Art After Dark (Joaquín Reyes) @ Museo Guggenheim 20/09/2013

Portada

Joaquín-Reyes

Las sesiones Art After Dark en el Museo Guggenheim están de aniversario. Cumplen 5 años de programación. Como cada viernes al mes desde hace 5 años el Museo abrió sus puertas de noche para que la gente celebrara la unión de la música y las obras pictóricas y/o escultóricas expuestas del Museo Guggenheim.

Si el que escribe sobre música corre el peligro de caer en la aparente contradicción que describe la anónima pero celebre frase “escribir sobre música es como bailar sobre arquitectura”, escribir sobre música y pintura puede parecer el más completo sinsentido.

No hay palabras precisas que puedan describir la emoción provocada por la música y no hay metáfora lingüística que recoja la impresión visual de los colores de un cuadro. Pero como casi siempre la ciencia nos desmiente nuestras más intuitivas consideraciones. Lenguaje y música están estrechamente ligados y según un reciente libro publicado por el neurocientífico Mark Changizi (Harnessed 2011) la música ha sufrido una selección cultural a través del tiempo para que el sonido se asemeje al movimiento humano, y el movimiento humano se produce en el espacio que es la idea central de la arquitectura. Lenguaje, música, danza y arquitectura tienen puntos de intersección y colaboración. La conexión entre la música y la pintura, la esencia de las sesiones Art After Dark, también existe, aunque no sea fácilmente reconocible.

 Art-After-Dark-flyer

No hay duda de que la música se desenvuelve en el tiempo, la temporalidad es su aspecto crucial. Pero también es el de la pintura en la medida en que una pintura es un instante del tiempo capturado para permanecer. Iniciativas como el Art After Dark que remarcan las conexiones entre las artes son siempre bien recibidas.

El atrio del Museo Guggenheim estaba a rebosar de estudiantes internacionales, gente guapa y sofisticada y gente arty. La exposición a ver estaba dedicada al Barroco, esa periodización histórico-cultural del arte inventada por Heinrich Wölfflin, y una selección de artistas de la colección del Museo. De la exposición temporal sobre el barroco (Barroco Exuberante: De Cattlean a Zurbarán) destacar La Carnicería de Pieter Aertsen y El Rapto de Europa de Simon Vouet.

La música que inundaba el atrio y resonaba en las salas de la pinacoteca bilbaína transitaba diversos géneros de la electrónica. Javi Auto, Dj residente (y co-fundador) del Club Fever, tiene en su set una heterogénea combinación de estilos que marcan su sello característico y fue el encargada de abrir las sesiones.

Joaquín-Reyes-y-fans

El polifacético Joaquín Reyes en su faceta de Dj fue el segundo en actuar y un verdadero showman para la primera edición Art After Dark de la temporada. Joaquín Reyes es conocido por muchos por sus trabajos en televisión (La Hora Cha nante, Muchachada Fui, Museo Coconut) y cine. Tras el Art After Dark la fiesta continuaba en el Club Fever y allí se le pudo volver a ver en los platos en la sala Pink. Un tipo bastante accesible dejándose fotografiar con todo aquel que se lo pedía.

Los últimos de las sesiones Art After Dark fueron Rework. Se formó en el año 2000 y es el proyecto de Daniel Varga, Michael Kuebler y Sascha Hedgehog, frontgirl del grupo de punk-beat Les Quitriche que se unió en el año 2005. Su primer largo “Anyway i know you” fue editado por la famosa casa discográfica de techno Playhouse. En el 2007 le siguió su segundo Ep “Pleasure is pretty” y su último trabajo “Warewolf” es considerado un fino ejercicio de electroclash. Tienen en directo una marcada actitud Rock ´n Roll y estética oscura como pude comprobar. Como resumen un buen arranque de temporada de las sesiones Art After Dark.

Texto: Anibal Monasterio. Fotos: Miriam Sarrapio

Rework

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA