludiblemente subjetiva, grupo tapado ha sido Here We Go Magic. En mi opinión la mejor actuación de la segunda jornada del festival.

Here We Go Magic es el proyecto musical de Luke Temple. Luke inicia su carrera como cantautor folk hasta derivar en un álbum editado bajo el nombre Here We Go Magic,  y que tras encontrar a otros músicos con afinidades e inquietudes similares en Nueva York, se ha convertido en una banda de rock alternativo o indie con tendencia al “noise” y a la psicodelia ambiente muy sugerente e interesante.

Bucles corales, grooves repetitivos y sintetizadores con guitarra y teclados ponen melodía a una poética que transcurre en interminables espirales de sesión jam que expresan en las letras las preocupaciones de aislamiento y ansiedad de cualquier ciudadano anónimo de una mega-polis moderna que le sobrepasa.

En el escenario sonaron magníficos como también lo hizo el productor y músico londinense mejor conocido como Four Tet. Desde que Radiohead le invitó a que les acompañara en su gira del 2010, la música de Four Tet no han parado de sonar en los mejores clubs y de aparecer en spots publicitarios en la televisión.

Música de melodías orgánicas-multicapa que se escuchan a varios niveles, Four Tet agradó.

En: Crónicas

Acerca del autor

Aníbal Monasterio Astobiza es licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto (2003), Máster en Psicología Social por la Universidad del País Vasco (2010) y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades por la Universidad del País Vasco. Le gustan los huevos fritos y las patatas fritas.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA