Art After Dark – Capsula y Arizona Baby

Portada

El cartel de entradas agotadas hacía patente el éxito de convocatoria de la fiesta Art After Dark. En esta ocasión se trataba de una edición especial por el 15º aniversario del museo Guggenheim en Bilbao que contaba con las actuaciones de Capsula y Arizona Baby. Nunca había visto a ninguna de estas dos bandas en directo y la verdad es que tenía bastante ganas de hacerlo y que mejor escenario que el museo Guggenheim.

Nada mas entrar al recinto me llamo la atención el escenario. Era una especie de autobús antiguo con un escenario en el techo que ya quisiera yo para mi. Pasaban los minutos y cada vez llegaba más y más gente. El aforo esperado era de 3.000 personas y he de decir que este fue motivo del cabreo de la noche. A eso de las nueve y pico salieron a escena Capsula. Esta banda argentina actualmente reside en Bilbao y por ello desde hace unos meses llevan dando varios bolos por la zona por lo que para más de uno les eran conocidos. El concierto fue bastante bueno con su estilo psicodélico que  hizo las delicias de los amantes del rock.

Una vez termino el show de Capsula tuvo lugar el ‘lio’. Una estampida de gente se abalanzó sobre la entrada del museo formando un tapón humano que hizo que la organización se viera desbordada. Me pareció de risa como trataron el asunto ya que varios como yo nos vimos encerrados dentro del museo sin poder salir a ver el concierto de Arizona Baby. Tras un buen rato y tener un cabreo considerable abrieron las puertas para que entrara la jauría y aquellos que queríamos disfrutar del concierto pudiéramos verlo.

La banda vallisoletana no defraudo. Con un publico más bien poco entregado dieron un concierto completito repasando temas como The Truth o Shiralle y tocando parte del repertorio de su otro proyecto Corizonas. Vielba, el cantante, entre tema y tema soltaba alguna que otra coña y discurso. En especial recuerdo una en la que se metía con los dj´s y más de uno reaccionó con caras largas o silbidos. Me fliparon las guitarras y los punteos con la acústica típicos del folk rock. Como ya he mencionado antes, me perdí parte del concierto por lo que seguramente me perdí más momentos interesantes.

En general el evento estuvo bastante bien. Sin embargo, la actuación de la organización y como se planteó el tema hicieron que mas de uno se fuera con mal sabor de boca. Espero que para próximos conciertos de este tipo las cosas se hagan mejor y no nos tengas a todos como ovejas de un lado para otro sin dar una explicación convincente.

(Fotos: Julen García)

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA