Allah-Las

Portada

Sala: Kafe Antzokia 26/10/2014

Fotos: Marta Bravo

Allah-Las-Bilbao-02

Allah-Las es una de esas bandas que (por facturar excelentes melodías y por el boca-oreja de los aficionados) seguramente triunfen allá donde vayan. Fue el caso del concierto ofrecido por los californianos el pasado domingo en el antzoki bilbaíno. La sala estaba a rebosar como si se tratara de un grupo que todo el mundo conoce por aquí, y sin ser ésto cierto tengo que destacar el efectivo trabajo de I Wanna Management y de la tienda de discos y promotora Bloody Mary en su empeño por traer buenísimas bandas a la península, porque además de hacerlo con pasión consiguen que los posibles interesados en conciertos de éste tipo se enteren del evento y acudan en masa, cosa no tan sencilla con la saturación informativa actual. Bravo por su labor.

Con su álbum de debut el cuarteto parecía recién sacado de 1966 y con éste último (publicado hace un mes) siguen atravesando las sendas del garage rock, la psicodelia pop y los sonidos surferos de la costa oeste y podemos decir que estilísticamente ahora podrían encontrarse en 1968. Añaden influencias de los Love de Arthur Lee (ésto se deja ver más claramente en su nueva canción “de vida voz” que cayó en quinto lugar en el setlist) e incluso algo del rock progresivo que han estado escuchando en los últimos tiempos. Algo que también se les da de vicio son los instrumentales; muchas veces anodinos y hasta cansinos, en éste caso se los curran y sus sonoridades ofrecen resultados sorprendentes. Ésto quedó claro ya desde la apertura con el cover “no werewolf”, original de The Frantics, o “sacred hands” de su propia cosecha.

Allah-Las-Bilbao-01

Las razones principales para no perderse el show son claramente las canciones. Las más destacables del repertorio: “follow you down”, “had it all”, “buffalo nickel”, “no voodoo” o la más pop “501-415” interpretada ésta a la voz por el guitarra solista Pedrum Siadatian. Llevaban un quinto miembro que tocaba percusiones varias y que añadían valor psicodélico y rítmico al asunto, mientras que esos coros a cuatro voces recordaban a la mejor época de los Yardbirds (en “Sandy” más que nunca). En la última canción cedieron el micro y las maracas al batería Matthew Correia mientras el vocalista original Miles Michaud aporreaba su batería; ésto sucedió en “long journey” y acto seguido desaparecieron. Poco tardaron en reaparecer para el bis de rigor compuesto por dos canciones idóneas para cerrar: el esperado hit “tell me (what´s on your mind)”, coreado por toda la basca, y la stoniana “every girl” que es de lo más fiestero que tienen.

En resumen, una noche plagada de sencillas aunque grandes melodías (siguen recordando bastante a The Seeds y eso siempre es un cumplido) y de un público que aquella noche había encontrado su sitio. Estábamos todos donde debíamos estar. Y que volvamos a estarlo en un futuro no muy lejano.

Hablando de ello no os perdáis el próximo bolo organizado por ésta gente, en éste caso será la seductora Nikki Hill con sus imponentes canciones. Diez fechas que se llevarán a cabo durante las próximas semanas.

 

Allah-Las-Bilbao-03

En: Crónicas

Acerca del autor

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados (obligatorio)

AGENDA:: próximos eventos
AÑADE TUS EVENTOS A LA AGENDA