BACHMAN & TURNER

Portada

Bachman and Turner

 

 

01. Rollin’ Along

02. That’s What It Is

03. Moonlight Rider

04. Find Some Love

05. Slave To The Rhythm

06. Waiting Game

07. I’ve Seen The Light

08. Can’t Go Back To Memphis

09. Rock And Roll Is The Only Way Out

10. Neutral Zone

11. Traffic Jam

12. Repo Man

 

Salía al mercado este disco hace algo más de un mes, impactante por quienes lo han facturado, sí, pero aún más por su fresco sonido de auténtico rock clásico. Randy Bachman yFred Turner se han unido este año con sus apellidos como seña identificativa, por problemas legales con el viejo nombre “Bachman Turner Ovderdrive”, que fue la superbanda que formó Randy tras militar en The Guess Who y en Brave Belt. Y es que BTO publicaron durante los setenta algunos de los discos más “rock de raíces” y a la vez duros de sonido, que llevarían a muchas bandas a aunar también el blues rock y boogie rock con el nuevo hard rock. Para mí fueron la mezcla perfecta entre ZZ Top y Blue Oyster Cult.

Varias habían sido las ocasiones en que algunos de los miembros se habían unido para un nuevo disco y/o gira de BTO, pero no presentaban disco con nuevos temas desde aquel lejano homónimo de 1984. El alma máter de la banda lo componían Randy Bachman y Turner, por lo que alegra saber de un nuevo artefacto como este donde los riffs más rockeros campan a sus anchas con letras de lo más pegadizas.

Ejemplos de esa mezcolanza de melodía y fuerza: “Rolling Along”, “Slave To The Rhythm” o la clarificadora “Rock N Roll Is The Only Way Out”. Para poner su puntito de música entre discotequera y progresiva los canadienses regalan la curiosa “That´s what it is” (que engancha, la verdad) y para seguir en la onda añeja de BTO componen la cojonuda “Moonlight Driver”.

Estos abuelos de la carretera mantienen aún ese chorro de voz que, cada uno a su manera, siempre ha sido un sello identificativo de “la banda de rock más grande de Canadá”. Turner sigue tocando el bajo y Bachman rockea de lo lindo con solos de guitarra muy apetitosos para los amantes del rock, del heavy y del blues. Ambos tienen 67 años y (al menos en disco) aún suenan como hace treinta y siete años; ya me ha pasado, ir en coche y al escuchar un tema de este disco creer que era alguno de “Not Fragile” (1974) o similares. Cosa de la que muchos grupos que resucitan discográficamente en el 2010 no pueden (ni de lejos) presumir. A ellos se les siente lozanos, enérgicos y aún con mucho que decir. Y de qué manera. Tendremos la dicha de gozar con un bolo de lo que queda de aquella mítica banda? Joder, espero.

Jon Bilbao

En: Críticas

Acerca del autor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA